(7 años de extravagantes aventuras)

jueves, 16 de febrero de 2012

RELATOS IMPROVISADOS I

Buenos dias, otra semana mas aquí en el blog de referencia del universo friki, or something like that. Hoy tenia preparado un estupendo trabajo de investigación sobre el Lago Vostok, pero al final me resultó demasiado coherente y profesional para la linea editorial que acostumbra a llevar este blog, asi que creo que es un buen momento para presentar mi primera colección de relatos improvisados, redactados sin un segundo de pausa y sin usar la tecla "retroceso". Hoy os presento el primer relato del Caballero de la cruz de fuego, un personaje que no morirá hasta el tercer capítulo. Juas XD, era broma, es improvisado, no se que le pasará.

PD: Aunque estrictamente posteo en Jueves, pido disculpas a la audiencia por no hacerlo por la mañana, que es cuando hay que hacer estas cosas.(...) "excusas omitidas por el redactor":

El Caballero de la Cruz de Fuego , Castillo de Urknam


-¡Despierta! , no hemos llegado hasta las puertas del castillo de Urknam para que te duermas apoyado en la pared.
El capitán parecía sacar fuerzas de la nada. Habíamos caminado durante tres días sin apenas descanso, por las tierras mas yermas y desagradables que había visto en el norte. Era invierno largo, y ambos soles apenas salían por el horizonte uno tras otro, se ocultaban horas más tarde. La noche era interminable y fría. Un frio seco que calaba hasta el tuétano bajo las acolchadas armaduras de La Orden.
La verdad es que cualquier torreón ruinoso para descansar junto con algo de comida caliente sería en ese momento un auténtico lujo, como si me encontrara en la cálida capital del sur .

-Manda a los caballos al establo y ordena que nos ensillen unos nuevos. No vamos a quedarnos más que una noche, y estos caballos no resistirán mucho más. – El muchacho, que era uno de los discípulos del Capitán Oliseg , se fue raudo a recogerlos, mientras que el capitán se reunía ahora con nosotros, los Primeros Sargentos.

- Bueno, -comenzó- , ya tendremos tiempo de hablarlo más detenidamente luego, pero me acaba de llegar un mensaje del Rey Duplo II, diciendo que parece que las criaturas se han retirado hacia el sur, y que no parece que vaya a haber un ataque inminente. . No voy a ser yo el que contradiga su estraño optimismo, pero todos sabemos quienes comandan a esas criaturas. No quiero ni pensar que ocurriría si deciden ir hacia el sur a través del Paso de la Fosa, ahora que las fuerzas del Concilio se hayan divididas. Así que no podemos atrasarnos más, en una semana debemos llegar al campamento exterior. Los caballeros de mi escuadra llegaremos dos días antes para preparar el encuentro, los demás deberéis escoltar a los suministros, por seguridad…-

-Al menos, llegaré antes al destino-, pensé mientras encontraba algo para beber. Yo era uno de los pocos que había luchado contra dichas criaturas, y me compadecía de los inexpertos compañeros que se reían con bravuconadas acerca de lo preparados que estaban para matar bichos.
Tiempos oscuros se aproximaban para todos, más aun ahora, que el Emperador de Solaris había muerto. Pero mi mente estaba muy cansada, y no era hora de pensar en oscuras reflexiones. Esperar algo de comer en ese acongojante castillo seria por hoy mi única preocupación.


Una recreación mental de los Caballeros de la
Cruz de Fuego, imaginada por un enemigo del Concilio