(7 años de extravagantes aventuras)

lunes, 14 de diciembre de 2009

¡¡EL SEÑOR SUPREMO ME LLAMA!!


Hace algún tiempo me compré el "OVERLORD: DARK LEGEND" para wii y hace un poco menos me lo pasé enterito, de forma que me ha parecido justo poner aquí una reseña del producto en cuestión.

La verdad es que el concepto mola mucho, por que controlas a una especie de Sauron adolescente rodeado de goblins (de cuatro hasta veinte adorables monstruitos).

Me encantan a los goblins... ¿y a quien no? Son sádicos, feos, bajitos y torpes. Por si eso fuera poco, hacen soniditos asquerosos, comen basura, huelen mal y les encanta correr con tijeras en la mano... ¡¡Las mascotas perfectas!!

Otro dato de interés es que nuestro tétrico (y molón) protagonista, el Overlord, lleva un enorme hacha para repartir leña y cuenta con un curioso arsenal de conjuros. Con el nunchuck le mueves y das hostiejas finas. Aunque la mayor parte del trabajo sucio la realizan tus simpáticos esbirros.

Con el "wiimando" apuntas a la pantalla y ordenas a los goblins que ataquen, activen artilugios, recojan objetos o se suiciden por la causa. Tu efectividad se mide en el uso que hagas de los susodichos esbirros, sin los cuales es completamente imposible superar una sola misión. Eso sí, cuando empiecen a morir de formas espantosas tampoco debemos preocuparnos... ¡Hay muchos más de donde han salido esos!


El control funciona estupendamente, no he notado fallos de precisión en ningún momento y los botones siempre responden cuando hace falta. Esto, que parece una obviedad, viene siendo la cruz de los jugones desde tiempos de la NES hasta nuestros días.

La cámara ya es otro cantar: a veces resulta imposible ver que leches estás haciendo.

Los gráficos son muy bonitos y aprovechan la potencia de la wii a tope. Los escenarios se ven muy detallados y los personajes están bien modelados aunque no tengan un aspecto realista. Incluso encontraremos numerosos regalitos graciosos, como sombreros mejicanos o bigotes falsos que nuestros pequeños sicarios no dudarán en vestir. El aspecto sonoro también hay que destacarlo por una labor de doblaje ejemplar, por que las voces de los goblins son graciosísimas y por una música exageradamente épica.

El guión de la aventura es demasiado simple y episódico, algo que hoy día debería cuidarse más. Básicamente, nuestro padre, el señor del castillo, se ha ido de aventuras y nos ha dejado solos en casa con nuestros dos despreciables hermanos. Es entonces cuando descubrimos, oculto tras un tabique, la sala del trono del Overlord donde una especie de gremlin hechicero nos informa de nuestro maléfico destino. A partir de ahí empieza la epopeya por restaurar la gloria del reino.

Eso sí, los diálogos me han encantado y el universo estilo "Dragones y mazmorras" en el que se desarrolla la trama está muy conseguido.


El juego es, como viene siendo habitual en estos tiempos, demasiado fácil y demasiado corto. Que le vamos ha hacer. A mi apenas me mataron unas cuantas veces... y aunque la Parca te alcance, el juego guardará prácticamente TODO progreso, con lo cual tampoco es una molestia excesiva. Además, existen demasiado recursos en el mapa. Por ejemplo, el oro que adquieres supera con mucho los costes de mejoras y armamento con lo cual ir "acorazado" es sumamente sencillo. Regresando al tema de la duración, yo creo que más de dos semanitas de divertimento no hay, ya que no podemos explorar demasiado ni tampoco hay nada que hacer una vez superamos todos los objetivos.

Las misiones que hemos de realizar, desgraciadamente, no cumplirán con nuestras espectativas de dominación morbosa:

¡¡NO ERES MALVADO DE VERDAD!!

Todos los personajes a los que te ves obligado a asesinar son verdaderas amenazas al bien de tu reino... los hobbits son unos bándalos, los elfos conspiran desde sus jardines y caperucita roja acaba transformándose en un inmenso licántropo. En los videos incluso se muestra como nuestro personaje escucha atentamente los ruegos de sus súbditos humanos, cumple lo que promete e incluso golpea a los goblins cuando estos son maleducados. Se utiliza la palabra "maldad" pero a pesar de la fealdad de nuestros desgraciados esbirros y el aspecto gótico de nuestro valeroso héroe, no existe ningún tipo de dislocación moral ni provocación. Olvídate de ser "el tirano diabólico". Es exáctamente la misma historia de siempre pero con otro envoltorio. Me hubiese gustado un poco de destrucción gratuita, la verdad...


Estamos ante un producto muy correcto aunque para merecerse cinco estrellitas, necesitaría unos cuantos apaños:

-Alargar la parte inicial en la cual aún no posees la armadura completa.

-Poder llevar hasta 30 goblins.

-Un giro final que permitiera una última aventura y un gran enfrentamiento.

-¡Hacer a los enemigos más duros, por el amor de Vecna!

Pero mentiría si dijera que no me lo he pasado pipa. Me lo he pasado pipa. "OVERLORD: DARK LEGEND" es un título con acción, fantasía, estrategia y, sobre todo, muchísimo humor. Ideal para roleros viejos y todos aquellos que al ver la "Comundidad del anillo" quisieron ser el Nazgûl.

No hay comentarios: