(7 años de extravagantes aventuras)

sábado, 25 de febrero de 2012

RELATOS IMPROVISADOS II


Hoy vuelvo a vosotros para publicar la entrada del jueves, siento haber estado indispuesto para cumplir con mi horario de trabajo no remunerado (salvo para mi ego) . Tenia casi listo el trabajo sobre el lado Vostok que habia prometido, pero se me ocurrio repentinamente, que ya que la semana pasada, me salté lo establecido poniendo un amago de relato corto, y para que no creyerais que no habria continuación a la historia (lo cual quizás hubiera sido lo mas sabio) ,y para seguir poniendo frases subordinadas infinitas con miles de comas en medio, pues eso, que aqui teneis la segunda parte de los relatos inprovisados y autobiográficos de cada personaje.
Espero que sean compasivos al juzgarlo.
Derechos en licencia CC, o algo parecido.


La Dama de las Sombras, Palacio de la Muerte


“Lady Suprema Tárlaka, se encontraba nerviosa esa noche. Su Señor no estaba complacido con el avance de la campaña en el Norte, y además era ya evidente, que el ciclo natural de poder arcano estaba cerca de su punto más bajo. Pese a su inmenso poder, el Mago oscuro se hallaba débil todavía desde su feroz combate contra el Emperador Kuperdroz , que aunque fue vencido, infligió una gran herida mágica al hechicero. Podía sobrevivir gracias a complicadas pociones mágicas elaboradas en las profundas catacumbas del palacio, que no se sabe cómo, conseguía inundar con su pestilente olor todas las salas.
Aunque caída hace tiempo en las garras de las tinieblas, ésta valerosa guerrera fue una vez miembro del Gran consejo del Concilio Sagrado, que gobernaba dos terceras partes del mundo conocido en el nombre del Emperador. La ambición y el odio, junto con la atrayente oferta del Hechicero, hizo que ahora ella fuera la mano izquierda del Señor de la oscuridad.”


-¿Tienes noticias de Uril,? -, dije nada mas llegó el mensajero. Estaba harta de estar en este palacio sin hacer nada. El plan fue trazado minuciosamente, y ahora Él se pasa meditando si llevarlo a cabo o cambiar de táctica. No sé para qué demonios nos reunimos todos los días…
-No, señora. El Sernier del Rayo no ha comunicado nada desde su marcha.
- Por qué iba a hacerlo? Contactará con nosotros en cuanto… - repentinamente, me di cuenta que estaba hablando en voz alta. Pese a ser de confianza, no se debe de hablar como igual con los siervos, es humillante para un Señor, además que aún aquí puede haber espías.

Una vez se hubiese marchado, y cercionándome de que nadie me echaría en falta , decidí coger mi caballo e ir a hablar con mi antiguo maestro. Era una decisión arriesgada dado que si mi Señor oscuro Darfohtl se enteraba, podría considerarlo alta traición. Pero en una situación tan complicada necesitaba de su consejo, y hacía mucho tiempo que no nos comunicábamos.
Atravesar un portal siempre inspira respeto, incluso coraje, al menos si uno es consciente de que hasta el portal de mayor poder, puede fallar, con graves consecuencias, fatales en muchos casos.
Pensaba en esto dado que hacía algún tiempo que no utilizaba uno, pese a dominar perfectamente el hechizo que lo creaba. Sin mucha sorpresa, el portal funcionó y me llevó hasta al espacio mágico donde residía (si se podía llamar así, habitar en un hechizo) el Dominador, como antaño le llamara la plebe inculta y asustadiza del Oeste.

-Sernuha, me alegro de que me hayas encontrado, te estaba esperando. Como has visto, he hecho varios cambios a mi humilde Dominio, ahora es mucho más luminoso, espera que tus ojos de adapten para poder contemplarlo.- saludó mi maestro de espaldas a mi antes de que le viera. “Parece que su fino humor es de las pocas cosas que no han cambiado en estos años”, observé con un amago de sonrisa.
Efectivamente, el entorno había cambiado, en lugar de un castillo de brillante roca verde al atardecer que vi la última vez que estuve aquí, ahora una luminosa estructura de cristales unidos por un metal rojizo y obsidiana formaban un edificio mediano de dos plantas, con varias alas laterales. En la entrada se erguía magistralmente una fuente de de cristal de agua de estrellas, flotando sobre un mar de brillante matriz de amarillo iridiscente. Una terraza de mármol blanco, presidida por un pórtico de elegantes columnas, coronaba la estancia orientada al Este,( según mi punto de vista, dado que en un plano mágico no existen las direcciones definidas) Al buscar de donde provenía la voz, encontré a Fizgarí , que así se llamaba en realidad mi antiguo maestro, en lengua Cool , trabajando en una huerta de alguna nueva especie mágica de reciente creación. Era un hombre mayor, de barba blanca que le llegaba al pecho, sin pelo en la parte alta de la cabeza, tenía una corona de blanco pelo que le daba un aspecto de un erudito en retiro. Vestía blancos hábitos, y aferraba un gran bastón dorado con un gran cristal engarzado que variaba de rojo rubí a un azul zafiro.
- Maestro - contesté como escueto saludo, esperando que le agradara este tratamiento del que ya hace mucho que no tenía que otorgarle
- Bueno, pasemos al interior, seguro que tenemos muchas cosas de las que hablar- dijo solícito con un gesto de su mano libre, en cuanto terminó de revisar su cosecha.
- Gracias, en verdad sí, y me alegro mucho del aislamiento temporal de tu hogar - ese era una de las propiedades de un plano mágico, que no se regía por las leyes del tiempo del plano terrestre, un segundo allá en Dardalon podía ser varios ciclos aquí.
Una vez acomodados a la gran mesa, y servidos de hidromiel de abeja Nock, que me recordaron viejos tiempos, tuve que volver con rostro serio, al principal asunto que me trajo aquí. Creyendo que ni tan siquiera él conocía la noticia que le iba a revelar, decidí ir directamente al grano.
- ¿Qué te está preocupando Tark ? - dijo mirándome por primera vez a los ojos.
- Tengo sospechas, ma…. Gran Sernier, - corregí oportunamente – de que se ha abierto una brecha en el tejido mágico del mundo.
Las blancas cejas de mi antiguo maestro se levantaron alarmantemente, perdiendo todo su aire de tranquilo anciano, y revelando su tez de poderoso y sabio mago. - ¿Qué te hace pensar semejante suceso?
- Tengo varios hombres investigando, y sé que la perturbación mágica de éste ciclo está siendo, alarmantemente profunda, desde los últimos 233 años no ha ocurrido algo semejante… ( Esto último sin lugar a dudas el ya lo sabría ,fue el primero en saberlo; y sobre lo de la búsqueda del Sernier del Rayo , Resniar , era más prudente no revelarlo por ahora, algo que ni siquiera sabía el Señor oscuro, por cierto. Así que viendo que el silencio se hacía irrespirable, continué con lo que ansiaba que fueran infundadas sospechas: - …pero sobretodo, lo que me da escalofríos desde que me llegó a mis manos, eintuí su significado : la prueba más sólida de que…. – Ahora Fizgarí me animaba (u obligaba) a terminar , con sus ojos de fuego del inframundo - … es este objeto arcano.
Saqué entonces una piedra negra alargada, con incrustaciones de olivino que no requeriría más atención si no fuera porque en pulsos regulares, parecía desaparecer , ¡ o realmente desaparecía! , desvaneciéndose poco a poco para volver más tarde a ser opaca como una piedra corriente.

La cara de mi maestro, se quedó pálida y estática como nunca antes la había visto, comprendí entonces que no había detectado que portaba objeto tal. Fuera mágica o no, cualquier materia ingresada en su plano, así como vida o energía, era de su automático conocimiento. Lo cual es lógico dado que este es su plano hecho por él y para él . Pero esa piedra no, no era capaz de “verla” a través de su magia, solo a través de sus físicos ojos, pero sobretodo, estaba asustado del significado de ello, que tal y como yo supe, representaba.
- ¡Debiste traérmelo en el primer día! – dijo con voz ronca y cortante como mi espada de zajarista - no podemos perder más tiempo, tengo que convocar al Último Consejo , si es que aún existen…
- No hay duda,- añadió mas tranquilo al ver mi expresión interrogante- Aquel que fue enterrado donde nunca más había de volver, aquel que murió tres veces, la Lanza del Caos, Él… a regresado – terminó con abatimiento.

“Él a regresado ….” Esas palabras me perseguirían durante mucho tiempo, pese a que había una guerra que dirigir, y otras asuntos que resolver… Me pregunté, al regresar ese día (la verdad es que pudo pasar varios ) que en el plano mortal era en el mismo segundo en el que partí, cual sería la reacción de mi Señor al conocer dicha revelación. No importa, no lo sabrá por mí, yo tengo mis propios planes…
Unos planes que iban a cambiar drásticamente … pronto.


No, así no es como debéis de imaginaros a la
Dama de las Sombras ¡ pervertidos !

No hay comentarios: