(7 años de extravagantes aventuras)

lunes, 27 de junio de 2011

CONCURSO DE RELATOS COLOSALES: "Bienvenidos a Parque Colossa" de El Tipo de la Brocha


En la vida hay que tomar decisiones difíciles, no siempre tiene uno a mano una lámpara maravillosa que le saque las castañas del fuego. El doctor Gant lo sabía muy bien, aunque eso no facilitaba su decisión. Hacía media hora, había tenido que elegir entre disfrutar del tour por el parque en compañía del picapleitos calvo y los insoportables nietos del viejo que les había arrastrado a todos hasta la isla, o la calientabraguetas de su amiga Ellen y el doctor Malstrom, un matemático cuyo mayor descubrimiento había sido el método para no equivocarse jamás conjuntado la ropa: vestir enteramente de negro.

Gant odiaba a los matemáticos más que a los críos porque, aunque no entendía ni a unos ni a otros, al menos los segundos compraban sus libros, especialmente los volúmenes de Aprende y colorea con tus monstruos favoritos, de los que había vendido casi doscientos ejemplares en Montana.

A pesar de ello, Gant había subido al segundo vehículo con Ellen y Malstrom. Estaba convencido de que el matemático era marica y eso le daría una ocasión de meter fichas a Ellen. En la excavación que ambos habían dejado atrás en las Grandes Llanuras, lo de menos era el sol abrasador y la arena ardiente. Las camisetas ajustadas y los pantalocitos cortos que ella solía vestir ponían al doctor más caliente que... la llama de un dragón, por decir algo.

Saliendo de su ensimismamiento, Gant alzó la mirada unos veinte centímetros y vio que los labios de Ellen se movían formulando una pregunta que no iba dirigida a él.

―Simplemente se trata de la imprevisibilidad en sistemas complejos ―respondió Malstrom ―. Se resume en el efecto mariposa.

«Para mariposa tú», pensó Gant, recordando que antes había entrado una mosca en el jeep y el matemático había evitado que Gant le diese un zurriagazo con su sombrero de vaquero porque «Los animales también sienten dolor». ¡Joder, ni que fueran familia!

―Si miran a su derecha ―anunció la voz de Bruce Campbell por la radio («Hemos recortado algunos gastos», había dicho el viejo la primera vez que oyeron su voz)―, verán una tribu de cíclopes. Ahora sabemos que su piel era gruesa y escamosa y que estaban cubiertos de pelo de cintura para abajo...

Gant ignoró a sus dos compañeros, que habían empezado a hacer el bobo con un vaso de agua, y pegó la nariz a la ventanilla, tratando de distinguir entre la frondosa jungla alguna de las fabulosas criaturas que mencionaba la grabación. ¡Toda una vida imaginándoselas y ahora por fin podría verlas! ¡Sus sueños de la infancia se harían realidad!

Pasados unos minutos, el doctor volvió a reclinarse en su asiento, cruzado de brazos. Detrás de la cerca electrificada había multitud de plantas diferentes: adelfas, hinojos, zarzamoras..., pero ni rastro de cíclopes.

La sensación que había dejado a Gant boquiabierto en el Centro de Visitantes cuando vio asomar de aquel huevo del tamaño de un monovolumen dos cabezas piando al unísono fue languideciendo poco a poco. Quizá todo había sido un montaje para atraerlo hasta la isla y burlarse de él. Haciendo memoria, concluyó que el polluelo bicéfalo se movía de manera un tanto pintoresca, como si fuera un dibujo animado al que le faltasen algunos fotogramas.

Sí, puede que aquello solo fuera un truco, después de todo. Pero él se había labrado un nombre en el campo de la criptozoología y no se dejaría engañar fácilmente. Si era una broma de mal gusto, los demandaría a todos. Es cierto que había vivido del cuento gran parte de su vida y que, técnicamente, ni siquiera tenía un doctorado; pero había pagado cinco dólares extra para que escribieran «DOCTOR» con letras doradas en sus tarjetas de visita. Eso merecía algún respeto.

Gant estaba tan furioso que tardó unos segundos en darse cuenta de que el jeep se había detenido.

Al otro lado de la cerca, vio a un árabe de barba poblada con una pierna encadenada a un poste.

―... la criatura más popular de la mitología europea y oriental ―decía la grabación―, protagonista de cientos de leyendas en todo el mundo: el monstruoso lagarto conocido como... dragón.

¡Dragón! Gant se asomó por la ventanilla, recuperando su entusiasmo y concentrando todos sus sentidos fuera del vehículo. Su corazón no latía tan rápido desde que espió a Ellen en la ducha de su caravana.

―¿Qué le va a pasar a ese hombre? ―dijo por la radio una voz chillona y cargante, muy distinta de la de su locutor habitual. Gant reconoció inmediatamente a la nieta del viejo. No se acordaba de su nombre, pero tampoco se había esforzado en aprendérselo.― ¿Se lo va a comer?

Una tercera voz sonó en la radio:

―No te preocupes, cariño ―El que hablaba ahora el viejo dueño del parque desde la sala de control―. Ese hombre ha sido condenado a muerte tres veces por piratería.

Hubo un suspiro generalizado de alivio. Entonces estaba bien.

―¡Oh, Dios! ―chilló Malstrom de pronto.

―¿Y ahora qué...? ―Gant tragó saliva―. Oh

Una gigantesca masa de color verde grisáceo había surgido de la selva, tan grande como un crucero. Caminaba a cuatro patas y su estómago se inflaba y desinflaba al respirar como si fuera un manguito de tomar la tensión. Parecía una lagartija que hubiera abusado de los anabolizantes y siseaba como una serpiente.

La criatura se abalanzó sobre el sobresaltado pirata, que gritó algo así como «¡AY-YI-YI-YI-YI-YIIII!» antes de echar a correr. La carrera, sin embargo, fue corta, porque el hombre tropezó cómicamente cuando la cadena que lo mantenía unido al poste alcanzó toda su longitud. Gant se permitió echar una mirada de reojo al primer vehículo. Los niños y el picapleitos también habían sacado la cabeza del jeep y reían embelesados. «Diversión para toda la familia», había dicho el viejo.

La cabeza del dragón descendió velozmente hacia su comida. Gant clavó los ojos en aquella formidable testa dotada de enormes mandíbulas y colmillos que trituraban carne y huesos con una facilidad pasmosa.

El animal terminó de comer y se relamió con su lengua bífida. Luego se inclinó hacia los vehículos, mirándolos con fijeza. Gant tuvo la impresión de que los estudiaba desde el otro lado de la cerca. «Una cerca electrificada», se permitió recordar. Este dato era importante, sobre todo cuando te sentías como la salchicha más jugosa de un bufé libre.

Lo que Gant no sabía es que el minúsculo cerebro de la bestia estaba recurriendo a una memoria ancestral para valorar la posibilidad de que aquellas latas de comida fueran algún tipo de arma de precisión, como, por ejemplo, una ballesta. Y cuando el poco seso que tenía el dragón llegó a la conclusión de que aquellas cosas no representaban ninguna clase de amenaza, abrió la boca.

Desde la sala de control, el viejo observó cómo los jeeps se quemaban con los visitantes y sus nietos aún dentro. Desconectó la radio para no oír sus gritos, aunque probablemente no durarían mucho.

―Ah, sí, el fuego... Supongo que las cercas electrificadas no sirven de mucho en estos casos ―murmuró―. Pero había que recortar gastos, claro. Y no deberían haber bajado las ventanillas.

Cuando los coches estallaron, apagó el monitor.

-------------------------

Al final de esta misma entrada podréis ejercer de jueces en esta emocionante contienda literaria... ¡el destino de Colossa está en vuestras manos!

Si el relato te ha gustado, añade la palabra "Harryhausen +1" al final de tu comentario. Esto proporcionará 1 punto de victoria a este autor. Si el relato te ha gustado MUCHO, añade la palabra "Harryhausen +2" al final de tu comentario. Esto proporcionará 2 puntos de victoria a este autor. Si el relato NO te ha gustado, puedes dejar por escrito tu opinión, pero no proporcionar puntos negativos a este autor.

¡Cuidado! ¡¡TODOS los comentarios "anónimos" serán borrados inmediatamente!!

29 comentarios:

Marta dijo...

XDDDD Muy gracioso. A ver si Spilberg hace la pelicula.

Harryhausen+1

Kike dijo...

Un cachondo, el compañero.

Ghortaurelcruel dijo...

Deberian haber recordado que su visión se basa en el movimiento,jeje.

Harryhausen+2

Moniruki dijo...

Harryhausen +2

Haciendo Amig@s dijo...

Harryhausen +1

Tosi dijo...

Además, todos los ciclopes son hembras, por su seguridad
:)

El Tipo de la Brocha dijo...

Gracias, votantes. He estado tentado de meter más referencias estúpidas, entre ellas la de la visión basada en el movimiento; pero las 1.200 palabras no me daban para más y me alegro. Habrá que esperar al "director's cut".

Vican dijo...

XD


Harryhausen+2

Un tipo con boina dijo...

Harryhausen +2 y yo digo SÍ.

q256 dijo...

Solo puedo decir una cosa...

Harryhausen +2

LacraESECEFE dijo...

Ese viejecillo es maligno.

Harryhausen +2

El Tabernero dijo...

Harryhausen+2

Dr. Quatermass dijo...

Digno merecedor de un Harryhausen+1

D dijo...

Harryhausen +1

Kike dijo...

¡A ver, vosotros! ¡¡Dejad de alabar lo que hacen otros y mandadme un relato, contrarecórcholis!!

Frankie MuBert dijo...

Harryhausen +2 Al Tipo de la brocha... dicho esto, lo leeré XDD es coña GENIAL!!!

gt7h1 dijo...

Después de todo los recortes presupuestales pueden dar resultados hilarantes... para un observador. Supongo que por eso los que siempre nos carga el ayuntamiento no son tan graciosos.

Ah, cierto: Harryhausen +2.

KarenPérez dijo...

Muy...eh, bueno,"emotivo" no es la palabra que ando buscando, pero usemosla...

Harryhausen+2

pons007 dijo...

sin lugar a dudas mi veredicto es:
Harryhausen+2

Gelovic dijo...

Muy bueno el relato. Como siempre, el Tipo de la Brocha con su "peculiar" forma de expresarse. Esperaremos la versión extendida del Director's Cut.

Por cierto, ¿soy el único al que la niña de la peli original le recuerda a nuestra Marisol?

Harryhausen +2

Germán dijo...

Sin duda:

Harryhausen + 2

Tempus Frangit dijo...

Harryhausen +2

Jero-chan dijo...

Harryhausen +2

Danipé dijo...

Yo de mayor quiero ser como El Tipo De La Brocha.

Harryhausen +2

Un Tipo Bipolar dijo...

Por Zeus que grande xD
Harryhausen +2

Realarmed dijo...

Harryhausen +2
Muy divertido :)

Vladek dijo...

Harryhausen +2

Haderak dijo...

Me ha encantado.
Harryhausen +2

Ínfila dijo...

Harryhausen +2

Mira que pensaba "qué estupidez meter a un dragón si su fuego lo destroazará todo" xD