(7 años de extravagantes aventuras)

miércoles, 27 de octubre de 2010

La saga épica de Peter Jackson contra los actores meones



En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. Y sobre la superficie, un montón de gordas idiotas que, con sus desgardables alaridos, casi logran que se mude.

Pero este cuento hay que contarlo desde el principio...

Tras la preproducción más accidentada de la historia mundial, cierta precuela de cierta saga fantástica de éxito, al fin, se ponía en marcha. Repasemos algunas de las desgracias acontecidas: New Line Cinema queríallevar a cabo la producción por su cuenta sin contar con Peter Jackson, que acababa de interponer una demanda por que le debían tropecientos mil millones. Solucionar ese asunto no fue fácil pero acabó arreglándose cuando New Line Cinema, como tal, dejó de existir. Tras esto resulta que la mitad de los derechos todavía pertenecen a una pandilla de vagabundos que, como el perro del hortelano, no comen la col pero tampoco dejan comerla. El director escogido por el señor Jackson (que, recordaréis, no era otro que nuestro buen amigo Guille) huyó por patas después de tres años de dar vueltas y más vueltas alrededor de una peli que no empezaba nunca. Por si esto fuera poco, los estudios Weta estallaron en llamas sin motivo aparente. Todo bien, gracias.


A un par de meses de ¡AL FIN! iniciarse el rodaje, aparece un nuevo conflicto. Que, como si de un episodio de Star Trek se tratara, bien podía haber significado EL CONFLICTO FINAL.

Al parecer, un sindicato de actores australiano decidió atacar la producción a cambio de exigencias laborales ilegales ¿Qué? ¿Cómo, cuando, donde...?


Suena absurdo. Lo es. La unión de actores MEAA (que dadas las circunstancias, el más adecuado de los nombres), con menos de cien miembros en Nueva Zelanda montó un pedazo de "boycott" contra la producción de "El Hobbit". Boycott que sólo levantarían a cambio de pequeñas exigencias tales como absurdos porcentajes sobre los beneficios de la cinta.

La fea cabeza visible de esta organización de cabestros es una tal Hellen Kelly (presidenta del "Council of Trade Unions",) que en las últimas tres semanas ha recibido más insultos que Francisco Franco en treinta años de democracia.


Parece la clásica guerra de "empresarios malvados" contra "pequeñois trabajadores". Pero no lo es.

Para empezar por que la propia MEAA admitió que quería usar el Hobbit para fagocitar otros sindicatos de oceanía y ganar notoriedad. Pero les ha salido el tiro por la culata, me temo.

Warner Brothers, que es quien va a poner la mayor parte de los 670 millones que costará la peliculita (!!!) tomó la mas sabia de las decisiones: a tomar por culo todo, nos vamos a Irlanda.


No se marcaban un farol, amigos. Ahora es fácil ver las cosas con perspectiva pero por mucho tiempo la situación estuvo realmente tirante. Las amenazas de Warner de mover "El Hobbit" eran muy reales. De hecho, hasta hace un par de días estaba CONFIRMADO que la película se rodaría en el país de los tréboles.


La población civil, enfurecida, echó la culpa de todo a una caterva de actoruchos avariciosos que habían desencadenado el apocalipsis por pura ignorancia. Muchos de los sindicatos afiliados a la MEAA se separaron de esta y, con lágrimas en los ojos, sus líderes ofrecieron rendir culto al estudio norteamericano para que mantuvieran la película en esa pequeña isla del pacífico. No es para menos. Sin el mundo mágico de Tolkien, Nueva Zelanda perdería más de mil millones de dólares anuales sólo en merchandise y turismo. Además del daño a largo plazo que sufriría su industria cinematográfica, actualmente, una de las más importantes del país.

¿No es gracioso como el destino de toda una nación puede depender de un producto "friki" de entretenimiento?

Evidentemente, como en todo conflicto, uno tiende a ponerse del lado del raciocinio. Y, amigos míos, ese es el lado de Warner Brothers, la gente que tiene pensado inyectar un dieneral en la isla sólo para encontrarse con el pifostio que son capaces de montar cuatro australianos chillones.


Empezó a circular el rumor de que Warner llevaba meses queriendo llevarse la película a Irlanda por las ventajas fiscales. Sir Peter Jackson (con un lamentable aspecto de heroinómano desesperado) dijo que semejante afirmación no era sino "Basura", entre otras cosas por que ya habían empezado a construir múltiples escenarios en la maravillosa nación de los Kiwis y que la decisión esta había sido de lo más repentina. Lo necesario para salvar la producción era dar un poco de confianza.

Más momentos absurdos para recordar forever: estas palabras de Pedrito desencadenaron nada menos que un MANIFESTACIÓN POPULAR pro-estudio y anti-sindicato que reunió a varios miles de personas. "Save the Hobbit". Cágate, lorito.


En la manifestación, el lema que más podía verse era: "NUEVA ZELANDA ES LA TIERRA MEDIA".

Bueno, quiero aclarar que la Tierra Media NO es Nueva Zelanda. La Tierra Media, tal y como la escribió Tolkien ES Europa. Entre otras cosas por que se plantea más una mitología escrita en tiempos modernos que un reino de "fantasía". La Comarca es su amada Inglaterra, Rohan representa a los reinos germánicos, Gondor es bizancio... existen datos más que suficientes al respecto en sus cartas. En la mitología nórdica el mundo era conocido como Midgard que significa, literalmente, "Tierra media", puesto que a todos los pueblos a lo largo de la historia les ha gustado considerarse el centro del universo. En el poema en inglés antiguo Beowulf (una de las mayores influencias del profesor) aparece seis veces la palabra Middangeard cuyo significado es exáctamente el mismo.

Ahora bien, una vez aceptamos esto, Nueva Zelanda se presenta como un entorno natural magnífico para recrear este universo. Ya nos fascinó en "El señor de los anillos" y, esperando cierta continuidad, parece lógico que nos fascinase igualmente en "El hobbit". Además de los miles de técnicos, extras, carpinteros, picapleitos etc que perderían su trabajo. De forma que sí, aun considerando que el asunto ni me va ni me viene yo esperaba, con sincera preocupación, que la película se rodase allí.


La MEAA seguía en sus trece e incluso tuvo los huevos de cancelar una reunión en estos momentos críticos. Hellen Kelly seguía defendiendo a sus amigos frente a la estupefacción de sus coetáneos. Todos los días concedía entrevistas en las cuales quedaba en el más absoluto de los ridículos. Finalmente, el Primer Ministro de Nueva Zelanda, John Key, hizo unas declaraciones que pueden resumirse en "¡¡CÁLLATE DE UNA PUTA VEZ!!"

Y si el presidente de tu país te dice que te calles, quizás debes pensar en callarte.


A todo esto aparece una página de facebook que en tres días consigue 12000 afiliados. La página se llama, de forma no muy original, "Save the Hobbit". Y logra convocar, atención un RALLY BENÉFICO a través de toda la isla para demostrar a la gente de Hollywood como la población de ese gran estado les apoyaba al 100% ¿A quien cojones le importa el cáncer de mama? ¡¡Los orcos SÍ que son relevantes!!


Esta semana, los jefazos de la Warner se han reunido nada menos que con el Primer Ministro Key in person. Y no sabemos a que clase de acuerdo han llegado pero sí sabemos la consecuencia:

EL HOBBIT SE RODARÁ EN NUEVA ZELANDA.

Tanto rollo para terminar como hemos empezado. Asi es amigos, cuanto más cambian las cosas, más siguen igual.

Entretanto, los sindicatos han tenido que ceder. Aunque Hellen Kelly parece no haberse enterado de nada.


Ya se han hecho los primeros anuncios de casting:

Vuelven, como no podía ser de otra manera, Gandalf el gris y el pobre Smeagol, encarnados respectivamente por Ian McKellen y Andy Serkis (nadie ha dicho nada todavía de Elrond y Galadriel). El nuevo Watson de la BBC (Martin Freeman) es Bilbo Bolsón y el Doctor Who de los 80 (Sylvester McCoy) es Radagats el pardo.

Luego hay un ejército de guaperas que han sido escogidos para interpretar a Thorin escudo de roble y sus doce violentos amigos amantes del pelo facial.


Hasta ha salido el rumor de que Leonard Nimoy tendría un pequeño papel en la película. Parece, como poco, improbable, aunque a mi me molaria. ¡¡El comandante Spock sería absolutamente perfecto como Thranduil, rey del Bosque Negro!!

Ahora el culebrón ha terminado y las cosas han regresado a su sitio. Queda demostrado, una vez más, que el poder más grande de este mundo no los poseen Istar ni Nazgûls: sino los capitalistas.


BONUS TRACK:

Aquí os dejo la canción que, con toda probabilidad, más sonará en los foros de Tolkien por los dos próximos años...



Out in the distance
There's so much gold
The treasure that I've found
Is more than enough
Far to the hill we've to go
Over the mountains and seas
To the old hill
Where the old dragon sleeps
Blind in the dark dungeon's night
So God please take me away from here
And Gollum shows the way right out

I'm alive

The dying dragon brought trouble and pain
And horror to the halls of stone
I'll take the mighty stone
And leave the dwarves behind
Ice and fire and forest we passed
And horror in the halls of stone

Trolls in the dark
The dawn took them all
Caught in the wood
By the wooden king's men
But now I'm alone
'Cause I've made up my mind
By the spell of gold

The king under the mountain
Will risk the great war
Oh what a fool
He's losing control
So I am trying to find a way
Blind in the dark dungeon's night
Then darkness comes from the northern side
And Thorin clears his mind

5 comentarios:

Condesadedia dijo...

Lo que debería hacer el PJ es pasar de "El hobbit" y rodar un documental sobre "cómo no se hizo", tipo "Perdidos en La Mancha" (o cómo Terry Gilliam no consiguió rodar una peli sobre el Quijote). Yo estaría más dispuesta a verla que esa cansinez del piespeludos...

Locurainside dijo...

Seguro que El MAESTRO jamás se imaginaba la que se iba a liar por una simple frase: "En un agujero en el suelo, vivía un hobbit."
Me encanta que eso haya estado apunto de cambiar el rumbo economico de un país.
Y por diós que la terminen ya! se que voy a odiar intensamente el 90% del metraje, y temo el resultado final, pero quiero verla.
Ea.

Agent of Chaos... dijo...

Hmm me encanta como usas cualquier articulo de excusa para poner musica de BG XD.

Corso dijo...

Pues a mí me hubiese encantado que al final Warner se hubiese llevado El Hobbit a Gran Bretaña. Además de poder haber tenido cerca unos estudios de rodaje de la Tierra Media, seguramente hubiese sido la única oportunidad de que volviésemos a ver de nuevo a mi viejuno y admirado Christopher Lee como Saruman u_u

Anónimo dijo...

Bien por la gente de Nueva Zelanda por no dejar que se impusieran los intereses de unos cuantos artistas de segunda que sólo querían lucrarse como ocurrió aquí con la SGAE.