(7 años de extravagantes aventuras)

lunes, 15 de noviembre de 2010

Déjame entrar que me están tirando tomates.



Menuda decepción. La resurrección de la Hammer NO podía ser más sosa.

Existen pelis repugnantes, odiosas, vomitivas, dignas de ser quemadas hasta la última copia. Este no es el caso. Pero sigue siendo un largometraje que calificaría de "malo" sin ningún remordimiento. Creo que los directores mediocres de hoy se aprovechan de que Hollywood esté plagado de gente como el amigo Roland Emmerich. Puedes hacer una peli tontísima y seguir diciendo: "¡Al menos no es una basura completa!"

Trama tópica hasta extremos sonrojantes. Secundarios sin el menor carisma. Ni un puñetero susto efectivo. Giros argumentales más que predecibles. Planos infinitos y vacíos (en todos los sentidos). Fracaso de taquilla en USA. No me extraña. Notable alto en IMDB. No me extraña tampoco.

Y no, no he visto la versión nórdica. Aunque un colega sí y dice que son prácticamente IDÉNTICAS lo cual, obviamente, le quita todavía más puntos al experimento este.

6 comentarios:

Raúl dijo...

Pues te reocmiendo que veas la versión nórdica. Realmente me pareció buena, y sin haber visto la yanqui me atreverái a decir que los actores nórdicos son mucho mejores.

Vale que los yanquis la hayan calcado plano por plano, pero sería como juzgar Rec sólo pro haber visto ese truñazo llamado Quarentine.

Hopewell dijo...

Pues a mi la versión nordica me pareció un truño de proporciones místicas. Me niego a ver la americana por ello.

Wolfville dijo...

A mi la original me resulto excesivamente pedante en su discurso artístico y creo que lo más interesante sigue siendo la novela original. Si no te gustó esta versión, te puedo garantizar que la nórdica te gustará mucho menos.

Saludos!

Lobo de piedra dijo...

Me he partido con el titulo del post "Dejame entrar que estan tirando tomates" buenisimo.

Kike dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios, amigos. De verdad que la historia de los "matones" y la "vampira harta de su condición" me pareció una grandiosa chorrada. La idea de tener a una niña pequeña como avatar del MAL, sin ser nada original, me parecía mucho más interesante en su concepto. Eso sí, no tengo intención alguna de tragarme el "premake" ni leer la novela...

Sonja dijo...

A mi la versión nórdica me pareció infumable, ni me dió miedo, ni suspense, ni mucho menos me enterneció la niñaja esa (la verdad se me quedaron las ganas de que vinieran los de Supernatural a cargársela) ni su amistad con el crío, y encima leveo un trasfondo moral de lo más decadente.