(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 22 de marzo de 2011

Camelot es una mierda (tira de la cadena)



En un penoso intento por aprovechar el más que seguro éxito de "Juego de tronos", la cadena Starz ha sacado hace poco una serie de aventuras para adultos basada en el universo artúrico. "Para adultos" significa que la mitad de las actrices salen en tetas y "artúrico" que vemos a un chaval que promete ser el Rey Arturo pero vamos, hasta el clásico "Merlín el encantador" de Disney respeta más los textos de Sir Thomas Malory que esta cosa infame.

Vamos a empezar por el principio. La cadena en cuestión es la misma que produjo la serie esa de Espartaco, probablemente uno de los productos audiovisuales más ridículos y lamentables de la historia del hombre. Por lo tanto no era lógico esperar mucho. Pero vamos, que indignidad...

Joseph Fiennes interpreta al PEOR Merlín de la historia del cine (o de la tele, en este caso) mientras que un púber con cara de fumador de opio presta su rostro al mítico rey de los bretones. Eva Green es Morgana Lefay y James Purefoy es el cruel rey Lot. Follan y matan mucho asi que se supone que son muy malos.

Sobre la fidelidad al mito... ¿fidelidad? ¿¡Donde!? Ya nadie en Hollywood se molesta en acudir a la fuente original. Directamente, cogen el "Excalibur" de John Boorman y, a partir de ahí, quitan, ponen, pegan, despegan y reinventan. Es un sistema de adaptación (por usar una palabra que entendamos) un poco lamentable, la verdad. Existen cientos de leyendas diferentes en torno a Camelot, miles de formas distintas de enfocar a los personajes y sus conflictos. Sin embargo todos tiran por el mismo camino. El resultado acaba siendo predicible y aburrido, claro está.

Tampoco espereis mucha acción. En todo el piloto apenas disfrutamos de una escaramuza.


Otra cosa que me ha parecido bastante odiosa es que estamos ante la típica "fantasía" ATERRADA de admitir que es "fantasía". Para empezar, como el rey Arturo nunca existió, tratar de plantear sus peripecias de forma "realista" ya demuestra una estupidez profunda. Pero aun aceptándolo, hay formas de hacer las cosas bien y formas de hacer las cosas mal.

En "Juego de tronos", Martin incluye no-muertos, dragones y estaciones que duran años. No le da vergüenza admitir que escribe sobre un mundo muy distinto al nuestro. En este "Camelot" tenemos a los archiconocidos Merlín y Morgana pero sólo les vemos llevar a cabo UN puñetero conjuro en todo el capítulo. Y uno bastante pobre: se cambian la cara. Cojones, eso lo hace hasta Joaquín Reyes.

La cosa tampoco parece que vaya a mejorar en futuros episodios, por que todos los personajes, aunque pertenezcan a la nobleza, van vestidos guarramente, viven en castillos de pura mugre y ni siquiera tienen la decencia de pelearse contra un monstruito.

El rollo "hagámoslo realista" acaba afectando al propio argumento, por que al rechazar su halo mítico, la historia pierde también muchos de sus conflictos y, por tanto, su interés. Uther Pendragón firma un testamento donde reconoce como hijo legítimo a Arturito. Nada de ESPADA EN LA PIEDRA. Camelot es una fortaleza de los romanos que nuestros protagonistas deciden usar como refugio. Nada de ALZAR EL REINO. Los caballeros leales aparecen de repente y se arrodillan ante el aspirante al trono, sin hacer preguntas. Nada de REUNIR A LA MESA REDONDA. Da la sensación de que al héroe le ponen las cosas de forma extremadamente fácil.

Pero lo peor, con mucha diferencia, es que TODOS los personajes hablan como yanquis y actuan como yanquis. No existe el menor interés en transladar al espectador a otras épocas u otros mundos. El casting no estaría tan mal si no fuera por esa manía absurda de hacer que cada habitante de la Inglaterra medieval se comporte como si fueran a una reunión de antiguos alumnos de un instituto de Michigan. Esto, nuevamente, provoca que muchos incidentes que ocurren en pantalla no resulten verosímiles. ¿Un chaval se acuesta con la prometida de su hermano y sólo bromean sobre ello? ¡Venga ya!

La gente se insulta con total impunidad (pero de buen rollo) y solucionan sus duelos dialécticos con un ¡¡MIEEEENTES!!

Cuando le dicen "compórtate como un rey", Arturo muestra la dignidad y dureza que se esperan de él... y entonces, deja de hablar como un WASP del medio-oeste y empieza ha hablar como un puñetero GANGSTA de L.A. Para que os hagáis a la idea.

Que a gusto me he quedado.

12 comentarios:

TheWriter dijo...

La serie me tenía mala pinta y tal pero... JOOOODER... No esperaba que fuese para tanto xD

HansHelm dijo...

XD. No soy tan duro como tu en la evaluación general, pero he de reconocer que clavas los argumentos. La fantasía con miedo a reconocerse a sí misma es lo peor, también me molesta profundamente un detalle secundario como... Arturo. Vale que al principio es un niñato y tal, pero joer, que sea alguien con carisma, que inspire simpatía y capacidad de liderazo, este en lo único que piensa es en tirarse a las novias de los parientes. También es verdad que hay un montón de versiones diferentes del mito para terminar haciendo siempre la misma y ¡esta vez con notarios de por medio! A Merlin no lo veo mal, la verdad.
Algo hace que aun le quiera dar un voto. Supongo que al final terminaré arepintiéndome.

HansHelm dijo...

Algo de humor (voluntario) no le vendría mal, en Excalibur lo había y no pasaba nada. En esta no pude evitar sonreir en esa escena en la que van a caballo, ven el castillo al fondo y excalaman "Camelot!", me faltaba Patsi diciendo que era sólo una maqueta.

Kike dijo...

Creo que todos esperábamos a Patsi ahí, compañero.

Espero que antes de final de temporada desvelen como detener terremotos con la vejiga de una oveja.

Sergi H. dijo...

Como discrepo de vos señor!

¡Espartaco es una gran serie! Violencia, sexo, violencia, tetas, desmembramientos, orgías, decapitaciones... y dicen polla y coño 2 veces por minuto! ¿Quién da más?

El mejor material audiovisual para después de un largo día de trabajo y pocas neuronas disponibles!

El Tipo de la Brocha dijo...

¿Pero sale Eva Green en tetas o no? ¡Queremos saber!

Sonja dijo...

Anda, ese es el de los flasforward esos.

Kike dijo...

-Espartaco es un disparate. La gente capaz de coger a un personaje histórico tan relevante y convertirlo en un dibujito animado... merece todo mi desprecio.

-Se ven los pezones de Eva Green, de forma muy fugaz.

-No sé de que flashforward hablas.

guiwenneth dijo...

Quique,has visto mas de dos capitulos de Espartaco?Lo digo de buen rollo ,mas que nada porque la serie mejora ,tarde ,pero mejora,y el efecto ese de comic del que tanto abusan al principio ,luego se olvidan de el

Kike dijo...

He visto tres episodios. El 1, el 3 y el 4.

Me han parecido todos igualmente odiosos y he desistido totalmente.

Monica dijo...

pues tenía muchas ganas de ver Camelot, pero después de leer tu artículo...se me han quitado las ganas.

Boadiccea dijo...

Bien, como siempre, has metido el dedo en la llaga. La audiencia, ávida de rollito medieval que está tanto de moda, está dispuesta a tragarse cualquier movida que tenga que ver con las Dark Ages: esté bien hecha o no.

Hacer una serie de esta temática hoy en día solo puede tener dos resultados: que sea la rehostia, o que sea Camelot, un cúmulo de sinsentidos aderezados con un pijeras, sus colegas pijeras y tías maliciosas. Y un mago que va puesto de speed, todo sea dicho.

Los castillos y los reinos, como tu dices, dan ganas de exclamar: YO NO LUCHO POR ESA BAZOFIA, antes me aposento en IKEA. No se curran la estética (lo de Camelot es una ofensa, de verdad), por lo que, en cuanto forma, ni eso se salva.

En cuanto a contenido, coincido con tu referencia a Boorman. Ahora, para aproximarse al mito artúrico, o bien tiras de Boorman o te vuelves Clive Owen y haces una gran cagada y la intentas colar como si fueras un experto. No consiguen verosimilitud en ningún caso. Ni con la trama ni con los diálogos ni con los personajes. El mito artúrico daría tanto de si, podría aproximarse de tantas formas! ¡Quien pudiera ser guionista, kike! Pero no voy a soñar despierta...

Seguramente lo que más me enerva de esta serie es que intenta saturarnos de acción vacía. En cada episodio pasan mil cosas: mil. En, qué, 47 minutos, han pasado por mil cosas, y no han conseguido profundizar en ninguna de ellas. ¿Cómo se puede hacer eso? ¿Cómo, teniendo una de las más extensas mitologías de europa, una de las más estudiadas y con más matices, se permiten este error? CAGADA TOTAL. Vamos, que no me gusta.

Pero yo la veo y la seguiré viendo porque me gusta ser testigo de la decadencia humana.