(7 años de extravagantes aventuras)

sábado, 12 de noviembre de 2011

EL PUTO SOLITARIO



No sé que clase de mente enferma, adorador de Satán o sádico irredento decidió que era buena idea incluir el juego de cartas SOLITARIO de forma gratuita en todas las versiones de Windows. Desde entonces, millones de personas han perdido un tiempo precioso de sus vidas moviendo cartitas virtuales para ganar ABSOLUTAMENTE NADA con ello. Bueno, también incluyeron esa cosa llamada "buscaminas" que, aunque a mi no me gusta, sé que es tremendamente popular. De hecho, en 2008 contó con su propia adaptación al cine que hasta ganó el oscar a mejor película.

Pero vayamos al tema que nos ocupa. ¿Alguno de vosotros ha logrado pasarse el solitario de tres cartas? SIEMPRE hay un punto en el que, por mucho que lo intentes, te quedas atascado y no puedes avanzar. Ya no quedan seises rojos para poner ese cinco negro. Podrías colocar ese as, pero está atrapada por una reina. El horror, amigos, el horror.

Efectivamente. Mientras vosotros lo flipais con una macroaventura épica de vikingos, yo sigo jugando al puto solitario. Firmo estas tristes palabras a 12 de noviembre del año del señor 2011.

No sé si soy muy torpe o qué. Pero siempre me quedo atascado cuando apenas queda la mitad de la baraja sobre el tapete. El solitario de una sola carta no requiere ningún tipo de ingenio ni habilidad. Lo vas a superar sí o sí. Es cuestión de tiempo... y no de mucho, normalmente. Pero el de tres cartas es una auténtica pesadilla. Ni el Ninja Gaiden, vamos.

Ahora bien, yo es que tengo la teoría de que lo hacen así deliberadamente, por joder. Quieren que CREAS que puedes superar el reto. Pero no puedes. Le das a nueva partida y, esta vez sí, parece que vas a conseguirlo. Pero nada. Y asi lo intentas una y otra vez... fracasando siempre, cada vez de forma más humillante. Es una metáfora de la propia vida. Siempre creemos que la línea de meta está a apenas unos metros por delante de nosotros, pero por más que corramos, la distancia sólo se vuelve más y más grande. Tratar de "dejarlo todo" y buscar "un nuevo comienzo" no sirve de nada. Estamos condenados a repetir los mismos errores, en un bucle infinito de desesperación, hasta el fin de nuestros días.

O a lo mejor soy tonto y punto.

7 comentarios:

Moniruki dijo...

jajajaja no creo que seas tonto, lo que pasa es que es imposible. Eso o somos tontos todos.

El Tipo de la Brocha dijo...

El único solitario al que puedo jugar en mi teléfono es al de tres cartas y, en mi experiencia, puedes acabar una o dos de cada diez partidas. A mí me encanta.

Sinuhloa dijo...

Ah, el solitario, sutil alegoría de la vida misma. Cual espejismo nos muestran una luz al final de el tunel, una luz que siempre está a unos metros pero a la vez es inalcanzable.

Anónimo dijo...

Es culpa tuya por intentar superarte, dominabas el de una, incluso el de dos, para que más, sin embargo decidiste compremeterte a ti mismo inúltilmente.

feno63 dijo...

Ese estúpido juego es el circulo vicioso del fracaso, pero que demonios sigamos jugando.

Kike dijo...

Nada, sigo sin pasármelo... me siento como un verdadero gilipollas...

Hitos dijo...

Que viciadas me he pegado y me seguiré pegando al solitario, de hecho iba a subir 1 entrada sobre eso a 1 blog en el que participo y encontré esto buscando imágenes XD