(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 26 de abril de 2011

Pastelmanzanum


Hoy voy ha hablar de dos pelis inglesas tremendamente similares y estrenadas con apenas unos meses de diferencia: "CENTURIÓN" y "LA LEGIÓN DEL ÁGUILA".

Ambas tratan de la masacre de la novena legión por parte de los temibles pictos que habitaban las tierras más allá del muro de Adriano. Historicamente esto nunca ocurrió, pero se trata de un buen punto de partida para cualquier relato de emocionantes peripecias PULP.

Mucha gente, en estos casos, habla de peplum. Pero no. La palabra "peplum" tiene un significado muy concreto...

1. El Peplum es italiano. Aunque puede contar con coproducción inglesa, americana o más habitualmente, española.

2. Nace en 1958 con Hércules y muere en 1964 con Combate de Gigantes.

3. El Peplum es barato. MUY barato.

4. El Peplum está ambientado en la antigüedad, ya sea en Grecia, Galilea, Roma o la más habitual mezcla chunga de lugares y culturas.

5. El Peplum no produce películas largas y la mayoría ni siquiera llegan a los 90 minutos de duración.

6. En el Peplum, los héroes no tienen ningún tipo de estigma moral o físico, pues son tan justos como hermosos.

7. En el Peplum siempre habrá dos tramas fundamentales: la aventura de acción, protagonizada por el ultrahormonado héroe y la trama palaciega, que corre a cargo de los pérfidos villanos.

8. El Peplum es considerado habitualmente un icono homosexual, ya que abundan los machotes musculosos y depilados. Sin embargo, toda insinuación filogay sólo puede ser metaficcional, puesto que los protagonistas siempre defienden valores cristianos tradicionales.

9. El Peplum siempre tiene finales felices. Consigue a la chica, mata al malo, salva el reino.

10. El Peplum sólo pretende divertir: y lo consigue.

Peplum es una palabra latina que hace referencia a las túnicas de la antigüedad. El género era así conocido en su país de origen, Italia, aunque la palabra ha acabado por extenderse al resto del mundo.

En Estados Unidos los peplum eran llamados despectivamente "sword & sandal" y se hacía especial hincapié en diferenciarlos de las superproducciones históricas de Hollywood. Para las cuales se usaba el mucho menos conocido término Kolossal.

De forma que Gladiator no es peplum. Troya no es peplum. Quo Vadis no es peplum, Espartaco no es peplum y Furia de titanes no es peplum. Podemos estar hablando, si acaso, de cintas de corte histórico o cine mitológico.

Los títulos que hoy nos ocupan no deberían calificarse con esa palabra. Principalmente, por que, a pesar del entorno "de romanos" ninguna de las dos cintas utiliza como referente las aventurillas pop italianas, sino otros géneros cinematográficos muy distintos. En la de Neil Marshall el cine de terror y acción de los años 80. En la de Kevin McDonald el western clásico.


Empecemos con "Centurión", que para eso se estrenó primero y ya está en dividí. Es de Neil Marshall, el director de Descent. Todas las pelis de este hombretón tratan de lo mismo: gente corriendo.

Un grupo de romanos pertenecientes a la novena legión se quedan perdidos en medio del bosque. Su única misión será ya volver a casa... más sencillo, imposible, amiguitos.

Pues ahora bien, no creo que el señor Marshall tuviese el derecho de cometer tantos errores de argumento con una trama tan sumamente simplona. Entre otras cosas, por que los personajes se comportan como auténticos idiotas durante la mayor parte del metraje.

La película tiene un buen arranque, extremadamente violento y que te introduce rápidamente en la acción. Luego hay una pelea de taberna a lo Dungeons & Dragons. Hasta encontramos una batallota con romanos armados hasta los dientes, rodada de forma la mar de correcta. Osea, bien.

Pero entonces la cosa empieza "de verdad". Y ahí la cagan.


Nuestros esforzados legionarios no tienen un objetivo concreto. Ni siquiera la supervivencia. Sencillamente, se dedican a dar vueltas por la bella Escocia cual pollo descabezado. Sólo en los últimos minutos se deciden a combatir contra su reducido grupo de adversarios.

También me parece lamentable el aspecto de los pictos. Esta es una cultura de la cual apenas sabemos nada. Sólo que provocaban auténtico PAVOR a sus enemigos. Sin embargo, el director opta aquí por un enfoque tremendamente aburrido del enemigo, al poner a escoceses normaluchos con cuatro tinturas azules en la cara.


Es correcto dotar de humanidad a los villanos... pero no a costa de los objetivos del héroe. También puede ser buena idea "dar la vuelta" a las percepciones del espectador a medida que avanza el metraje. Pero esto es imposible de conseguir cuando desde el minuto 1 le das mejores motivos a los monstruos que a los héroes. Esto viene al caso por que cuando los pictos expresan su descontento hacia el imperio explican como han arrasado sus poblados y matado a sus mujeres y niños. Mientras que los susodichos imperiales, para explicar sus acciones se limitan a gritar "YO SOY UN SOLDADO DE ROMAAAAA".

Pero es que hay un elemento concreto que a mi, me destruye totalmente la experiencia: Imogen Poots, una mujercita con la cual me encantaría casarme y tener muchos hijos. Pero es que NO PEGA. La bruja picta DE PELO LOREAL (por que ella lo vale) vestida de princesita prerafaelita con sedas orientales. Manda huevos.

Uuuuh, que tiene una cicatriz en la mejilla izquierda. Que deformidad tan terribleeee.

Vale que la chiquilla sólo esta ahí para que nuestro protagonista se enamore de ella... ¡pero un poco de dignidad, leches! ¡Al menos rómpela una uña o algo! Si esa tia es una bruja picta yo soy un hombre-pez de Innsmouth. En una película tan pretendidamente "sucia" resulta un poco ridículo disfrazar al interés romántico de diva de los años 30, ¿no?


Y al final.... ¡¡Hay un ENVENENAMIENTO!! Sí señor. ¿Para qué emponzoñar una magnífica sopa pudiendo usar acero?

En definitiva, considero "Centurión" una película divertida, con mucha acción y una duración ajustada. Pero vamos, que ahí cesan sus virtudes. No hay absolutamente nada memorable en la cinta mientras que muchos de sus errores son dificilmente perdonables. Yo sé por que me lo pasé bien en el cine, pero puedo entender a toda la gente que salió decepcionada.


Luego tenemos "Eagle of the ninth", traducida estúpidamente en este país como "La legión del águila".

La trama parece casi una secuela de la previa: el hijo del comandante de la novena legión decide partir en busca del estandarte para restaurar el honor de su familia. En el camino, se hace amigo de un antepasado de Billy Elliot que no quiere bailar, sino matar romanos. La estrella de la función, por cierto, se llama Channing Tatum. A mi me suena a luchador de la WWE.


La fotografía de Anthony Dod Mantle (ganador del oscar por Slumdog millionere) me parece magnífica. La luz, las texturas, la atmósfera... un trabajo verdaderamente interesante. Los espléndidos paisajes escoceses (que parecen un mundo alienígena al lado de la Roma civilizada) parecen extraídos de una pintura de Ulpiano Checa.

El diseño de producción es sencillamente espectacular. Armas y armaduras son perfectamente creíbles y algunas de las construcciones realmente impresionan (aunque, claramente, no se dispongan de los dinerales de Samuel Bronston). El diseño de los misteriosos pictos también está muy conseguido, dándoles un aspecto terrible pero realista.

El guión también tiene sus momentos Atchon Burike, pero, en general, lo veo más cuidado que la mayor parte de filme de aventuras de la actualidad. Quizás por que, al estar basado en una novela, existe menos margen para el error.


La mayoría de críticas negativas que he leido se centran en las "irreales motivaciones" de los personajes. Lo cual me parece categóricamente injusto: si la gente se comporta de forma honrada, sincera y sacrificada por decisión propia... entonces son seres totalmente irreales. ¡Ayudar a otro ser humano! ¡Menuda insesatez! Ahora bien, si los mismos tipejos sólo luchan por beneficio propio y son unos cabrones sin remedio, entonces sí, me los creo. Hasta me caen bien y empatizo. ¡¡Venga ya!!

Mientras que "Centurión" parece en todo momento una serie b, "The Eagle" posee valores visuales que nos convencen de que estamos ante toda una superproducción. Claro, existe una diferencia fundamental entre los dos títulos: 14 millones de dólares. Pero, aun con todo, me da la sensación de que la última aprovecha mucho mejor sus recursos.


Eso sí: me temo que nuestra pareja de héroes no vive demasiadas aventuras. Caminan mucho, se enfrentan a parajes inóspitos, conocen aliados, se topan con enemigos... esa clase de cosas. El enfrentamiento más emocionante tiene lugar a los cinco minutos y ya no volvemos a disfrutar de nada en semejante escala. No espereis, precisamente, acción sin descanso. Además, cuando tenemos la suerte de espiar un combate... ¡resulta que no se ve prácticamente NADA! Maldito seas Ridley Scott... ¡Cuanto mal ha hecho esa cámara al hombro en la batalla de Gladiator!

Un detalle curioso es que no hay un sólo personaje femenino con frase en toda la película. Bueno, sí, miento. Hay una señora que en el circo grita "¡vidaaaaa!". That's all. Es inevitable pensar que todo el relato les ha quedado un poco gay. BASTANTE gay. No tanto como Merlín, pero casi. Dos chavalotes solos en el campo, enseñándose los músculos y sentando los cimientos de una amistad eterna... pues hombre, ya que son romanos, podrían haber llevado al relación al siguiente nivel. Digo yo.

De entre todos los actores, quiero destacar a Tahar Rahim, que interpreta al príncipe guerrero de los temibles pictos. A pesar de los escasos minutos que permanece en pantalla, logra dotar de presencia y caracter a un personaje que, por otra parte, no pasa de ser el "proud warrior" estándar de este tipo de historias.


He leido por ahí que la peli es, en realidad, una del oeste, ambientada en la antigüedad. Francamente, ese tipo de comentarios no suelen gustarme mucho.

Sí, es un viaje de dos hombretones a caballo a traves de un territorio inhóspito dominado por salvajes. Hay un tesoro que hallar y dos personajes muy diferentes que deben aprender el uno del otro. Esta, amigos míos, es una típica estructura de leyenda desde el principio de los tiempos. Utilizada sobre todo en las "búsquedas" del ciclo artúrico. Sí, los pictos parecen indios... ¡Pero es que, por lo que sabemos, los pictos PARECÍAN indios! ¡Y son muchos siglos anteriores a ESOS indios! La mera comparación me resultaba ofensiva. Pero, pensándolo bien, quizás tenga sentido.

En un western el mundo está vacío. En una novela de caballerías el mundo esta lleno. A ver que me explico.

Existen dos tipos de aventuras. Aquellas en la que nuestro protagonista avanza solo a través de la inmensidad como un naúfrago en Marte y aquellas en las que nuestro protagonista no puede dar un paso hasta toparse con aliados o enemigos.

En la trilogía del dolar, "El manco" pasa la mayor parte del tiempo rodeado de polvo y entrando en pueblos vacíos. De vez en cuando se cruza con un individuo que puede ser bueno, feo o malo, pero que, en cualquier caso, es uno de los escasos habitantes de ese oeste desolador. Los tiroteos son tremendamente violentos precisamente por que los contendientes pasan bastante más rato tanteándose que apretando el gatillo. Sin embargo, en el Amadís de Gaula en una sola página nuestro héroe ya se ha batido tres veces, se ha hecho amigo de dos enanos, ha derrotado a un gigante y hasta ha tenido tiempo de escuchar una profecía.

Por otro lado, creo que está bastante claro Kevin Macdonald se ha inspirado, fundamentalmente, en los clásicos del oeste de los años 50. Sobre todo por la forma sosegada y triste en la cual está contada la peripecia. Y por el aspecto de los fortines, que cojones.


Asi que, aunque ninguno de los películoides es especialmente memorable, yo, si tengo que escoger, me quedo con "Eagle of the ninth".

Pero es una verdadera lástima que no nos encontremos ante dos piezas maestras que comprar en Blu-ray edición especial y recordar hasta el día que venga a buscarnos el barquero. El tema lo merecía, de forma que me cuesta entender las razones de unos resultados tan mediocres.

¿Hemos de esperar dos mil años más antes de que alguien produzca otra película sobre romanos tras el muro...?

6 comentarios:

HansHelm dijo...

Pues nada, tu ya sabes mi opinión.

Y seguiré diciendo que The eagle...muy bonita, pero con la otra me lo pasé mejor.

En cualquier caso, sí, ninguna es especialmente reseñable, y es una pena, ¡yo también quiero flins memorables de romanos!

SuperSantiEgo dijo...

A mí estas películas me dan la impresión de desangelamiento. Intentan ser serias, de aventuras, con cierto rigor histórico al menos en la ambientación, pero luego meten cosas muy raras, y elementos espurios que no tienen justificación, como el legionario negro con beca deportiva. Tampoco es por ser tiquismiquis, pero en la del águila perdida vemos el saludo nazi-romano o lo de los pulgares arriba y abajo con los gladiadores. A día de hoy ya casi no debe quedar nadie que no sepa que son invenciones modernas. Es una tontería, pero si se molestan en ponerles una impedimenta más o menos realista alejada de las purpurinas que hemos visto en algunas de Hollywood, que lo hagan ya todo.

No sé, es falta de garra en general. Como si desde el guionista hasta el distribuidor no se creyesen lo que hacen. Los que hacían los peplums sabían que se lo estaban inventando casi todo, pero había alegría, cachondeo, en el momento en el que estaban haciendo eso lo sentían como verdadero y parece como sí supiesen transmitirlo.

Por cierto que en esta semana, que ponen pelis de romanos a gogó, me parece que en Cinecitta debía haber por los alrededores un bosquecillo de pinos, porque sale en todas las películas, se ve que son las mismas curvas y por ellas se persiguen a caballo o con los carros.

Capitan HaddocK dijo...

Uyyyy que puristas nos hemos puesto con lo de definir el "peplum".

Para mi "peplum" siempre ha sido, como bien explicas tu "sword & sandal" + "kolossal", pasando por alto las obvias diferencias en metraje y presupuesto, que creo que son las únicas reales entre ambos.
Si coincido contigo en negarme a llamar "Peplum" a Gladiator, Troya, Alejandro y otras ya que carecen de la transmisión de rancios valores católicos tradicionales; como que si me parece un rasgo definitorio de lo que yo considero "peplum".

Kike dijo...

Hans: Yo me lo pasé bien con las dos, sin más. Esperemos que en años venideros el género nos ofrezca alguna obra más interesante.

Supersantiego: Lo de la beca deportiva tiene delito, ciertamente. Tu descripción del "problema" parece bastante clara. Da la sensación de que no se esfuerzan por que, sencillamente, "da lo mismo".

Haddock: No. El peplum son una serie de películas concretas con unos rasgos distintivos muy claros. Si vamos a empezar a mezclar las cosas, pues ya nos olvidamos de categorías y dividimos TODO entre "acción" y "comedia", como en el difunto Blockbuster video.

El Tipo de la Brocha dijo...

Vaya, ahora cada vez que vaya a utilizar el término "peplum", que ya habré usado mal mil veces, tendré que repasar antes esta lista para obtener el "Kike's Seal of Approval".

Por cierto, creo que faltan un par de aes en el "ROMAAAAA".

Cadvalon dijo...

Yo sólo he visto Centurion y la verdad es que me pareció bastante pobre. Como dices corriendo de un lado para otro sin mucho sentido.

De todas maneras la novena legión existió y realmente se desconoce que pasó exactamente con ella (aunque ultimamente a los historiadores les parece más probable que fuera trasladada a oriente)