(7 años de extravagantes aventuras)

miércoles, 3 de noviembre de 2010

"Héroe" quien la soporte hasta el final


Para mi la palabra "Héroes" evoca automáticamente "Heroes of might and magic". Desgraciadamente, no todo el mundo parece estar de acuerdo.

A pesar del título, estamos ante un-drama-con-niños de la peor calaña. Ese género que creíamos desterrado pero que resurge con el tiempo como los hongos en las piscinas. Básicamente, es igual que "Los Goonies" PERO quitando todo lo divertido. ¿Que interés puede, por tanto, tener semejante película? Os lo desvelaré: ninguno.

La historia cuenta con dos líneas temporales paralelas. Uno de ellas transcurre en los 80 y la otra, con los personajes más creciditos, en la actualidad. Ambas partes apestan, la primera por cursi y la segunda por falsa.

La trama que transcurre hace veintitantos años está protagonizada por un grupo arquetípico de chavales de lo más hostiables. Está el protagonista rubito, que guarda un rencor injustificable hacia su padrastro, está el brutote de buen corazón, la "chica" (si tienes vagina no necesitas más rasgos identificativos), el empollón y, mi favorito, el "ADORABLE". El ADORABLE en cuestión es un chiquillo con síndrome de down. Pero, eso sí, nadie menciona NUNCA en toda la película que es síndrome de down. De hecho, es el personaje más sensato de la pandilla, con diferencia. Viva la corrección política.

El quinteto de la muerte desea ganar una carrera de cachivaches anual que se celebra en el pueblo. El ganador puede controlar, por todo el año siguiente, una cabaña en un árbol. Que además de ser un milagro de la ingeniería, tiene el poder de conceder deseos. Uoooooh...

Estas movidas no las he visto en España en la puta vida. Pero vale, me lo creo.

Lo que sí que no me creo es a esos crios. Acojonante como se nos deja clarito que todos tienen razones PODEROSÍSIMAS para ganar la "Gran Carrera". Sobre todo el ya mencionado protagonista que desea que "vuelva su verdadero padre". No se vosotros. Pero yo con doce años seguía jugando con dinosaurios de plástico. Si acaso, estaba empezando a descubrir el Heroquest. Pero lo que es objetivos intensos en la vida, como que no.

La trama ambientada en la actualidad gira en torno a un tipo muy estirado que se topa con una chica alocada. Con su alegría, la extraña conseguirá que su acompañante vuelva a sentir la emoción de la juventud. Y un cojón. La muchacha en cuestión es una perroflauta INSOPORTABLE que sólo merece el destierro del reino de Aragón. Y, por si os lo estábais preguntando, ni siquiera está buena.

La gracia (o más bien, desgracia) está en que ambos personajes se conocían de niños pero se han olvidado el uno del otro por culpa de avatares de la vida. Que poético todo.

Adoro la comedia. Y soy de los que creen que, si no incluyes momentos graciosos en una historia, la gente se reirá donde no debe. Pero el sentido del humor de esta cinta me parece... espantoso. No voy a desarrollar mucho este tema por que es difícil de explicar con palabras y más un asunto de percepción personal que otra cosa.

De lo que si quiero hablar es de la omnipresente banda sonora. Es buena desde un punto de vista musical. Pero es HORRIPILANTE en conjunción con las imágenes. Por si los actores no fueran lo bastante intensos, el guión lo bastante arquetípico o los diálogos lo bastante plomizos... unos violines ÉPICOS se encargan de subrayar cada momento, tanto cómico como trágico, de forma sonrojante. Por no hablar de eso temazos ochenteros que sí, todos adoramos, pero vive Dios que parecen extraídos de una tarde mala de Kiss fm y encajados a golpe de martillo en el peliculoide.


También hay una subtrama de amor. Fantástico. Entre un muchacho de doce años y, como diría Dragó, una zorrita de quince. Que el chico se quede embobado con la seductora adolescente de pelo cardado es algo que puedo entender. Que la otra responda positivamente, NO.

Lo mejor es como termina esta línea argumental categóricamente absurda: la chica besa en la boca a su pretendiente. Pero este, al recibir semejante muestra de cariño, sale corriendo. Se ha dado cuenta de que no es ella a quien quiere, sino a su amiga de toda la vida. TÓCATE LOS COJONES.

¿Tengo en serio que explicar por qué me resulta vomitiva toda esta situación? ¿No? Gracias...

Toca fabricar el cachivache. Hay un hermoso montaje musical en el cual cinco menores de edad (entre los cuales, recuerdo, se encuentra un síndrome de down) construyen un pedazo de vehículo en tres días haciendo uso de herramientas altamente peligrosas. Sin comentarios. Bueno sí, que coño, voy a comentarlo: a mi y a mis colegas nos dan seis meses AHORA que tenemos veintantos tacos y, a parte de quedar lisiados en el proceso, el resultado final tendría más que ver con un mojón que con un coche.

El grupito va a probar el artefacto en una cuesta antes de la "Gran Carrera". Pero la dama fortuna es voluble y caprichosa... ocurren varias cosas espantosas y, por razones que me importan bien poco, los muchachos acaban peleándose. De esta forma, el grupo de marras se disuelve. ¡Dioses!

Nuestro fantabuloso protagonista corre con su bici por la carretera con lágrimas en los ojos cuando... Catapum. Es atropellado por un trolebús en uno de los momentos cómicos más descacharrantes de los últimos años. Yo, al menos, tenía ganas de descojonarme a voz en grito. Tachadme de "insensible" si os hace ilusión, pero me parecía todo tan FACILÓN que sólo podía encajarlo en el terreno de la parodia. Además, que el chaval se lo merece por tonto y los padres por no tenerle vigilado, hombre ya.

A partir de aquí, lo que queda de peli es en Slow Motion. Con gente llorando y tal. Queda todavía como un cuarto de hora para que termine la pesadilla, que se hace INTERMINABLE debido a que los personajes han perdido la capacidad de moverse a 24 fotogramas por segundo.

Es en este punto cuando yo me pregunto: ¿¿Como puede hacer nadie una película ambientada en los 80 y no incluir un miserable plano de un ZX Spectrum funcionando?? Lo máximo que encontramos es una chiquilla jugando con el Game & Watch de Donkey Kong... pero para entonces la negra sombra de La Parca ya planea sobre el metraje.

La última escena es en la actualidad. Los mismos personajes pero ya con unos añitos a la espalda, juguetean en el agua (evidentemente, a cámara lenta) al ritmo de la infame "Forever young". Madre mía. Vaya pastelón.

No podía caber en mi asombro. Menuda falta de talento destilaba aquel ridículo experimento... mientras semejantes pensamientos cruzaban mi cabeza, varios espectadores se levantaron y empezaron a aplaudir. ¿En serio? ¿Tan hondo te ha llegado este melodrama de manual? Pronto otros seres humanos empezaron a imitar a los primeros. Y yo, sólo, observé con temor como docenas de personas a mi alrededor chocaban sus palmas, emocionadas. El fin de los días está cerca. De eso no cabe duda.

12 comentarios:

Ryben dijo...

Eh, no nos dejes con la intriga!!! ¿Que sucede al final? ¿Se meten en la cabaña y viajan al pasado para darse de hostias a si mismos? ¿Logran recuperar una tasa de fotogramas aceptable? ¿Era todo un sueño del perro?

Kike dijo...

¿Que intriga? ¡Si ya está todo contado! ¡La peli es así... y yatá!

elprimerhombre dijo...

A mí me decepcionó bastante porque el argumento parece que sea sólo una excusa para copiar descaradamente escenas y tópicos de buenas pelis de los 80 como Los Goonies, E.T., o sobre todo Cuenta conmigo. Eso sí, sin casi aventuras y sin carisma.

Por cierto, he leído el argumento de la peli en varios sitios de internet y en todos está mal explicado. Me parece muy fuerte. En ningún momento el personaje del publicista puede recordar aquel verano (como se plantea en ese absurdo y supuesto argumento) porque él no estaba en la pandilla, y usted lo sabe (no cuento más).

Un saludo!

Kike dijo...

Muy cierto, pero ¿a quien leches le importa? La trama del "futuro" es perfectamente prescindible.

Kike dijo...

Y además, que leches, el hermano SÍ estaba ahí. Otra cosa es que estuviese metido en los tejemanejes de los Goonies estos de baratillo.

Kike dijo...

Mmmh... sobreutilización del término "leches"... tendré que volver más a menudo a las clásicas "hostias"...

Pabela dijo...

Obviamente no la veré porque me ha divertido más tu crítica de la película que la curiosidad de verla! jajaja me apunto para seguirte me encantó el artículo! Saludos.

aurelia dijo...

Pues me ha dicho el director que la segunda parte sera con zombis y rodada en blanco-y-negro...

Daniel dijo...

Lo que me he reído, Kike. Desde que empecé a seguir tu blog, esta ha sido de las mejores críticas que he leído, jajajaja!

Un saludo!!

engelson dijo...

seguro que en la escena de fabricación del cachivache parecían el Equipo A tuneando un vehículo cualquiera, me la apunto para no verla jamás, eso sí, la crítica ha sido bellísima

Kike dijo...

Gracias por vuestros piropos. Casi merecen la pérdida de dos horazas en semejante engendro.

Hopewell dijo...

Me he reído tanto con tu crítica que me han entrado ganas de verla a pesar de saber que vomitaré de tedio!