(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 26 de julio de 2011

Propuesta de ley



Esto de la crisis mundial nos aleja de los problemas de verdad, los del día a día.

Ahora que los movimientos de "democracia real" luchan por la aprobación de numerosas medidas que mejoren la situación de la población frente a la dictadura de los mercados... es hora de ocuparse de otros criminales de mayor peso y antigüedad.

Hermanos míos, no podemos seguir ignorando los auténticos dilemas que azotan a nuestra sociedad y nos impiden llevar una vida digna.

Me refiero, por supuesto, a ESA GENTE CON LA QUE QUEDAS Y SE PRESENTA CON SU NOVIA.

Dejemos de lado que mis dos temas de conversación favoritos son las tetas y los orcos (cosas que las damas no suelen encontrar especialmente interesantes). No es inteligente ni educado presentarse, sin avisar, con otros seres humanos a un encuentro entre camaradas. Menos aún si a la otra persona apenas la conoces y te importa un comino si vive o muere.

Estoy seguro de que más de uno de vosotros, admirables lectores, ha sufrido de este mal. Muchas son las preguntas que nos gustaría formular en tales momentos de dolor...

¿Se supone que tengo que reir las gracias a la rubia esta? ¿Por qué me contesta a la anécdota como si tuviera la menor idea de lo que estoy contando? ¿Se puede saber se te ha pasado por la puta cabeza, compañero? ¿Acaso no se inventaron los fines de semana de tres días para poder disfrutar de formas de ocio distintas? ¿Por que mezclas el placer con el trabajo?

He quedado contigo, imbécil. No con una superentidad mutante con dos cabezas y cuatro piernas (aunque, eso sí, sólo dos brazos). La próxima vez te voy ha hacer firmar un documento en el que queden claros los objetivos y requisitos del encuentro. Además, ¿que clase de conversación se puede mantener con una parejita que se intercambia información entre susurros? Y eso cuando no intercambian fluidos delante de tí, que tiene cojones la cosa.

He estado pensando como habrían solucionado nuestros ancestros el terrible conflicto. Afortundamente, estoy versado en el Corpus Iuris Civilis. No, no he estudiado derecho romano. Ni falta que hace. He leido muchos tebeos de Asterix y tengo Espartaco en DVD (edición especial).

Tras mucho reflexionar, yo propongo la única solución civilizada al problema: que, por edicto del emperador Augusto, todos esos despreciables individuos sean crucificados en la VIA APIA. Humillados y ejecutados a la vista de todos, tales delincuentes tendrán tiempo de arrepentirse de sus actos antes de ser devorados por las aves carroñeras. Que este ejemplar castigo sirva como lección a todo ciudadano de occidente.

He dicho.

14 comentarios:

Milgrom dijo...

¡Cómo jode cuando te preparas una tarde de machotes para echar unos vicios a un juego viril y testosterinizador como el Napoleonic Wars y acabas jugando al Tabú porque las novias se aburren!

Kike dijo...

Cómo jode...

Anónimo dijo...

Yo he sufrido un año entero de novia perroflauta anarco-independentista que le ha quitado toda la gracia a uno de los pocos amigos que tengo- Kike, te comprendo bastante.

Ya no se puede hablar de rol en su presencia, sólo de asambleas para hacer asambleas que dan lugar a otras asambleas...... Eso mientras se morrean delante mío cuando intento hablar o cuando me giro para ver si pasan coches por la calle.

Kike dijo...

Se le quitan a uno las ganas de quedar con los colegas. O de vivir.

Gelovic dijo...

Yo he sufrido este mal en mis carnes. No puedes hablar de nada interesante con tu colega, tienes que explicarle a la novia cualquier cosa que haces, en los momentos más emocionantes de la partida escuchas cuchicheos y/o morreos... es imperdonable!

Anónimo dijo...

Si ocurre esto y me siento poco diplomático hago que la conversación sea lo más extrema posible, te aseguras que esa tía no vuelva a aparecer o inlcuso puede que le guste la conversación y ganes una nueva amiga.

Anónimo dijo...

que poco diplomaticos sois, no os veo trabajando en el ministerio de exteriores

Francisco

El Tipo de la Brocha dijo...

No todo es malo. A algunas les puedes mirar las tetas mientras haces como que te interesa lo que dicen, y las hay que incluso te tiran los trastros mientras tu amigo no mira. Y, por supuesto, si esto último ocurre, vuestro amigo no debería quejarse jamás. Si yo llevo a mi perro y se pone juguetón, no voy a regañar a nadie porque juegue con él, ¿verdad? Pues eso.

Haciendo Amig@s dijo...

Ménage à trois. No digo más.

Kike dijo...

No sé que amigos tenéis vosotros, pero eso de "tirarme los trastos" no me ha pasado en la puñetera vida.

Guybrush dijo...

Amigas de amigas. Vamos, un clásico.

Dr. Quatermass dijo...

Ciertamente! Grave problema a erradicar, pero aún hay uno peor!!!

El de los QUE SE PIENSAN QUE POR MENCIONAR UN NOMBRE FEMENINO TIENES QUE SABER QUE ES SU PAREJA!!!!

Por ejemplo: un amiguete o compañero de trabajo o de universidad al que conoces sin ser íntimo y un buen día te suelta: "Pues ayer fui a buscar a Paula a la salida del trabajo", ¿Y QUIEN COJONES ES PAULA? MOLESTATE EN MENCIONARLA O DECIR QUIEN ES

Graves males....

Kike dijo...

Uf, Paula. Ese nombre me evoca experiencias que creia enterradas hace mucho...

Sonja dijo...

Vaya vaya, qué problemas existenciales tan curiosos existen en el universo masculino, bueno yo como novia veterana dejo a los chicos solitos, es como disponer de una guardería para novios, te vas de compras luego lo recoges y todos tan contentos :-D...criaturitas.