(7 años de extravagantes aventuras)

domingo, 11 de marzo de 2012

Romance planetario sin mucho fuelle



Cien años después, al fin disfrutamos de John Carter en la gran pantalla. Aunque el disfrute es a ratos, para qué mentir. Aquí debajo lo cuento. ¡SIN SPOILERS!

Voy a intentar no hablar de "Una princesa de Marte" y, por tanto, obviar (odiosas) comparaciones.

En internet podéis encontrar un montón de críticas que compara la obra original con su adaptación... aunque, pensándolo mejor, os recomiendo no hacer mucho caso de estas palabras ya que la inmensa mayoría de la gente que habla de la novela no tiene NI PUTA IDEA.

Basta saber con que los personajes son los mismos, la historia empieza más o menos igual y termina de forma parecida. Pero prácticamente TODO lo que hay entre medias es pura invención. Lo cual, francamente, creo que es un error. El libro está construido de forma que vamos descubriendo poco a poco las maravillas de Barsoom junto con el protagonista y por eso, precisamente, Burroughs logra que funcione una fantasía tan descabellada. Al cambiar de sitio los acontecimientos e incluir personajes y lugares de otras aventuras del personaje sólo logran confundir al neófito. Pero vamos, ya he dicho que no quería hablar de literatura y voy a mantenerlo.

El propio autor está incluido en la versión cinematográfica, de una forma bastante ingeniosa. Ahora bien, si la película hubiese empezado CON ÉL la cosa habría tenido muchísimo más sentido. Desgraciadamente hay un prólogo delante. Otro puto prólogo. Que guionistas tan poco ingeniosos, madre. En "La comunidad del anillo" funcionaba pero, leches, era OTRO tipo de historia.

A mi, personalmente, este inicio me mata totalmente la película, al menos en sus primeros treinta minutos. Se pierde cualquier sentimiento de "misterio" o "maravilla", se sobreexpone al espectador a un montón de información y nombres raros que, francamente, importan un carajo y además resulta narrativamente TORPE, ya que tiene lugar antes de la "historia marco" pero, tal y como está contado el conflicto, parece mucho después... ¡¡derrame cerebral!!

La susodicha "historia marco", por cierto, aunque a mi me gusta bastante, plantea ciertos problemas dentro de la narrativa. Por ejemplo, la inclusión de un trágico flashback en la mitad del relato le deja a uno preguntándose de donde cojones ha salido eso o provoca que el propio epílogo de la cinta se extienda hasta límites insospechados.


Cuando conocemos al protagonista, queda bastante claro que se trata de un chulo de discoteca que no pega ni con cola en el rol de "veterano confederado". El pobre James Purefoy tiene un papel secundario en la producción y la sensación que se le queda a uno es que podría haber sido un héroe cien millones de veces más adecuado.

Las mejores escenas de la película, con diferencia, son aquellas en las que convivimos con los terribles guerreros Thark. Uno no entiende bien por qué salen tan poco en comparación con los "marcianos rojos". Y es que cada vez que la acción se translada a las intrigas palaciegas el filme se hunde cual suflé.

Hay un momento muy "Superman" en el que nuestro admirable protagonista salva a su futura amante en el último momento. Tras esto, el héroe empieza a cargarse salvajemente a un montón de gente a la que no conoce de nada. Bien, coño. A esto he venido.

Aunque, por otro lado, me pone un poco nervioso que el arco de transformación de la mayoría de los personajes sea descubrir que matar es BUENO. No sé si es el mejor mensaje que transmitir a los críos, la verdad. Me recuerda a ese chiste de Hot Shots 2 en el que Charlie Sheen convence a uno de sus hombres de que "la guerra es maravillosa". Pero vamos, que esto es algo que puedo obviar.

La princesita de la función me parece demasiado perfecta. Está buena. Es inteligente. Es ágil. Es generosa. Es valiente. Hasta aquí, vale. Pero es que, además, es guerrera, científica e involucrada en asuntos políticos. Un poco más y da cursos de idiomas mientras se opera a sí misma el apéndice. Y, lo peor de todo, es que la maldita sabe lo genial que es y se comporta con una altanería que me resulta un poco repelente.

El último tercio del filme recupera un poco la dirección y, de repente, vemos ocurrir la clase de cosas que uno esperaría en una aventura bien construida. Los personajes empiezan a tomar decisiones, a actuar, en lugar de parlotear inútilmente sobre profecías impepinables, cosmogonías estrafalarias y tecnologías chorras. Sin embargo, este emocionante tercer acto no redime al conjunto. No sólo por que llegue tarde sino por que arrastra muchos de los errores previos (como la participación de cinco mil villanos a cual más inútil).

Los efectos especiales bien, claro. Aunque con 250 millones de presupuesto, no me parece que eso estuviera en duda.


Lo peor de todo el proyecto es, probablemente, que carece del menor sentido del drama. Esta es una película mal dirigida, donde parece más importante explicar lo obvio que generar ninguna intriga o sentimiento en el espectador. La gente que se ha quejado del diálogo expositivo, lo inverosímil de ciertos acontecimientos, las frases ridículas o la carencia de personajes memorables estaba en lo cierto. Las cosas ocurren "por que sí" y los momentos pretendidamente emocionales son forzados pastiches incapaces de convencer.

Me parece increíble que gente con tanto OFICIO puedan cometer tal cantidad de errores de principiante. Muchos de los fallos que comento se podrían perdonar en jovenzuelos con ínfulas de grandeza. Pero no es el caso. Que el director es Andrew Stanton. Una persona con OSCARS (en plural). Que el guionista es Michael Chabon. Una persona que ha ganado el PREMIO PULLITZER. Joder, gente. Os habéis esforzado poquito, ¿eh?

No, no he disfrutado de las mismas sensaciones que me provocaron los pasajes del libro original u otras adaptaciones cinematográficas de clásicos, tales como la ya mencionada "Comunidad del anillo". Puede que fuera al cine con unas expectativas absurdas, pero considero mis opiniones bastante equilibradas. Esta película, al igual que un vampiro, puede seducirte durante un rato, pero claramente carece de alma. Lo cual es incomprensible, sabiendo que TODOS los implicados se declaran grandes fans de Edgar Rice Burroughs.

A ver, me he divertido. He pasado un rato agradable y tal. Algunos momentos me han resultado incluso interesantes. Salen espadas, monstruos grandes, monstruos pequeños, señoritas atractivas, naves voladoras, indios y vaqueros. Sí, me encanta el peplum espacial. Yo soy una persona que disfruto con muy poco. Pero es que, amiguitos, este "John Carter" me ha parecido bastante mediocre y eso es lo que importa. No tenían derecho.

Por cierto, han salido los primeros datos de taquilla. El resultado: cataplof. Cosa que no me extraña lo más mínimo, la verdad.




5 comentarios:

Loscercarlos dijo...

En Conan también eran todos "fans" del personaje, y mira. ¿Otra decepción, entonces? Vaya chasco.

Anónimo dijo...

Estaba cantado.

Kike dijo...

Es que en el caso de Conan todos los involucrados eran unos auténticos buenos-para-nada.

"John Carter" es, obviamente, muy superior. Pero uno no entiende como gente de tanto talento ha podido cagarla a tantos niveles.

Carlos Javier Eguren Hernández dijo...

Al ver los tráilers, me esperaba poco y con reseñas como la tuya, me lo confirman. El actor protagonista no tiene ni pizca de carisma. ¿Se necesitaba tal vez a alguien con algo de carisma, tipo Clint Eastwood en la trilogía del dólar (por el rollo de héroe atormentado, del que desconocemos mucho...)? Puede ser. Esos personajes son los que hacen que adores una maldita película.

Esta me parece que se ha quedado en mínimos, que a su director se le dan mejor los dibujitos y alguien ha tenido que trastocar el guion si es cierto lo que mencionas. Me suena a producción echada a perder por muchas opiniones de los mandamases.

En fin, qué pena que el auge de lo pulp en el cine no haya sido muy allá.

Un saludo, Kike.

Voggad dijo...

Bueno, a mi por lo menos me gustó un poco mas que la del Prince of persia, han aprendido de los garrafales y brutales errores que descuartizaron miembro a miembro al pobre principe...
Ahora, la escena de los Tharg a mi me parecieron lo mejor de la pelicula (quizas lo unico que se podria salvar xD)