(7 años de extravagantes aventuras)

sábado, 9 de junio de 2012

CANCIONES PARA MATEO

Esta semana tengo a Mateo malito y no he podido dedicar tiempo, no ya a escribir una de mis injustas diatribas (http://es.wikipedia.org/wiki/Diatriba), sino que ni siquiera le he dado vueltas al tema de este sábado. Así que he pensado que, aunque esto no lo va a leer hasta dentro de muchos años si es que lo lee (probablemente huya del tostonazo de su padre y de sus cosas) le voy a hacer un regalo en forma de carta musical para que cuando no se encuentre bien pueda sentirse mejor:

A mi querido Mateo.
Hola hijo, hoy es 7 de junio de 2012. Estás en brazos de mamá, muy gruñón porque tienes mucha tos y no puedes descansar bien, como te gustan mucho las canciones te voy a dejar aquí algunas con el ánimo de que te puedan ayudar a enderezar un día que por alguna razón se te haya torcido.
Ya sé que has visto montones de fotos en las que llevas camisetas de bandas de rock, en realidad no queríamos disfrazarte, nos las han regalado todas excepto dos: mamá te compró, con muy buen criterio, una de los WHO (después de ver a los Rolling Stones, a McCartney y a ellos, decidió que su hijo tenía que ser de estos) y yo te compré una de BLACK SABBATH porque te encanta una canción suya que se llama Changes, no te ha quedado más remedio porque es la única que tu padre sabe tocar en el piano y te sienta en sus rodillas mientras la toca una y otra vez, así que cuando la oyes en el coche mueves los brazos como un loco. Sin embargo, hoy estoy sentimental porque me preocupa mucho que no te encuentres bien y porque como quien no quiere la cosa ya me he tomado tres botellas de Newcastle Brown Ale y dentro de unos minutos empezaré a despotricar contra el clero (con motivo). Así que, no habrá rocanrol, sino algunas canciones que en los últimos meses me han hecho emocionarme y que creo te gustarán.
Antes de empezar con el musiqueo debes saber que, en los tiempos en los que escribo esto, aún hay dinosaurios entre nosotros. Sin ir más lejos, hace unos minutos he tenido que enfrentarme con un pterodáctilo que quería robarme las bolsas de la compra y a continuación he tenido que huir de una manada de gallimimus hambrientos...

La primera canción es de un grupo que se llama THE WAVE PICTURES, te confieso que no sé nada de ellos, ni siquiera sé cómo conocí esta canción ¡pero me encanta! Y a ti también, porque te ríes cuando la canto con el ukelele, aunque siempre queda la posibilidad de que de lo que te rías sea de mi... Se llama Just like a drummer:




Esta otra, es de un chico al que le dejó la novia, se fue al monte y para ir superando el disgusto se puso a escribir canciones. Se llama Skinny love y es una obra maestra. El hombre se llama Justin Vernon y ha superado su abandono de la mejor manera posible: con esta canción se ha forrado. Así que si te deja una chica no te preocupes que aunque al principio parece el fin del mundo, tarde o temprano se pasa y, a lo mejor, hasta le sacas algún provecho (no necesariamente económico hijo, no necesariamente económico...):


Mateo, ahora tienes ocho meses y, desde que cumpliste los cinco, vas a la guardería porque no tenemos con quien dejarte y nosotros tenemos que ir a trabajar (en contra de nuestra voluntad. Decía García Márquez que desde pequeño tuvo que abandonar su educación para ir a la escuela. Yo, parafraseándole, puedo decir que a diario tengo que abandonar mis ocupaciones para ir a ganar dinero). La verdad es que allí vas muy contento y te cuidan muy bien, pero mamá y yo te echamos mucho de menos. Esta canción habla de echar de menos alguien pero, a la vez, la melodía es muy alegre, así que te ayudará a pasar el mal trago cuando estés en esas circunstancias. Se llama I wish that I could see you soon y es de un grupo que se llama HERMAN DUNE (¿o es un solista? no quisiera ser como esa chica de Mataró que decía que su conjunto favorito eran los Bunbury) que le gustan mucho al tío Paco, que es hermano del abuelo Carlos ¡te enteras o no, macho! Lo que más me gusta de la canción es cuando habla de Rockaway Beach, que es una playa de Nueva York que todos los viejunos conocemos por una canción de otro grupo de otros más viejunos todavía (que te van a encantar) y que tu madre va a ir a visitar dentro de unos días con el tío José mientras tú y yo nos quedamos en Madrid a pasar la calorina:


Bueno chico, no pienses que todo va a ser en inglés, ese idioma que gracias a nuestra lideresa Espe tú dominarás a la perfección, también te voy a dar la paliza con dos canciones en español. Son de dos amiguetes de papá. La primera es de José Eceiza, que ya sabes quién es (ese que sale en los videos de youtube padeciéndonos estoicamente a Migui y a mí). Le dejé de ver durante unos meses y de repente ya no se llamaba José sino Joe, no sé que le pasaría, en algún sitio perdió una consonante. Se llama Nunca una canción y es bonita, pero no le hagas caso, créeme que muchas canciones enamoraron a la Musa, por eso es por lo que aún no se ha jubilado: necesita una más, una más, una más...


Todas las canciones es de un gallego que se llama Óscar Avendaño. Como ya se habrá descubierto cuando leas esto, los gallegos son una civilización extraterrestre que se instaló, hace nosecuánto, en un cachito de la península ibérica. Son todos muy majos, se me ocurren un par de ellos menos majos, pero no olvides que toditos todos, los buenos y los malos, son extraterrestres:


Y ya me despido enano. Pero antes, te pido que escuchemos la canción más bonita de todas. Es de un señor sin el cual, seguramente ninguno de los chicos que hemos estado oyendo, ni papá tampoco, hubieran escrito ninguna canción. Buenas noches hijo.


Y el próximo sábado... ¡más Poder Friki!


Ernestone

No hay comentarios: