(7 años de extravagantes aventuras)

miércoles, 5 de octubre de 2011

Gaycidad élfica


Todo el mundo sabe que los elfos son maricas. Ahora bien, ¿como ha llegado nuestra civilización a tales conclusiones? La respuesta a esta pregunta es mucho más complicada de lo que parece a simple vista.

Quizás gracias a la noble raza de los eldar, hoy día la homosexualidad masculina parece plenamente aceptada (aunque ya veremos que pasa cuando gane el PP). Esto nos ha permitido contar con magníficos musicales en la Gran Vía, salones mucho mejor distribuidos y sordideces extremas como expogay.

De las lesbis prefiero no hablar por que me pongo palote y no es plan.

En cierta trilogía cinematográfica de gran éxito, encontramos a un personaje elfo llamado Haldir de Lothlorien que es, evidentemente, homosexual. Ahora bien, no se trata del típico "elfo homosexual", pues es feucho, gordo y tiene sombra de barba. A pesar de su actitud altanera, nos recuerda irremediablemente a uno de esos tipos bajitos con gafas que estudian enfermería y compran semanalmente la colección de novela Highlanders. Peter Jackson utiliza al personaje para demostrar que los gays pueden ser heroicos, no como el arquetipo de una raza entera. Después de todo, el fascinante príncipe Legolas del bosque negro es transmutado en una mezcla ridícula entre Tony Hawk y el rubio de los Pecos. Por tanto, Haldir es un ejemplo que no podremos utilizar en nuestra reflexión, ya que se basa en valores contemporáneos y no tiene sus raices en aquellos personajes de fantasía épica que, hace treinta años, exhibían orgullosos su sexualidad.


Remontémonos, pues, a los orígenes de la gaycidad.

Todo el mundo sabe en que gastaban su tiempo los filósofos de Atenas. Y es un hecho histórico contrastado que los duros guerreros espartanos antes de cumplir los quince años ya tenían el ojete como las fauces de Caribdis. Sí, amiguitos, ESOS guerreros espartanos. A ver si os creiais que el único violador de niños aquí era Alejandro Magno.

Sin embargo, en las culturas escandinavas nunca existieron tales aficiones. Por norma general, a los hombres les gustaban las mujeres y lo demostraban en público de forma especialmente efusiva. De hecho, uno de los insultos más extendidos entre los guerreros era "Ergi" que viene a significar "afeminado".


¡¡Pero si es que es lógico y normal!!

Las mujeres del mediterráneo TIENEN BIGOTE. Imaginaos pues viviendo en una civilización que no conoce la depilación láser ni Maxfactor. El horror, amigos. Compárame esa imagen con la de una diosa nórdica de ojazos claros y melenas doradas...

Y si vamos a lo más básico (tiran más dos tetas que dos dragones), también ganan los pueblos del norte: sólo hay que fijarse en este mapa con la media de los tamaños de pecho entre las hembras humanas del planeta Tierra. No hay color.

Pero ninguno de estos datos sirve en nuestra investigación. Sobre todo por que las elfas no tienen bigote. Son seres feericos de infinita hermosura que provocan una fascinación infinita en el corazón de los hombres. ¿Que sentido tiene pues ignorar a estas acongojantes doncellas y hacerse miembro permanente del club del pepino?

Viajar a un pasado tan remoto no nos ha servido de nada. Lo mejor es fijarse directamente en la ambientación que dió origen al mito. Y es que, al contrario de lo que creía Platón (que era idiota), todo conocimiento es adquirido y no innato. Por tanto, si queremos descubrir como se ha llegado a un arquetipo cultural, nada mejor que buscar claves en la representación más popular de dicho arquetipo.

Ante esto, no podemos sino tomar como referencia el juego de miniaturas "warhammer". Efectivamente, tanto rollo para llegar a este punto.


En este juego, existen dos razas muy distintas de inmortales de orejas puntiagudas. Una es la de los "altos elfos", pobladores de Ulthuan, una suerte de hermosa atlántida precataclísmica. Los otros son los "elfos silvanos", habitantes de un bosque con el irrisorio nombre de Loren.

Todos los jugadores de warhammer asumen que los altos elfos son extremadamente homosexuales. Y eso que, a primera vista, nada parece indicar tal cosa. Se trata de una raza de guerreros con portentosas armaduras plateadas y espadas que arrojan relámpagos. Sin embargo, NADIE duda de la virilidad de los elfos silvanos. Esta afirmación, a primera vista, parece absurda....

El ejército del bosque se caracteriza por su estética hortera y el uso de animalejos en la guerra. Lucen como símbolo corazoncitos grandes y rojos, montan sobre unicornios blancos y visten chalecos abiertos mostrando su musculoso pechazo. Por si esto fuera poco, las tropas de élite tienen el sospechoso nombre de "guerreros danzantes".

Pues bien, yo concuerdo perfectamente con la concepción popular de que los raros aquí son los de Ulthuan. Esto es debido a que los elfos silvanos tienen un rasgo mucho más definitorio: huelen fuerte. También sabemos que en sus ratos libres fuman marihuana, reivindican un "Khemri libre" y nunca, nunca, llevan calcetines. En las calles de Altdorf se ha visto a alguno pidiendo dinero tocando alegres melodías medievales y acompañado de un chucho. Efectivamente, estamos ante un ejército de PERROFLAUTAS. Y todos sabemos que los perroflautas no tienen problemas para ligar con mujeres. Por absurdo que parezca, ligan. Quizás debido a esa extraña necesidad genética que tienen las tias para liarse con chavales que a) las puedan pegar o b) las puedar pegar algo. ¡Pero no nos desviemos del tema!


Incluso aceptando la absurda posibilidad de que esta raza de amantes de las drogas y detractores de las duchas incluyera alguna miniatura desviada, no podríamos en ningún caso mezclar a ambos tipos de elfos... y es que al guarro, por definición, no se le permite entrar en el gremio del gay moderno. Tiene primero que ponerse una camisa, afeitarse y lavarse los pies, COSAS QUE CHOCAN DE FRENTE CON SU PECULIAR FILOSOFÍA DE VIDA.

Por otro lado, tenemos a una super-raza de magos arrogantes que montan dragones azules y habitan castillos de marmol blanco. Una civilización entera de rubios obsesivo-compulsivos, delgaduchos y barbilampiños, amantes del buen vino y el arte neoclásico. Insoportables aristócratas con acento de Brighton, eternamente obsesionados con la limpieza y el buen gusto. En realidad, los conflictos cósmicos entre "el bien" y "el mal" les importan poquito. Odian a los enanos por que son feos, peludos y toman cerveza de barril. Odian a los hombres lagarto por que viven en ciénagas. ¿Sus archienemigos? Los elfos oscuros. Un ejército que se distingue, básicamente, por estar formado por TÍAS BUENAS EN BIKINI.

Los generales de los altos elfos lo pasan muy mal a la hora de hacer la guerra. Invierten muchas más horas pasando revista a las tropas que preparando las puñeteras batallas. En el interior de su tienda de campaña todo debe estar ordenado de acuerdo con la filosfía zen. Si les mueven una silla, después tienen que gastar toda la tarde en solucionar tal afrenta. Y ni siquiera disfrutan de los despojos de la victoria (sólo pueden robar artefactos mágicos que se lleven esta temporada).

Si los altos elfos tienen fama de homosexuales es por que son, efectivamente, homosexuales. Pero no mariquitas de chistes de arévalo, cuidado. Sino más bien gays de diseño, ricos, de los que viven en casas enormes de paredes blancas, están apuntados no a uno sino a dos gimnasios, leen novelas de Evelyn Waugh y tienen una todas las temporadas de Glee en Blu-ray. Es un topicazo también. Pero un topicazo moderno.

Y lo mejor es que el ejército de valientes Eldar ya lucía esa estética mucho antes de que este tipo de gente se pusiera de moda en el mundo real. Por tanto, ¿quién copia a quién...?

7 comentarios:

Loscercarlos dijo...

Siempre sospeché que los Silvanos eran unos perroflautas, pero lo de los Altos Elfos ya es tradición. ¿Y qué les pasó a los Silvanos en Warhammer 40.000? ¿Se extinguieron? Porque yo sólo recuerdo a los Eldars y los Eldars oscuros.

Kike dijo...

En 40.000 tampoco hay enanos, que son los bichos que me pegan mejor para un entorno espacial. No sé, es otro rollo.

Sonja dijo...

jajajaa!

Loscercarlos dijo...

Los enanos espaciales serían un puntazo.

Paco R dijo...

Pero había enanos en Warhammer 40000, se llamaban Squats. Lo que pasó es que quisieron romper con la imagen de warhammer en el espacio, por lo que los quitaron de en medio contando que los tiránidos se los habían comido.

Por cierto, no haces mención de los Elfos Oscuros, con su gusto por el cuero negro, las cadenas, los esclavos, las torturas, los juegos de gladiaodres, ...

Kike dijo...

A los elfos oscuros les mola el sado, pero queda bastante claro que son perfectamente heterosexuales.

Anónimo dijo...

Existen silvanos en 40k... Pero solo como trasfondo antiguo (nunca hubo miniaturas). Buscad por Exoditas. PAra que os hagais una idea, elfos silvanos montados en velocirraptors... ¿Por que los de GW no los explotaron? por que son idiotas.