(7 años de extravagantes aventuras)

domingo, 6 de noviembre de 2011

Aristóteles, ese ilustre imbécil



Sobre la generación espontánea:

Todo cuerpo seco que se vuelva húmedo o cualquier cuerpo húmedo que se seque produce animales.

Muchos insectos proceden del rocío que cae sobre las hojas.


Sobre las mujeres (este es largo):

El cerebro del hombre es más grande que el de la mujer y el cráneo masculino cuenta con un mayor número de suturas, para que el cerebro respire con mayor facilidad.

El cuerpo de la mujer está inacabado, como el de un niño y carece de semen, como el de un hombre estéril.


La mujer envejece más deprisa que el hombre, porque su cuerpo es más pequeño y, por tanto, “todo lo que es pequeño llega más rápido a su fin, tanto en las obras artificiales como en los órganos naturales”.


La carne masculina es compacta y la de la mujer, porosa y húmeda. Esto explica por qué los senos de la mujer, comparados con los regios músculos pectorales del hombre, aparecen como hinchazones esponjosas capaces de llenarse de leche, pero inevitablemente blandos, y se vuelven flácidos tan pronto.


De la misma manera que los hijos de padres lisiados unas veces nacen lisiados y otras no, así también los hijos nacidos de una hembra unas veces son hembras y otras machos, pues la hembra es, por así decirlo, un macho mutilado y los fluidos menstruales son semen, aunque impuro, ya que carecen de una sola cosa, el principio del alma.

Sobre la astronomía:

Eudoxio explicaba el movimiento del sol y de la luna admitiendo tres esferas para cada uno de estos dos astros. La primera era la de las estrellas fijas; la segunda seguía el círculo que pasa por el medio del Zodíaco, y la tercera el que está inclinado a todo lo ancho del Zodíaco. El círculo que sigue la tercera esfera de la luna está más inclinado que el de la tercera esfera del sol. Colocaba el movimiento de cada uno de los planetas en cuatro esferas. La primera y la segunda eran las mismas que la primera y la segunda del sol y de la luna, porque la esfera de las estrellas fijas imprime el movimiento a todas las esferas, y la esfera que está colocada por bajo de ella, y cuyo movimiento sigue el círculo que pasa por medio del Zodíaco, es común a todos los astros. La tercera esfera de los planetas tenía sus polos en el círculo que pasa por medio del Zodíaco, y el movimiento de la cuarta seguía un círculo oblicuo al círculo del medio de la tercera (...) Así debe creerse racionalmente.

¡Qué ocurrencia! ¿Qué pasaría con los pájaros que vuelan si la Tierra se moviera?

Sobre la lógica de perogrullo:

Demasiado poco valor es cobardía y demasiado valor es temeridad.

El castigo del embustero es no ser creído, aun cuando diga la verdad.


No basta decir solamente la verdad, mas conviene mostrar la causa de la falsedad.

Es absolutamente imposible demostrarlo todo.


Toda tragedia tiene principio, medio y fin.

Sobre anatomía:

Los testículos sólo sirven de contrapeso al pene erecto.

Y, de regalo, una cita de Bertrand Russell:

En todos los tiempos modernos, prácticamente, cada avance de la ciencia, en Lógica o en filosofía, ha tenido que hacerse contra la encarnizada oposición de los discípulos de Aristóteles.

8 comentarios:

WOLFVILLE dijo...

¡Genial!

Yo me sé otra muy buena. Decía también que el género del bebé en la inseminación del macho a la hembra dependía de la dirección hacia la que tirara el esperma. Si iba para el ovario izquierdo nacía una niña, y si por el contrario iba hacia el derecho nacía un niño.

Sensacional.

Anónimo dijo...

Hombreee, me gustaría veros a vosotros viviendo en esos años, que ahora sabemos mucho y todo nos parece de lógica pero hacerlo de primeras es más difícil, y luego que además con otras cosas si que acertó.

Kike dijo...

A mi es que este señor siempre me ha caido mal y no por ser antigüo. Hay muchos sabios del pasado a los que admiro.

Por otro lado: si tenéis más frases tronchantes de Aristóteles os encomiendo a que dejéis aquí la cita para que pueda incluirlo en el artículo.

Anónimo dijo...

Muy buen post.

El poderoso Crom dijo...

Anónimo: lo malo no es que este señor dijese esas cosas, y no tiene nada que ver con la época en la que vivió pues había entonces sabios y filosofos muy avanzados ya (me remito a tratados de matemáticas o arquitectura), sino la gente que ha día de hoy se considera aristotélica y le tiene en un pedestal. Este señor y su forma de entender el mundo ha sido uno de los mayores frenos para la evolución científica del occidente latino.

Anónimo dijo...

También se le atribuye la afirmación que las mujeres tíenen menos dientes que los hombres.

Anónimo dijo...

poderoso crom: cierto. Solo hay que recordar el argumento de El nombre de la Rosa.

Anónimo dijo...

Aristoteles fue un grande. Me gustaría verlos a ustedes en esa época, no le pisarían ni los talones y serian mil veces mas ignorantes que este hombre. Obvio que dijo cosas erradas, pero incluso hoy los científicos dicen cosas erradas y eso que cuentan con muchísimas mas herramientas para trabajar que en esas época.