(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 7 de agosto de 2012

Un círculo de sangre con musiquita hipermolona


De crio eché un millón de partidas al Super Castlevania IV. Un cartucho disponible sólo para "el cerebro de la bestia". Durante muchos años no tuve la menor idea de que existían otros juegos en la saga (aunque el IV en el título debía haberme dado alguna pista). Yo, como aficionado que soy al conde Drácula y a la gente medieval golpeando monstruos, me alegré mucho de descubrir que esta era una franquicia tan prolífica como respetada. Más tarde, experimenté los títulos de 8 bit que, aunque molaban (sobre todo por su aura de "clásicos") me resultaban insoportablemente lentos y difíciles.

Entonces me topé con el título MOLÓN de verdad. El que me obligaba a poner mis cinco sentidos en la partida, el que poseía en control perfecto y los desafíos más estimulantes, el que contaba con los más espectaculares combates y los mas ingeniosos laberintos. Esta trepidante aventura me cautivó como ningún plataformas de acción me había cautivado en lustros.

Y no, no me refiero al "Symphony of the night"... ¡por favor! ¡¡Ese es una mariconada!!

Me refiero a DEMON CASTLE DRÁCULA X - RONDO OF BLOOD. Tiene tela el nombrecito, por cierto.

Este juego ni siquiera salió a la venta en Europa. Sólo fué lanzado en Japón, para un sistema no muy conocido llamado "PC ENGINE". Hasta el año 2008 no llegó a occidente, bajo descarga directa. Fué entonces cuando lo descargué yo, obviamente.

La trama es escuálida, pero suficiente. A finales del siglo XVIII, el pérfido Drácula ha sido resucitado por un culto siniestro al más puro estilo "Hammer films". Y ahora se dispone a conquistar el mundo. De paso, rapta a unas cuantas mujeres a las que debemos rescatar para completar el juego al 100%. El héroe es en esta ocasión Richter Belmont, destinado desde la infancia a convertirse en cazador de vampiros. Un caballero alemán que guarda en el desván un gracioso atuendo azul de karateca.

A partir de aquí, a hostia limpia. Movemos a nuestro poderoso avatar de un extremo del nivel a otro, aniquilando las hordas de muertos vivientos y demonios que nos cierren el paso. El control es absolutamente perfecto. Richter responderá a cada de una de nuestras órdenes con milimétrica precisión, convirtiendo en un auténtico placer correr, saltar y combatir. No hay demasiados artefactos ni estúpidos combos que recordar. Sin embargo, nuestra destreza será fundamental para hacer frente las amenazas que encontremos en el camino. Un paso en falso significa la muerte segura.

Entre otras muchas virtudes, esta aventura cuenta con una banda sonora verdaderamente ACOJONANTE. Pero, no me creáis a mí. Escuchadla:















Impresionados, ¿eh? Y esto es sólo un raquítico ejemplo de todo el maravilloso espectro musical que ofrece el juego. Cojones, si es que es ponerme cuatro notas y entrarme ganas de matar vampiros. TODOS los juegos deberían tener los temazos del Castlevania. Incluso los Nintendogs. Sobre todo los Nintendogs. Que demontres, la vida misma debería tener los temazos del Castlevania.

No he dicho todavía nada de los gráficos... ¡¡QUE LOS DIOSES BENDIGAN POR SIEMPRE LOS 16 BITS!! Me encanta el estilo visual del juego (y eso que ya empezaba a acercarse peligrosmanete al rollo "anime" que arruinó la saga). Que figuras tan bonitas, tan detalladas, tan grandes, tan coloridas... nada que ver con los primitivos píxeles de los primeros títulos o el barroquismo de los juegos actuales. Atractivos, claros y, cuando resulta necesario, espectaculares. Además, en esta ocasión hay bastante sangre y creo haber visto que se le escapaba un pezón a alagunas de las sibilinas vampiresas.

El juego parece corto a primera vista. En total, no hay mas de 13 niveles y, encima, están divididos en dos rutas alternativas. Pero es que, amigos, es chungo de cojones. Hay llamas, abismo, trampas y tempestades. El enemigo más pequeño es rápido y peligroso. Os matarán una y otra, y otra, y otra vez. Y, tras cada uno de estos fracasos, habrá que empezar desde el principio del nivel. Esto, lógicamente, es buenísimo. Estoy harto de las peripecias ridículas que se vencen en una semanita, sin requerir ningún tipo de esfuerzo ni habilidad. Superar un reto verdaderamente complicado siempre resulta más gratificante para el espíritu.

Sacaron un remake para PSP. Pero no mola ni la mitad.

No quiero contar nada mas. Me dejo muchísimos detalles por mencionar pero es que prefiero que descargueis esta joya y la disfruteis como se merece. Creo que está para todas las consolas e incluso hay versión para PC, de forma que no hay excusa.

I am not resurrected through my own power. I am resurrected through human desires.
For power, they steal. And power becomes the only justice. That's the reason I am here. You humans develop according to desire, and come to me after losing faith. Do you not have any desires...?


2 comentarios:

El poderoso Crom dijo...

A mi me pareció uno de los mejores Castlevania que he tenido el gusto de jugar, junto al Super Castlevania IV y Lord of Shadows.
Lo mejor de este título, banda sonora aparte, es el control: una maravilla, como manejar un jodido bisturí.

Kike dijo...

Si ya pudieras atacar en 8 direcciones como en el de SNES sería la repolla. Pero claro, para compensar, debería ser todavía más difícil. Y no sé yo si mi corazón soportaría tanta tensión...