(7 años de extravagantes aventuras)

domingo, 7 de agosto de 2011

Quiero ser americano


Acabo de ver el megaestreno de esta semana. Se llama "Capitán América", amiguitos. Y es la rehostia. Y os lo dice alguien a quien las barras y estrellas le provocan urticaria.

Este es, sin duda, el año de Marvel. Finalmente el género superheroico alza el vuelo (en más de un sentido) y podemos disfrutar de buenas aventuras para todos los públicos. Historias coloridas, emotivas, espectaculares y fieles al material en el que se basan. ¡Gracias a los dioses que Disney compró la compañía! Muy atrás queda aquel espantoso experimento de Albert Pyun portagonizado por Matt Salinger. Veinte años después podemos admirarnos con las inmortales hazañas de Steve Rogers y los infames planes de Johan Schmidt.

La historia es sencilla: durante los años 40 un muchacho bajito y debil acaba entrando en un experimento secreto del gobierno y convertido en supersoldado. Su misión, a partir de ahora, será detener a la peligrosa organización Hydra, la división de ciencia del tercer Reich.


Tras ver los trailers y la sinopsis, yo esperaba, sinceramente, que esta película me gustase mucho más que cualquier otro peliculoide con superhombres. Sin embargo, he de admitir que el resultado final me ha gustado menos que Thor y menos que X-men: first class... ¿significa eso que estoy decepcionado? ¡¡NO!! Sencillamente, no esperaba que aquellos dos títulos pudiesen parecerme TAN inteligentes y divertidos.

Últimamente hemos soportado en la cartelera un auténtico tsunami de producciones supuesto "entretenimiento" que, en realidad, resultan insoportables sinsentidos. Afortunadamente, este no es el caso. Efectivamente, nos encontramos ante un producto de auténtico ENTRETENIMIENTO, con todas las letras, en su estado más puro e incorrupto.

Lo que convierte el guión de Marcus y McFeely en algo especial, distinto y tremendamente disfrutable es el giro que se da al esquema del viaje del héroe. Nuestro admirado protagonista no debe aprender absurdas lecciones como "tener confianza en uno mismo" o "aceptar las responsabilidades". Steve Rogers ya es perfecto desde el primer fotograma, a pesar de su ridículo aspecto. El gran reto que se le presenta es, precisamente, NO cambiar tras adquirir un poder por el que muchos hombres matarían. Sometido a presión extrema, en el centro de la guerra más cruel que el mundo ha conocido, el Capitán América debe luchar por mantener su ingenuidad, generosidad y sentido del deber. Exáctamente lo contrario al tópico "arco de transformación" de Hollywood.


El casting está perfectamente escogido. Esto incluye al propio Chris Evans, sobre el cual no tenía puesta ninguna confianza. Cada uno de los actores hace exáctamente lo que se espera de ellos, creando unos arquetipos entrañables que recordaremos por mucho tiempo. Afortunadamente, se destina una buena cantidad de minutos a explorar la personalidad de todos y cada uno de ellos. Es un alivio descubrir que no ha habido cortes para acelerar los acontecimientos, sino una auténtica preocupación en que el argumento fluya con lógica.

Aunque me veo obligado a decir que Hugo Weaving decepciona un poco. Quizás por las lógicas expectativas que uno tiene con un actor tan genial interpretando a uno de los más intrigantes villanos del universo Marvel. Pero mentiría si no dijera que cumple, y con creces, su cometido de archinémesis.

Admito que tampoco me gusta ese empeño en ser "políticamente correctos" que impregna todo el guión. Cuando el Capitán América reune a su equipo, los únicos dos americanos del grupo son, precisamente, un negro y un asiático. Hydra se desmarca bastante pronto de las fuerzas nazis, tanto en la estética como en sus planes de dominación mundial. ¡¡Ni siquiera vemos ni una puñetera esvástica en pantalla!!

Lo importante aquí es que nos encontramos ante una auténtica historia "de personaje" como no veía desde hace mucho. Lo sé, suena raro de cojones, pero hablo totalmente en serio. Queremos ver más a Steve Rogers, vestido de civil o de militar, con o sin galones. Queremos verle enamorarse, sufrir, beber con sus amigos y tomar decisiones sobre un mapa. Mientras la película está centrada en él, funciona como un reloj durante treinta minutos o durante tres horas. Este protagonista no necesita una gran amenaza sobre sus hombros ni ese regimiento de secundarios cómicos (literalmente). Él se basta y se sobra para sostener toda la película.

Tampoco puedo dejar sin comentar mi momento favorito. Hacia el ecuador del metraje se nos regala una escena verdaderamente GLORIOSA. El gobierno no quiere scrificar a Steve Rogers en el campo de batalla de forma que le utiliza para... vender bonos de guerra. Con número musical incluido. Se convierte en un héroe nacional, los niños se dedican a leer tebeos de Capitán América... ¡y hasta protagoniza películas de Howard Hawks! Absolutamente genial. Este es sin duda el punto culminante del filme y una de las mejores secuencias que he tenido la suerte de disfrutar en cine este año.

El mayor problema de la película es, precisamente, a partir de esta segunda mitad, cuando se supone que empiezan las batallas y nuestro héroe debe ganar la guerra. El ejército de Hydra tiene armas láser, lanzallamas, tanques futuristas y montones de otras armas impensables en la década de los 40. Pero rara vez resulta una auténtica amenaza. Cráneo Rojo nunca parece tener la menor posibilidad de ganar. La aventura está planteada de forma que Steve Rogers siempre tiene la iniciativa, la estrategia y la suerte de su lado. Faltan unos cuantos retos DE VERDAD para que todas esas secuencias de acción tuvieran el interés que merecen. Incluso el clímax resulta un poco decepcionante.

Sin embargo, la calidad cinematográfica del producto compensa un poco estas carencias. Los inmensos escenarios, el detallado trabajo de fotografía, el vestuario... todo tiene un aspecto inmejorable, con unos colores y textura únicos. Las numerosas escenas de acción estás perfectamente rodadas, siendo única cada una de ellas y contando con un magnífico sentido de la violencia y el ritmo. Queda demostrado que Joe Johnston es todo un artesano.

Hay muchas formas de rodar una buena película. Pero lo principal supongo que siempre es dar al público lo que quiere pero no de la forma que espera. El caso es que considero esta "Capitán América" una muy buena película, aunque no sea cine metafísico nórdico, un documental sobre el fin de occidente o un dramón sobre la vida de una joven iraní. ¿Podría ser todavía mejor? Pues claro. Como todo en esta vida. Pero no considero justo pedir mucho más a una superproducción veraniega de Disney.

En definitiva, os recomiendo encarecidamente que paguéis por ver en pantalla grande las aventuras del primer vengador, sin importar vuestro sexo, edad, ideas políticas o religión. Mola un puñado.

Sello de aprobación de Poder Friki.


Y no hemos hablado de la banda sonora. Otra sinfonía épica del gran Alan Silvestri. Aquí, amados lectores, os dejo la canción oficial del Capitán América, letra incluida. La mejor palabra para describirla es "brillante".



Who's strong and brave here to save the American Way?
Who vows to fight like a man for what's right, night and day?
Who will campaign door to door for America?
Carry the flag shore to shore for America?
From Hoboken to Spokane?

The Star Spangled Man with a plan!

We can't ignore there's a threat and a war we must win!
Who'll hang a noose on the goose-stepping goons from Berlin?
Who will indeed lead the call for America?
Who'll rise or fall, give his all, for America?
Who's here to prove that we can?

The Star Spangled Man with a plan!

Stalwart and steady and true!
(See how this guy can shoot! We tell you, there's no substitute!)
Forceful and ready to defend the red, white, and blue!
(The red, white and blue!)

Who'll give the Axis the sack and is smart as a fox?
(Sure as an Eagle will soar!)
Who's makin' Adolf afraid to step out of his bunks?
(He's knows what we're fighting for!)

Who'll whip the giant attacking America?
We know it's no one but Captain America!
Who'll finish what they began?
Who'll kick the Krauts to Japan?

The Star Spangled Man with a Plan!
(Who's strong and brave here to save the American way?)

6 comentarios:

Rubén dijo...

Completamente de acuerdo, realmente Steve Rodgers llega a ser entrañable en varios momentos de la peli, a ver como evoluciona en Avengers...

El Tipo de la Brocha dijo...

Muy de acuerdo con tu opinión. Para mí, la primera parte de la película ocuparía hasta la promoción de los bonos (la canción en español sorprendentemente no sonaba mal) o quizá incluso hasta el rescate de las tropas, y la segunda parte, desde que Steve se pone el segundo uniforme del Capitán América.

La primera parte es sobresaliente, nos presenta magníficamente al héroe que es Steve Rogers y consigue que empatices con los personajes, y la segunda solo resulta entretenida.

En cualquier caso, cuesta creer que esta película la haya dirigido el mismo Joe Johnston del Hombre Lobo.

Anónimo dijo...

Tienes que estar follando mucho este verano para que te ablandes así con las críticas.

TheWriter dijo...

A mí también me ha gustado mucho, más que Thor, y eso que el personaje no me gusta tanto, pero es que la amiga "graciosa" que salía en aquella me tiraba abajo con media peli.
Me gustó mucho este Capi y si, lo de la canción es brutal xD

Anónimo dijo...

"¡Gracias a los dioses que Disney compró la compañía!", siento discrepar pero Disney no tiene nada que ver en que las últimas películas de heroes Marvel (Ironman 1 y 2, la segunda de Hulk y Thor) sean buenas adaptaciones.

La verdadera razón es que estas películas han sido producidas integramente por Marvel Studios (subsidiaria de la propia Marvel) por lo que no han tenido que soportar injerencias de las otras productoras y han podido adaptar los cómics a la gran pantalla a su manera.

Lo que si hay que agradecer a Disney es su política de no interferir en el funcionamiento y en los procesos creativos de las compañías que adquiere.

Blogger dijo...

Bluehost is the best web-hosting company with plans for any hosting requirements.