(7 años de extravagantes aventuras)

sábado, 20 de marzo de 2010

Acantilado rojoooooooooo



El otro día acudí raudo y veloz al estreno de "ACANTILADO ROJO", supermegaflipada asiática con ejércitos acojonantes crujiéndose el lomo. Por supuesto, me encantó. Eso sí, mucho argumento no es que tenga, pero vamos, tantas armaduras y espadotes juntos sólo pueden dar lugar a una OBRA MAESTRA.

El malo se llama CACAO-LAT y desea conquistar las tierras del sur por alguna razón concreta. Los defensores se alian con unos tipos de otro sitio para evitar la invasión y entonces empieza lo que vienen a ser las hostias.

La película es, supuestamente, la adaptación de un fragmento de "EL ROMANCE DE LOS TRES REINOS", el más importante poema ÉPICO de la historia de China. Pero en realidad, no tiene mucho que ver con el material original y más bien parece una adaptación ultra-molona de la saga Dinasty Warriors. Ya sabéis, guerreros de ojos rasgados saltando, mutilando, aplastando y ganando puntos de experiencia... También hay un poco de warhammer chinorri por ahí pero las batalla se ganan más mediante la estrategia (ideas aparentemente absurdas con un éxito letal) que la táctica (movimientos inteligentes de las tropas).

Me encantaría ver el "brainstorming" que celebran los comandantes para planear cosas tan retorcidas y efectivas. ¡Ahora entiendo mejor Humor Amarillo!

Los personajes, eso sí, son demasiados, con nombres muy raros (no te jode, son chinos) y, a riesgo de parecer racista, a algunos resulta imposible distinguirlos. Luego salen un par de chicas con un papelito reducido cuyas motivaciones no están demasiado desarrolladas aunque tampoco pasa nada. Siempre está bien incluir un par de chicas asiáticas.

Al parecer, en China se estrenaron dos filmes de unas tres horas mientras que nosotros sólo podemos saborear la "versión internacional", un único largometraje de 144 minutos. La película es, EVIDENTEMENTE, una condensación antinatural de un díptico mucho mayor en todos los aspectos. Eso a veces estropea un poco la experiencia al dar la sensación de que vemos un "resumen" de la historia en lugar de la historia en sí (sobre todo la primera mitad). Aunque eso sí, las batallotas parecen permanecer completas por que duran la leche y más manguzadas ya no pueden verse.

Si disfrutas viendo a millones de chinos descuartizándose con complejo armamento, no dudes en comprar una entrada. Merece la pena la pantalla grande, en serio. Es imposible que nadie minimamente informado salga decepcionado de la proyección, independientemente. Descojónate de la guerra de Troya, de William Wallace, las cruzadas, Enrique V, los campos de Pelennor o Napoleón Bonaparte... ESTO son batallas en condiciones. Y además, ni una ni dos ni tres. Hasta cuatro combates masivos con elegantes líderes y toneladas de hombrecillos sin valor.

El mensaje final es: "no importa el poder, sino tener coleguillas". Que es un mensaje muy bonito, diantre.

No hay comentarios: