(7 años de extravagantes aventuras)

domingo, 6 de diciembre de 2009

Robert Morgan contra los hijos de la noche





EL ÚLTIMO HOMBRE VIVO SOBRE LA TIERRA (1964)




Director: Ubaldo Ragona/ Sidney Salkow

Guión: Richard Matheson/ Furio M. Monetti/ Ubaldo Ragona

Reparto:


ACTOR

PERSONAJE

Vincent Price

Dr. Robert Morgan

Franca Bettoia

Ruth Collins

Emma Danieli

Virginia Morgan

Giacomo Rossi-Stuart

Ben Cortman

Umberto Raho

Dr. Mercer

Christi Courtland

Kathy Morgan

Antonio Corevi

Gobernador

Ettore Ribotta

Reportero


Productores: Samuel Z. Arkoff/ Harold E. Knox/ Robert L. Lippert

Banda sonora: Paul Sawtell/ Bert Shefter

Fotografía: Franco Delli Colli

Montaje: Gene Ruggiero/ Franca Silvi

Diseño de producción: Giorgio Giovannini

Dirección artística: Brunello Serena Ulloa

Diseño de vestuario: Angiolina Menichelli


“Last man on Earth” (El último hombre sobre la tierra) es un largometraje basada en el libro de 1954 de Richard Matheson “Soy leyenda”. Curiosamente, se trata de una producción más italiana que americana.


Esta es la primera de las tres adaptaciones que ha tenido el texto y la única minimamente fiel. Si bien la segunda "The omega man", aunque fallida, poseía ciertos puntos de interés. Pero la última versión, "I am legend" (protagonizada por Will Smith) se trata de una verdadera abominación cinematográfica que abusa de malos efectos digitales, mutila las intenciones de Matheson, incluye inmensas lagunas argumentales, utiliza constantemente recursos tópicos del cine de terror e introduce absurdos mensajes religiosos.


Matheeson escribió en los 50 el guión para un posible filme basado en su novela. Pero la censura de la época consideró que era demasiado violento y amenazó con imepdir la distribución del filme si este era rodado. Y aunque los tiempos han cambiado, aquel guión (según los que lo han leido, excelente) sigue encerrado en un cajón y nadie parece tener intencion de sacarlo.



En la historia original, la tercera guerra mundial ha dejado devastada la Tierra y ha permitido que se extienda un virus terrible. Un virus que existe desde hace miles de años: el del vampirismo. De esta forma, poco a poco la humanidad cae bajo los efectos de esta enfermedad que transforma a los hombres en bestias sedientas de sangre. Sólo queda una persona, biológicamente inmune y con suficiente voluntad para resistir. Robert Neville.


En esta primera versión cinematográfica, la tercera guerra desaparece, pero el resto de elementos del relato pasan a estar intactos. Vincent Price interpreta a Robert Morgan (rebautizado con este nombre para la película), un científico que como muchos otros luchó contra la plaga y fracasó. Todas las mañanas busca por la ciudad vacía a sus enemigos y los destruye. Todas las tardes busca alimentos y municiones. Todas las noches resiste desde su casa el ataque de las hordas de muertos vivientes que tratan de destruirlo.


Todo producto de ficción audiovisual busca una respuesta emocional por parte del espectador. Puesto que este se trata de un filme de horror con tintes de ciencia ficción, busca mayormente que el espectador se sienta acongojado y sorprendido con los acontecimientos.

A pesar de su escaso presupuesto y corta duración, el relato se desarrolla a la perfección, sin perder en ningún momento el ritmo y resultando increíblemente convincente. El final, si bien no es idéntico al del libro, transmite todo su dramatismo.


Pero, claro está, también nos encontramos con fallos. Ciertamente la película resulta demasiado deprimente y desesperanzadora en ocasiones. Por ejemplo, la escena del perro, similar a la de la novela pero con otra resolución, es sobrecogedora. La dirección es bastante plana y algunas escenas merecerían un tratamiento mejor. La fotografía carece de personalidad y el efecto "day-for-night" no está nada conseguido, mientras que los sencillos efectos especiales y de maquillaje acaban pareciendo insuficientes.


Estos y otros problemas hicieron que Matheson rechazara el resultado final y pidiera que quitaran su nombre de los créditos.


Pero entre los numerosos aciertos del largometraje se encuentra una atmósfera tenebrosa y opresiva, un uso adecuado y no reiterativo de la voz en off y la actuación del siempre genial Vincent Price, el “príncipe del terror”.



Desde el punto de vista de la comunicación, estamos ante un ejemplo especialmente interesante, puesto que sólo hay un personaje humano. Morgan está acorralado y completamente solo. ¿Qué posibilidades tiene de comunicarse? Absolutamente ninguna. No tiene opción de hablar, de expresarse, de mostrar a los demás nada suyo que no sea cólera. Después de todo “los demás”, son animales agresivos que desean devorarlo. El hombre necesita la comunicación para vivir.

El héroe de esta historia es un alcohólico agresivo y deprimido que odia todo cuanto le rodea. Está desesperado. A este respecto hay dos momentos clave para el personaje: cuando halla al perro y a la muchacha. El perro es la única criatura viva que ve en semanas. Necesita desesperadamente que sea su amigo. Al final, logra tenerlo en su hogar, junto a él. Por desgracia, pronto descubre que también es vampiro. Lo mata con sus propias manos. Pero a diferencia de los cientos de vampiros que ya ha aniquilado, al perro lo entierra. Por que aunque fuera por unos instantes, le recordó lo que era tener a alguien. El otro momento fundamental es cuando se encuentra con una mujer a plena luz del día. Cree haber hallado finalmente a otro ser humano ¡Y del sexo opuesto! Ha soñado con este momento miles de veces. Más tarde descubre que, al igual que el can, la muchacha esta infectada, pero de una nueva variedad del virus que la permite caminar bajo el sol. Sin embargo no la mata, por que la necesita y hace lo imposible por salvarla.



Al igual que la novela original, esta película habla de "la verdad" desde un punto de vista completamente relativista. Los vampiros parecen ser monstruos... ¿pero que es un monstruo? ¿Qué es un monstruo? ¿No nos resulta terrible acaso lo ajeno, lo extraño? Al final de la película, son los infectados aquellos que han logrado evolucionar y adaptarse. También ellos comienzan también a matar vampiros. Un recuerdo doloroso del pasado. Pero no olvidan perseguir a Robert Morgan, ya que es un asesino de masas, un elemento perturbador, es, en definitiva, un monstruo. Se trata, tal y como sospechaba desde el principio, del último hombre vivo sobre la tierra. Su verdad ya no es la verdad de los que le rodean. Y acabará muriendo por ello, convencido hasta el último instante de que tenía razón, atravesado por una lanza de acero. No por maldad, sino por miedo y por justicia. La pregunta es obvia ¿Quién es realmente el “raro” en esa situación? ¿Quién estaba en lo cierto en ese trágico desenlace? Nadie puede contestar, pero los hechos son claros. La realidad la forma la mayoría.


Por otro lado, también se trata el origen y significado de las "leyendas". Como todas se basan en hechos reales exagerados por el imaginario popular. Como son las leyendas, y no la historia, lo que conforma nuestros miedos y aspiraciones.


Concluyendo: una dignísima película de terror y ciencia ficción que además, puede decirnos más de nosotros mismos más de lo que aparenta.

“El último hombre sobre la Tierra” se trata de una grandísima película de género tristemente olvidada (aunque gracias a internet, esto está cambiando). Trágica, emocionante y escaborsa. Además estamos ante la mejor de las adaptaciones hechas de lo que es una grandísima novela, tanto a nivel cualitativo como de fidelidad.


¡¡TÚ TAMBIÉN ERES LEYENDA, VINCENT!!



1 comentario:

JR Barbas dijo...

Cierto es. Yo tengo la versión de novela gráfica. Y creo que el tipo que haría bien de Neville es... joer, el pavo que hizo de Harvey Dos Caras en la peli El Caballero Oscuro.