(7 años de extravagantes aventuras)

viernes, 4 de marzo de 2011

¿Sabes que es lo malo? El mamut sí



Ayer en la 2 estaban emitiendo un documental sobre hombres prehistóricos. Como es de esperar, encontrábamos la típica escena en la cual un reducido grupo de trogloditas desaseados tratan de cazar a un poderoso mastodonte.

Los trogloditas en cuestión estan interpretados por jóvenes desgraciados que se han ido a California en busca de "su oportunidad". El elefante peludo está cutremente fabricado con un ordenador Apple del Media markt. Pero ese es otro tema.

Yo estaba emocionando viendo la sencuencia por que a mi lo de gente peleándose con monstruos siempre me ha parecido guay... ¡Más todavía si está inspirado en hechos reales! Pues bien, al parecer, la técnica más utilizada aquellos días consistía en que un par de hombres valientes llamasen la atención del animal, vociferando y saltando frente a sus colmillos. Entretanto, el líder de los cazadores clavaba una inmensa lanza en el punto débil del coloso: su ano.

Repito. Su ano.

Ojiplático me quedo. ¡Pero que me estás contando! ¡¡No te fastidia, así mato yo también al puñetero mamut!!

¿No podían atravesarle el ojo? ¿O la panza? No. El ano. Es un motivo menos mitológico pero muchísimo más práctico. ¡Que poco respeto por la presa, madre! Ya podrían cargárselo a tiros.

Amigos míos, las dudas me invaden... ¿en serio que ya NI ESTO tiene dignididad?

Hablamos del símbolo supremo del poder del hombre sobre las bestias, la lucha épica de lo pequeño contra lo descomunal, la emoción del combate, los inicios de nuestra especie, el triunfo del ingenio frente a la fuerza bruta, la odisea de la supervivencia... todo una farsa. UNA FARSA.

Yo había leído que nuestros ancestros preparaban ingeniosísimas trampas para hacer frente a estas colosales bestias. Que las partidas de caza podían contar hasta con treinta hombres. Que usaban fuego. Que los mamut eran criaturas imponentes pero no invencibles. Que las atraian a pozos de brea y que las inmovilizaban con redes... ¡no que le metían un PALO POR EL CULO!

Pero mucho me temo que eso es exáctamente lo que se dedicaban nuestros antepasados. A meter palos por el culo a mastodontes despistados.

Ay, amigos, que le vamos ha hacer. Si vivimos en un mundo escatológico no podemos negar los hechos. Al final, hay ciertas cosas que debemos tener en cuenta: La realidad parece cada día más estupefaciente, la vicisitud (y sordidez) han acompañado al hombre desde sus inicios, hay numerosas pruebas de estupidez a lo largo de la existencia humana, hay un tiempo de sobrevivir y un tiempo de culto, la prehistoria de derribo tiene un matiz ausente y... viruete.com

8 comentarios:

engelson dijo...

y el ojo le han atravesado, pero el del culo, lo que viene a ser el ojete, con esos colmillos los otros ojos deben ser difíciles de alcanzar sin peligro, y la panza me da que será blandita pero más lo es el ojete

James A. Castillo Murphy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kanif dijo...

¡Ano nadado me dejas!

DPodadera dijo...

Pues yo veo aquí una técnica de batalla bastante extrapolable a la actualidad. Me la apunto!

José Viruete dijo...

Que potito el párrafo final!

Paco Fox dijo...

El chiste final con ... y viruete.com me ha encantado.

Maeglin dijo...

Yo siempre he sido un firme defensor de la recuperación del Mamut en cuanto la genética tuviera medios para ello. Pero si la sodomía acecha ya me haces dudar...XD

Anónimo dijo...

Así que el Hombre ya estaba dando por culo a la naturaleza en aquella época.