(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 29 de mayo de 2012

El dia D con un enano putero


Dejé "Juego de tronos" tras el segundo episodio de la segunda temporada. Estaba hartito de perder mi tiempo soportando las conversaciones infinitas de personajillos pedantes alrededor de mesas de té.

Volví cuando un colega me dijo que una bruja daba a luz un demonio infernal que atravesaba a un rey de lado a lado con su mano desnuda.

Tras los ESPANTOSOS capítulos 7 y 8 (en los cuales no pasaba absolutamente nada la mayor parte del tiempo) llegamos al momento de la verdad. Al fin se nos regala el asalto a un castillo. Y en un episodio dirigido por el siempre competente Neil Marshall y escrito por el creador de la saga, George R.R. Martin.

La única escena de combate de toda la puñetera temporada, lo cual es curioso considerando que es una serie que trata fundamentalmente de la guerra. Joder, "Hermanos de sangre" tenía mucha más acción y bastante menos presupuesto. Y no es sólo la acción, es ese síndrome de agua estancada de la que adolece el argumento.

Pero estoy divagando.

Llegamos pues al episodio 19 de Juego de tronos. Se llama "Blackwater". Incluye una espectacular batalla medieval rodada con maestría, ultraviolencia, un par de discursos verdaderamente gloriosos y la magnífica interpretación de Peter Dinklage. También incluye uno de los finales más mierder que he visto nunca. Y es que esta serie, amiguitos, siempre encuentra nuevas formas de decpionarme.

Resumiendo mi opinión: el capítulo en sí está bastante bien. Pero, de repente, VA Y SE ACABA.

¡No daba el presupuesto para más, Enrique! Bastante espléndidos han estado ya...

Bueno, vale. Pero parece que se les ha acabado el dinero en la mitad del rodaje o algo. Es un poco triste.

La temporada anterior contaba con una de las elipsis más exageradamente cómicas de la historia del audiovisual. Se nos obviaban no una sino DOS batallas absolutamente esenciales para el desarrollo de la trama y el destino de muchos de los personajes principales. Esta vez disfrutamos del enfrentamiento en directo. Pero, una vez termina (de una forma repentina y casi diría que absurda), nos damos cuenta de que va a cambiar muy poco en Westeros.

Es una verdadera lástima. Es una lástima porque se nota el esfuerzo de un cineasta con talento anclado en la serie B. Porque esa imagen de Sansa sujetando la muñeca, incapaz de aceptar la madurez, es realmente evocadora. Y porque el speech de Tyrion Lannister es, probablemente, el MEJOR speech jamás dado por un personaje de ficción a una tropa de guerreros superados por el enemigo (lo cual no es decir poco, que esto es ya un género literario) y uno de los pocos que, analizado palabra por palabra, sigue teniendo sentido.

Yo no pido más gente, más catapultas, más flechas ni más caballos. Estaría guay. Pero no lo pido. Yo pido DRAMA y CONSECUENCIAS. Este episodio adolece en gran medida de lo que adolece toda la serie: promete más de lo que al final da.

Y aquí mi queja principal: los putos clifffhangers. Esa manía estúpida de que nada tiene valor por sí mismo, sino sólo como resorte para hacer que el espectador espereenganchar al espectador otra semana más. Esto no es respetar el poder de un "relato". En general, toda la serie está demasiada orientado al rollo Soap-opera. Perras traicioneras maquinando disparatadas venganzas y hombres atormentados por secretos inconfesables. De repente, muere alguien. De repente, alguien nuevo. Y así.

No lo digo por joder. Pero a Juego de tronos le falta esa sensación de "saga antigua" que tiene la buena literatura fantástica. De todos modos, yo sólo he leido el primer libro, asi que no tengo mucha idea, pero por lo que me han comentado, en esta temporada se han inventado lo que les ha dado la gana. Por ejemplo, la rubita de los dragones se dedica a arrasar aldeas en su viaje. JODER. ¡¡Eso mola!! ¿¿Por qué quitarlo?? También me han dicho que Jon Nieve se infiltra entre los salvajes. Lo cual es la leche. Mientras que pasar catorce horas dando vueltas en un paisaje blanco NO es la leche.

A ver que tal ahora el final de este "choque de reyes". Me gusta el brujo calvorota del desierto. Me recuerda a los malos de las relatos de Conan. Aunque, francamente, tampoco tengo muchas ilusiones puestas en el capítulo de marras.

Que sí, que el asedio está bien y tal. Pero ese desenlace tan "por que sí" es un truño grande cual castillo bajomedieval. Admitidlo.


4 comentarios:

La oveja roja dijo...

brillante!

Anónimo dijo...

Hay que leerse el libro... Tywin es uno de los personajes más inteligentes y cábroners que hay. Echo en falta menciones a que los guerreros de Stanis creen que el que les ataca es el fantasma de Renly, con lo que sus antigüos abanderados dejan la batalla inmediatamente. Por lo demás, la batalla es fiel casi al 100% al libro.

Estoy de acuerdo en que suelen hacer cambios feos que no vienen al caso, casi siempre por cosas de amol, pero la batalla es como es, igual que las batallas del primero estaban elipsadas en el libro.

HansHelm dijo...

XD, este capítulo es bastante fiel. La rubita arrasa ciudades pero no en el segundo libro, sino más adelante.

Si la serie te decepciona... comparada con Choque de Reyes, la segunda temporada es un festival de acción trepidante.

"Tormenta" ya vuelve a estar mejor, eso sí.

Anónimo dijo...

El segundo libro es con diferencia, el más flojo de todos. Normal que la segunda temporada flojee.