(7 años de extravagantes aventuras)

sábado, 10 de marzo de 2012

I AM OZZY

Es asombrosa la buena salud de la que parece gozar la industria editorial por muy en crisis que haya dicho siempre estar, sobre todo si se le compara con el fenecido negocio del disco. Los libros se prestan, fotocopian y escanean sin que nadie ponga el grito en el cielo mientras en los centros comerciales florecen de un día para otro llenando pasillos y más pasillos. Por otro lado, la gente que escribe no suele esperar por ello un reconocimiento, simplemente lo hace sin proclamar a los cuatro vientos la gran injusticia que supone que tengan que compatibilizar su actividad literaria con una vida laboral y familiar.

Pero dejando de lado este tema, en el que entraremos cuando no tengamos nada mejor de lo que hablar, quiero hacer algo más productivo y recomendar uno de los muchos libros dirigidos al público rockero (memorias, biografías, ensayos y demás pajas mentales) que en los últimos años hemos visto traducidos al español. Mientras esperamos que nuestras plegarias sean escuchadas y pronto podamos leer en nuestra lengua "X-RAY" de Ray Davies y "WHITE LINE FEVER" de Lemmy Kilminster, disfrutemos del colosal "I AM OZZY".

Son tres las razones por las que he querido iniciar esta sección con el de Ozzy y no con otro con más chicha a nivel musical dentro de este género (que son muchos):

a) si te importa un comino el metal, el rock, el pop o la música en general, también puede gustarte este libro.

b) vale mucho más en diversión de lo que cuesta en euros.

c) no es "FARGO ROCK CITY", la última sensación para los "rockeprogres" (si de algo iba el rock era de no tener complejos y Chuck Klosterman dedica más de trescientas páginas a teorizar acerca de que te puede gustar Motley Crüe sin ser un estulto ¡no es algo de lo que avergonzarse, imbécil!).

El señor Osbourne, a pesar de cuarenta años de éxito y de tener tanto dinero que ya no sabe en qué gastárselo nos relata su vida desde una ausencia total de vanidad (en este sentido nos remite a la conmovedora modestia del gran Ronnie Wood, en contraste con la aznariana soberbia del chulito poligonero Keith Richards), consciente de que es posible de que haya sido uno de los tipos con más fortuna del SXX.

Gran parte del mérito hay que atribuírselo a CHRIS AYRES, un muy buen periodista en cuya autobiografía "WAR REPORTING FOR COWARDS" nos relata sus peripecias como corresponsal de guerra en Oriente Próximo y que parece ser, pronto veremos convertida en película, quien se ha encargado de dar lustre a los recuerdos del personaje.

I AM OZZY es simplemente, una concatenación de anécdotas que toman forma de autobiografía gracias a sus amores, sus adicciones y sus cifras de ventas. A ratos Buscón, a ratos Charlot, a ratos Botones Sacarino, a ratos Chavo del Ocho ¡va a hacerte reír!

Sería fácil narrar aquí alguna de sus aventuras (desventuras) y dar credibilidad a mis palabras, pero no quisiera hurtar a aquellos que os animéis a leer el libro ni uno de los descacharrantes momentos que sus páginas os deparan.

Y a pesar de que en I AM OZZY se habla escasamente de música (su héroe McCartney, su amigo Randy Rhodes y poquito más), para ilustrar esta entrada, aquí tenemos dos momentos imprescindibles de Ozzy con los Sabbath:

-momento 1: muy arriba...

-

momento 2: muy muy "arriba"...


Buena suerte a todos, la próxima semana ¡más Poder Friki!

Ernestone


No hay comentarios: