(7 años de extravagantes aventuras)

lunes, 13 de junio de 2011

Nace una leyenda

Hoy quiero hablar de una peli de monstruos (o más bien, de "mo-truo") de 1954 con varias características la mar de curiosas...



Un clásico protagonizado por grandísimos intérpretes como Anne Kimbell, Stuart Wade, Dick Pinner, Inez Palange, Jhonathan Haze o David Garcia. Efectivamente, ni Dios sabe quienes son estas personas. Tampoco me consta que la película haya sido estrenada nunca en España.

El (emocionante) argumento es el siguiente:

En las costas de Mexico se han producido la desaparición de una persona y una vaca. Una joven pintora atraída por las historias de monstruos marinos y un atractivo oceanógrafo, acaban dando por pura casualidad con el causante de tales desapariciones: una especie de horroroso pulpo cíclope.

Tras un corto enfrentamiento, la pareja logrará huir. Un análisis más exhaustivo de la carne de la criatura revela que se trata de una ameba mutada por la radiación. Tras varios días de creciente tensión, el monstruo será aniquilado, atravesado por el submarino del valiente científico.




Esta, amigos mios, es la primera producción del incombustible Roger Corman, el inventor del "terror barato" y amo absoluto de la industria cinematográfica desde hace seis décadas. Nuestro amigo aparece además haciendo un pequeño cameo. La fórmula del "éxito Corman" se aplica perfectamente a este producto: chicas guapas, tema de actualidad, duración ajustada (64 minutos en total) y cuatro perras para efectos especiales. Por supuesto, el rodaje se completó en tiempo record y la taquilla funcionó como se esperaba que funcionase, ni más ni menos.

La parte más cuidada es la fotografía de las secuencias acuáticas (demasiado abundantes, por desgracia) y el escaso ropaje de la protagonista. El bicho que da título al filme pues mola, pero apenas aparece y, como de costumbre, se mueve de forma algo ortopédica. Del resto... mejor no hablar.


El guionista es Bill Danch, que acabaría escribiendo series de dibujos animados como "Fat Albert and the Cosby Kids", "Groovie Ghoulies" o el "Spiderman" de los 70. La banda sonora es de André Brummer que dedicaría toda su carrera a poner música a bodrios similares como la peli de trogloditas "Eegah" o el drama picantón "Mudhoney", muchas veces bajo el pseudónimo de Henri Price.

La fotografia corre a cargo de Floyd Crosby, colaborador habitual de Corman y que acabaría trabajando en películas de verdad como "Solo ante el peligro". En el montaje, Edward Sampson, tipo diligente y leal que dedicó casi toda su carrera a la televisión. El trabajo de ambos permitió momentazos como, por ejemplo, esta magistral secuencia de combate contra un tiburón.


Tampoco podemos olvidar que el director de esta película, Wyott Ordung, es nada menos que el guionista de... ¡¡Robot Monster!! ¡Aquel delirio en 3D protagonizado por un gorila con una pecera en la cabeza!

Si no habéis visto Robot Monster ya estáis tardando. Aquí el intrigante trailer. Para muchos, se trata de la peor película de la historia junto a cierto noveno plan del espacio. Evidentemente, a Quentin Tarantino le encanta.

Orgulloso de su participación en el proyecto submarino, el señor Ordung se reserva el papel de “Pablo”, el mejicano con peor acento español de la historia. Aunque no conviene meterse con este señor. El tipo fué oficial del ejército americano durante la Segunda guerra mundial. Ordung no hizo mucha más cosas, acabándose su carrera en la misma década en la cual había empezado. La Tierra le reclamó el año del Señor 2005.


Por su parte, nuestro amado Corman todavía sigue desafiando a Hollywood con nuevos disparates de segura rentabilidad. No es extraño, al ver como su estilo artístico ha sido copiado en gran medida por "The Asylum" (aunque no con tanta efectividad). No importa cuantos años cumplan ciertas personas, siempre tienen ganas de marcha.

Tras recibir un premio en el último Sitges y el oscar honorífico, el célebre cineasta ya ha puesto en marcha una nueva hornada de infraproducciones. Y atentos, por que su última locura se llama PIRAÑOCONDA. Yo esa no me la pierdo.

4 comentarios:

Loscercarlos dijo...

Llamarías a eso "pelea contra un tiburón"?

Kike dijo...

Desde luego no lo llamaría "hamburguesa con patatas"

Anónimo dijo...

El bicho se parece un tipo de pulpo monstruoso de la mitología japonesa.

Kike dijo...

No creo que Corman llegara tan lejos, la verdad.