(7 años de extravagantes aventuras)

miércoles, 17 de febrero de 2010

TOBOR... ¡¡El grande!!




Título original: Tobor the great
Nacionalidad: USA
Duración (min): 77
Color: Blanco y negro

Equipo Dirección – Lee Sholem.
Guión – Carl Dudley, Philip McDonald.
Música – Howard Jackson.
Reparto – Charles Drake, Karin Booth, Billy Chapin, Taylor Holmes, Steven Geray, Henry Kulky, Frank Roehn, Peter Brocco, Lew Smith.

La película comienza con un precioso plano de la Tierra girando de este a oeste… Sí justo en sentido contrario. ¿Estará Superman involucrado?
Tras esto, comienza la emocionante narración...
Tobor es creado por el Dr. Harrison y el Prof. Nordstrom para llevar a cabo viajes espaciales. Su cerebro electrónico esta diseñado de forma que es idéntico al de un humano, siendo capaz de emular cualquier emoción. El bicho es un poco cabezón y paticorto, pero impresiona cosa bárbara a la comunidad científica. De esta forma no pasa mucho tiempo hasta que nuestro mecánico protagonista se hará amigo de un chiquillo muy interesado en cachivaches futuristas, Brian, que tiene un maravilloso tupé de los 50.
Desgraciadamente, malignos espías comunistas descubren el invento y deciden robarlo. Para ello, engañan a Nostrodom y Brian de una forma tontísima y los encierran en un acogedor sótano. Por si la crueldad de los rusos no quedaba ya bastante clara, le meten al chaval una tollina de lo más cómica.
Lo que los bellacos no han previsto es que Tobor tiene sentimientos HUMANOS y jamás servirá a los rojos ni aun teniendo estos el control remoto. Usando su fuerza superior, el androide se librará de los espías y acudirá en rescate de Nostrodom y el muchacho, consiguiendo un final feliz para todos. Excepto para los comunistas, pero estos que se jodan.

Y yo me hago una pregunta... ¿se puede saber que tenían los tipos que hacían los carteles en los 50 con el esquema "mujer desmayada en manos de monstruo"? TODOS son iguales. Todos. ¿Tan impactante les aprecía el diseño que lo repetían una y otra y otra vez? Sobre todo considerando que en esta ocasión, el pobre Tobor es el héroe y, además, el tono de la película es más cercano al de la aventurilla infantil que al del suspense.
Estamos ante un filme claramente destinado a un público infantil, donde quizás el mayor defecto es que el personaje titular sale menos de lo que debería. Tampoco busquen inexistentes ambigüedades ni significados simbólicos: los comunistoides son malos por que son malos y punto y el roboto es bueno por que es bueno y punto.

A ver, el cuento este se ha quedado bastante anticuado, resulta un tanto previsible y tiene un estilo demasiado televisivo. Pero bueno, aun resulta disfrutable para muchos de nosotros. Por que, seamos realistas ¿Quién no ha querido un amigo robot? Este tipo de divertidas fantasías de mediados de siglo suplen ciertas necesidades internas que nos acompañan desde que aprendemos a cambiar los canales de la tele. O algo parecido.

Estamos ante el precursor directo de la genial “El gigante de hierro” (aunque me jode que no se parezca nada al libro). Muy recomendado para chavales inteligentes a los que no les moleste el blanco y negro y aficionados al subgénero de "gente-disfrazada-de-chapa".

Por si el lector avispado no se ha fijado, “Tobor” es, literalmente, “robot” al revés. ¡Que método tan maravilloso de inventar nombres! De este modo, si haces una película sobre amapolas, la protagonista se llamaría Salopama. Hete aquí un filón para los escritores de fantasía.
El modelo original de nuestro amigo robótico se expuso ante una tienda de Subset Boulevard para el deleito de los transeuntes... mas, al parecer, no tardaron ni dos horas en robarlo. Como hostias se puede hurtar semejante trasto a la vista de todos, escapa a mi entendimiento.

No hay comentarios: