(7 años de extravagantes aventuras)

domingo, 4 de marzo de 2012

Dos tipos en un tren

Aquí os dejo un trabajo que hice algún tiempo para la universidad. Se trata de un ejercicio de diálogos en el que se intenta demostrar como el conocimiento previo de eventos o el descubrimiento de actitudes en los personajes, puede cambiar por completo el significado de una misma escena.

El "nivel 0" es el más básico. El espectador no tiene ningún conocimiento previo y todos los datos necesarios para entender la trama deben darse mediante la propia conversación.

El "nivel 1" es algo más avanzado. El espectador posee parte de la información, lo cual, por un lado, libera de "explicaciones" y, por otro, hace que las mismas líneas tengan un subtexto muy diferente.

El "nivel 2" es el más sofisticado. No sólo el espectador posee mucha más información que la mayor parte de los personajes, sino que estos mismos se engañan entre sí de forma que el diálogo se convierte en un extraño juego del gato y el ratón.

Según lo que haya ocurrido anteriormente, las mismas palabras deberían tener un significado distinto. Y, si la historia se construye en una dirección en la cual uno de los involucrados "sabe" más que el otro, esto debe variar, por norma, la sucesión final de acontecimientos.

Pues eso. A ver si os gusta.





NIVEL 0



VAGÓN DE TREN INT. - DÍA

Un sencillo compartimento de TREN de los años 30, con sitio
para cuatro pasajeros. Únicamente hay sentado un HOMBRE CON
BARBA, leyendo una versión de bolsillo de "KING KONG". El
vehículo no deja de dar tumbos.

La puerta se abre. Entra un HOMBRE DE OJOS CLAROS sin
equipaje y vestido con gabardina.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Disculpe, ¿está ocupado?

HOMBRE CON BARBA
¡Por favor!

El HOMBRE DE OJOS CLAROS hace un gesto amable con la cabeza
y se sienta. El HOMBRE CON BARBA ignora a su nuevo
compañero.

El HOMBRE DE OJOS CLAROS saca un cigarrillo y un encendedor.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Le importa...?

El HOMBRE CON barba alza la mirada.

HOMBRE CON BARBA
En absoluto.

El HOMBRE DE OJOS CLAROS sonríe y enciende su cigarrillo. El
HOMBRE CON barba regresa a su lectura. Tras varias caladas,
el HOMBRE DE OJOS CLAROS vuelve ha hablar.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Que lee?

HOMBRE CON BARBA
Oh, nada. Estoy matando el tiempo.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Ha visto la película?

HOMBRE CON BARBA
¿Perdone?

HOMBRE DE OJOS CLAROS
La película, ya sabe.

HOMBRE CON BARBA
Ah, sí. Claro. Estuvo casi un año
en cartel.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Es una película magnífica, ¿verdad?

HOMBRE CON BARBA
Es divertida, sí.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Me encantan los dinosaurios. Todo
el mundo habla de la chica, pero a
mi lo que me gustó de verdad fueron
los dinosaurios.

HOMBRE CON BARBA
Yo debo admitir que prefiero las
chicas a los dinosaurios.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Como cree que los hacen?

HOMBRE CON BARBA
¿Disculpe?

HOMBRE DE OJOS CLAROS
A los dinosaurios. Como cree que
los hacen.

HOMBRE CON BARBA
La verdad es que no me he parado a
pensarlo. ¡No creo que los hayan
sacado de un zoo!

Ambos compañeros ríen con camaradería. De repente, el HOMBRE
DE OJOS CLAROS arroja el cigarrillo y saca una PISTOLA
mauser c96 de la gabardina.

El HOMBRE CON BARBA queda mudo de repente. Poco a poco,
empieza a dejar el libro sobre sus rodillas...

HOMBRE DE OJOS CLAROS
No baje el libro, por favor.

El HOMBRE CON BARBA obedece. Y traga saliva.

HOMBRE CON BARBA
No sé quién cree que soy. Pero está
gravemente equivocado.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Por favor. Somos personas
inteligentes.

El HOMBRE CON BARBA asiente con la cabeza.

HOMBRE CON BARBA
Su inglés es perfecto.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Gracias. Han sido muchos meses de
duro trabajo.

HOMBRE CON BARBA
Mis más sinceras felicitaciones a
sus superiores de Berlín.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Sabe? Me apena que haya sido tan
fácil. Había oído cosas increíbles
de usted.

HOMBRE CON BARBA
Todos perdemos facultades con los
años... ¿puedo saber a donde piensa
llevarme?

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Mi querido comandante George
Burguess. Usted y yo tenemos muy
claro que no va salir de este vagón
de tren.

La escena se inunda de oscuridad. Claramente, el TREN acaba
de entrar en un túnel. Se oye un TIRO.



NIVEL 1



ESTACIÓN DE TREN EXT. - DÍA

Nos encontramos en algún lugar de Inglaterra, durante los
años 30, en una pequeña ESTACIÓN de ferrocarril. Apenas hay
una docena de personas esperando al TREN.

Entre ellos hay un HOMBRE DE OJOS CLAROS, sin equipaje, y
vestido con gabardina. Avanza decidido hacia las CONSIGNAS.

Un CHIQUILLO de diez años, a toda pastilla, se tropieza con
el HOMBRE DE OJOS CLAROS.

CHIQUILLO
¡Lo siento!

El HOMBRE DE OJOS CLAROS sonríe y el CHIQUILLO continúa su
apresurada carrera.

Finalmente, el HOMBRE DE OJOS CLAROS llega hasta las
CONSIGNAS. Saca de su bolsillo un racimo con varias llaves.
Con precisión, escoge una de ellas y abre una de las
taquillas. De su interior, extrae un SOBRE marrón.

ASEOS EXT. - DÍA

Los servicios de la ESTACIÓN parecen pequeños y bastante
sucios. El HOMBRE DE OJOS CLAROS entra en el lugar. Abre la
puerta del retrete. No hay nadie.

Una vez que ha quedado claro que allí está solo, se decide a
abrir el SOBRE. Dentro, vemos una pequeña nota escrita en
alemán y una foto de un hombre con barba, el COMANDANTE
GEORGE BURGUESS.

El HOMBRE DE OJOS CLAROS saca su ENCENDEDOR y quema los
documentos. Entretanto, oímos el característico pitido del
TREN entrando a la ESTACIÓN.

VAGÓN DE TREN INT. - DÍA

Un sencillo compartimento de TREN, con sitio para cuatro
pasajeros. Únicamente está sentado el COMANDANTE GEORGE
BURGUESS, leyendo una versión de bolsillo de "KING KONG". El
vehículo no deja de dar tumbos.

La puerta se abre. Entra el HOMBRE DE OJOS CLAROS.



HOMBRE DE OJOS CLAROS
Disculpe, ¿está ocupado?

COMANDANTE GEORGE BURGUESS


¡Por favor!

El HOMBRE DE OJOS CLAROS hace un gesto amable con la cabeza
y se sienta. El COMANDANTE ignora a su nuevo compañero.

El HOMBRE DE OJOS CLAROS saca un cigarrillo y su ENCENDEDOR.



HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Le importa...?

El COMANDANTE alza la mirada.

COMANDANTE GEORGE BURGUESS


En absoluto.

El HOMBRE DE OJOS CLAROS sonríe y enciende su cigarrillo. El
COMANDANTE regresa a su lectura. Tras varias caladas, el
HOMBRE DE OJOS CLAROS vuelve ha hablar.



HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Que lee?

COMANDANTE GEORGE BURGUESS


Oh, nada. Estoy matando el tiempo.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Ha visto la película?

COMANDANTE GEORGE BURGUESS


¿Perdone?

HOMBRE DE OJOS CLAROS
La película, ya sabe.

COMANDANTE GEORGE BURGUESS


Ah, sí. Claro. Ha estado casi un
año en cartel.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Es una película magnífica, ¿verdad?

COMANDANTE GEORGE BURGUESS


Es divertida, sí.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Me encantan los dinosaurios. Todo
el mundo habla de la chica, pero a
mi lo que me gustó fueron los
dinosaurios.

COMANDANTE GEORGE BURGUESS
Yo debo admitir que prefiero las
chicas a los dinosaurios.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Como cree que los hacen?

COMANDANTE GEORGE BURGUESS


¿Disculpe?

HOMBRE DE OJOS CLAROS
A los dinosaurios. Como cree que
los hacen.

COMANDANTE GEORGE BURGUESS


La verdad es que no me he parado a
pensarlo. ¡No creo que los hayan
sacado de un zoo!

Ambos compañeros ríen con camaradería. De repente, el HOMBRE
DE OJOS CLAROS arroja el cigarrillo y saca una PISTOLA
mauser c96 de la gabardina.

El COMANDANTE queda mudo de repente. Poco a poco, empieza a
dejar el libro sobre sus rodillas...

HOMBRE DE OJOS CLAROS
No baje el libro, por favor.

El COMANDANTE obedece. Y traga saliva.

COMANDANTE GEORGE BURGUESS


No sé quién cree que soy. Pero está
gravemente equivocado.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Por favor. Somos personas
inteligentes.

El COMANDANTE asiente con la cabeza.

COMANDANTE GEORGE BURGUESS


Su inglés es perfecto.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Gracias.

COMANDANTE GEORGE BURGUESS


¿Puedo saber a donde piensa
llevarme?

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Usted y yo tenemos muy claro que no
va salir de este vagón de tren.

La escena se inunda de oscuridad. Claramente, el TREN acaba
de entrar en un túnel. Se oye un TIRO.



NIVEL 2



ESTACIÓN DE TREN EXT. - DÍA

Nos encontramos en algún lugar de Inglaterra, durante los
años 30, en una pequeña ESTACIÓN de ferrocarril. Apenas hay
una docena de personas esperando al TREN.

Entre ellos hay un HOMBRE DE OJOS CLAROS, sin equipaje, y
vestido con gabardina. Avanza decidido hacia las CONSIGNAS.

Un CHIQUILLO de diez años, a toda pastilla, se tropieza con
el HOMBRE DE OJOS CLAROS.

CHIQUILLO
¡Lo siento!

El HOMBRE DE OJOS CLAROS sonríe y el CHIQUILLO continúa su
apresurada carrera.

Finalmente, el HOMBRE DE OJOS CLAROS llega hasta las
CONSIGNAS. Saca de su bolsillo un racimo con varias llaves.
Con precisión, escoge una de ellas y abre una de las
taquillas. De su interior, extrae un SOBRE marrón.

ASEOS EXT. - DÍA

Los servicios de la ESTACIÓN parecen pequeños y bastante
sucios. El HOMBRE DE OJOS CLAROS entra en el lugar. Abre la
puerta del retrete. No hay nadie.

Una vez que ha quedado claro que allí está solo, se decide a
abrir el SOBRE. Dentro, vemos una pequeña nota escrita en
alemán y una foto de un hombre con barba, el COMANDANTE
GEORGE BURGUESS.

El HOMBRE DE OJOS CLAROS saca su ENCENDEDOR y quema los
documentos. Entretanto, oímos el característico pitido del
TREN entrando a la ESTACIÓN.

ESTACIÓN DE TREN EXT. - DÍA

El COMANDANTE GEORGE BURGUESS, antes de subir al TREN,
mantiene una conversación con el CHIQUILLO de diez años.
Entre la gente despidiéndose, las pisadas de los que suben y
los que bajan o los pintorescos ruidos del ferrocarril, es
prácticamente imposible entender nada.

El avispado muchacho entrega al COMANDANTE una pequeña
libreta. Este le echa un vistazo rápido y recompensa a su
cómplice con un fajo de libras esterlinas.

VAGÓN DE TREN INT. - DíA

Un sencillo compartimento de TREN, con sitio para cuatro
pasajeros. Únicamente está sentado el COMANDANTE GEORGE
BURGUESS, leyendo una versión de bolsillo de "KING KONG". El
vehículo no deja de dar tumbos.

La puerta se abre. Entra el HOMBRE DE OJOS CLAROS.



HOMBRE DE OJOS CLAROS
Disculpe, ¿está ocupado?

COMANDANTE GEORGE BURGUESS
¡Adelante!

El HOMBRE DE OJOS CLAROS hace un gesto amable con la cabeza
y se sienta. El COMANDANTE ignora a su nuevo compañero.

El HOMBRE DE OJOS CLAROS saca un cigarrillo y un encendedor.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Le importa...?

COMANDANTE GEORGE BURGUESS
En absoluto.

El HOMBRE DE OJOS CLAROS sonríe y enciende su cigarrillo. El
COMANDANTE regresa a su lectura. Tras varias caladas, el
HOMBRE DE OJOS CLAROS vuelve ha hablar.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Que lee?

COMANDANTE GEORGE BURGUESS
Oh, nada. Estoy matando el tiempo.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Ha visto la película?

COMANDANTE GEORGE BURGUESS
¿Perdone?

HOMBRE DE OJOS CLAROS
La película, ya sabe.

COMANDANTE GEORGE BURGUESS
Ah, sí. Claro. Ha estado casi un
año en cartel.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Es una película magnífica, ¿verdad?

COMANDANTE GEORGE BURGUESS
Es divertida, sí.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
Me encantan los dinosaurios. Todo
el mundo habla de la chica, pero a
mi lo que me gustó fueron los
dinosaurios.

De repente, el comandante arroja el libro y saca una PISTOLA
eibar de 6 milímetros del bolsillo de su chaqueta. El HOMBRE
DE OJOS CLAROS, atónito, levanta las manos.

COMANDANTE GEORGE BURGUESS
Yo debo admitir que prefiero las
chicas a los dinosaurios.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
No sé quién cree que soy. Pero está
gravemente equivocado.


COMANDANTE GEORGE BURGUESS
Por favor. Somos personas
inteligentes.

El HOMBRE DE OJOS CLAROS asiente con la cabeza.


HOMBRE DE OJOS CLAROS
Mi inglés es perfecto.


COMANDANTE GEORGE BURGUESS
Y le felicito por ello.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Sabe? Ni siquiera he visto King
kong. Está prohibida en Alemania.
Una estupidez sobre la identidad
sexual de las mujeres arias o algo
parecido.

COMANDANTE GEORGE BURGUESS
Es una pena. No se equivocaba
cuando decía que era una película
magnífica.

HOMBRE DE OJOS CLAROS
¿Puedo saber a donde piensa
llevarme ahora?

COMANDANTE GEORGE BURGUESS
Mi querido Klaus Teuber. Usted y yo
sabemos muy bien que no va salir de
este vagón de tren.

La escena se inunda de oscuridad. Claramente, el TREN acaba
de entrar en un túnel. Se oye un TIRO.

3 comentarios:

Witcher dijo...

Me mola la historia. El nivel 2 me descolocó totalmente!

Kike dijo...

Gracias, hombre

Tache dijo...

¡Qué modo más radical de acabar con la inagotable serie de los Catán!