(7 años de extravagantes aventuras)

jueves, 26 de noviembre de 2009

¡¡NO ESTOY PREPARADO PARA EL INFIERNO!!


Solomon Kane es el primer héroe de “espada y brujería” de la historia de la literatura. Anterior a otras creaciones más famosas de Robert E. Howard, como Kull de Atlantis y Conan de Cimmeria. Si obviamos los experimentos de Lord Dunsanny y William Morris, se puede afirmar que fantasía heroica nace con el relato de 1929 “Red Shadows”, en el cual un misterioso justiciero puritano viaja hasta África en busca de venganza por la muerte de una niña.

Recientemente, Solomon Kane se ha convertido también una producción independiente británica dirigida por Michael J. Bassets (“Deathwatch”) y protagonizada por James Purefoy (Marco Antonio en “Roma”). Su estreno en España está previsto para el 1 de Enero mientras que en Estados Unidos todavía carece de distribución.

Ayer pude asistir al apse especial de prensa gracias a la cortesía de videodromo. El visionado se llevó a cabo en el lujoso "Palafox" de Luchana, donde me crucé con el siempre simpático Paco Fox.

En la multitud de críticas genéricas que encontraréis por ahí, se mencionará “Van Helsing” y “El señor de los anillos” como referencias directas de Bassets. Obviamente, quién dice esto no tiene ni puñetera idea.

En los últimos años han aparecido centenares de imitadores de Solomon Kane… de forma que no resulta difícil ver espadachines siniestros cuyo rostro está oculto bajo un sombrero de ala ancha. El anime “Vampiro Hunter D” es quizás el plagio más descarado. Pero merece la pena destacar “Van Helsing” por ser el nombre más mencionado por todos los pseudocríticos de internet. “Abraham Van Helsing” es un profesor ficticio creado por Bram Stoker para su novela Drácula en 1897. Se trata de un hombre cultivado y conocedor de relatos antiguos, que utiliza su cerebro y voluntad como armas supremas. Stephen Sommers en 2004 dirige una epopeya descerebrada cuyo protagonista lleva el mismo apellido. Pero que, en realidad, no tiene nada que ver con él, pues plagia descaradamente la personalidad y aspecto del personaje de Howard.

Por otro lado, la Tierra media de Tolkien (trasladada con acierto por Peter Jackson al cine) es, en la forma, una tierra fascinante repleta de elementos fantásticos tan maravillosos como extraordinarios y, en el fondo, un universo determinista y basado en la voluntad divina. En los mundos oscuros del creador de Conan todo lo sobrenatural es repugnante y maligno, mientras se enfatiza la fortaleza de las decisiones humanas.



En realidad las mayores influencias de esta película son “Batman begins” y el cine estilo “sword & sorcery” de los años 80. La aproximación al hombre murciélago de Christopher Notan está presente durante todo el metraje, tanto en la idea de otorgar un “origen” a un personaje clásico como el tratamiento del drama. De la misma forma, encontraremos numerosos momentos que nos recuerdan a “Excalibur”, “Los inmortales”, “Cromwell, rey de los bárbaros” o “El dragón del lago de fuego”.

También se ha criticado que el tono general del filme por ser excesivamente “oscuro” y carecer de sentido del humor. Pero hay docenas de grandes historias de aventuras que se toman a sí mismas muy en serio y no son peores por ello. Además, sí encontraremos pequeñas pildoritas cómicas que alivian un poco la tensión acumulada.

Es fácil afirmar por tanto que muchos de los detractores de esta película se dejan llevar por unos prejuicios sencillamente absurdos. Aunque tampoco conviene engañarse. El producto final tiene defectos propios. Y algunos muy gordos.


Para empezar, el argumento padece de un tratamiento demasiado cristiano. No llega al nivel de Narnia (puesto que no intenta adoctrinar a la audiencia mediante símbolos y medias verdades), pero sí que abusa de leyendas bíblicas, mensajes eclesiásticos o actitudes marcadamente “puritanas”. Es decir, que si el protagonista del filme no fuera un personaje ficticio, habría disfrutado de lo lindo con la proyección.

Todos los elementos fantásticos están personificados por servidores del Diablo, que caminan por la tierra en busca de almas que devorar. Sin embargo, los enemigos del Solomon Kane literario no provienen del infierno sino de eras anteriores: entidades extraterrestres, espectros que regresan en busca de venganza, magia pagana, criaturas mitológicas… ¿dónde está Lucifer aquí? En la mente de un fanático que no comprende los misterios del cosmos, nada más. Por ejemplo, Howard jamás incluyó una bruja en ninguna de sus historias por que sabía de sobra (y hablamos de los años 20) que eso podría parecer alguna clase de justificación al asesinato de miles de mujeres inocentes en el pasado. Bassets (que, curiosamente, se declara ateo) no tiene tanta sensibilidad y nos regala algún momento de delirio ultra-religioso que podría dirigir Osama Bin Laden. ¡¡Tiembla, Harry Potter!!


El otro fallo que merece la pena destacar es la lentitud de la que adolece la segunda mitad del metraje y una carencia clarísima de escenas de acción memorables. Esta es la principal lacra del título y aquella que, probablemente, destacará la mayor parte del público. De hecho, resultan tan evidentes los altibajos de ritmo que sorprende que no se haya intentado solucionar en la sala de montaje.

Las peleas de espadas están bien coreografiadas (aunque mayor claridad en los encuadres no vendría mal) y, en ocasiones, gozan de grandes dosis de tensión y violencia gráfica. Pero resultan cortas y escasas. Está claro que para tratarse de una historia de aventuras, faltan enfrentamientos únicos, soluciones visuales nuevas y rivales dignos de nuestro justiciero. Por no decir que la batalla final es MUY decepcionante, tanto en su desarrollo como en su rápida conclusión.

Por otro lado la historia, aunque tópica en más de un aspecto, no está mal construida y tampoco hallaremos momentos de gloriosa vergüenza ajena a los que Hollywood nos tiene acostumbrados. Claro que, recordemos, esto no es Hollywood.



“Solomon Kane” parece mucho más cara de lo que es en realidad. Aquí tenemos todo un acierto. Cuarenta millones es claramente “serie b” en la mayor parte de los países, pero aquí se ha exprimido hasta el último céntimo para dar aspecto de superproducción al conjunto. Absolutamente nada hace pensar que estemos ante una producción para televisión o directa a dvd.

La fotografía es preciosa. Muchos planos son sorprendentemente evocadores, las localizaciones están bien escogidas y los escenarios han sido construidos con gusto… desde las humildes casas de los campesinos ingleses hasta los monstruosos palacios plagados de brujería. Los efectos especiales son espectaculares y las imágenes generadas por ordenador resultan más que convincentes.

La banda sonora, aunque carezca completamente de originalidad, cumple con su cometido. Se trata de otro trabajo de la fábrica de música en cadena “mediaventures”, en esta ocasión efectuado por Klaus Badelt.


Y destacar también la entrega de James Purefoy, que viste su capa negra con una elegancia inigualable. El actor británico dota a cada línea de diálogo de una veracidad encomiable, y sabe bien como dirigir la mirada. También ayudan, como no, su físico fibroso, y su rostro, atractivo a la vez que amenazante.

Otra interpretación interesante es la del legendario Max Von Sydow que podremos ver en un par de ocasiones de gran carga dramática.

Los primeros cuarenta minutos son brillantes. Desde el impactante prólogo hasta la introducción de los villanos (comandados por una especie de Darth Vader de la Edad Moderna). A partir de ahí sobran buenas ideas pero falta pulsión narrativa.


Una odisea de fantasía oscura sobre la redención, en la cual el mayor guerrero de su era debe atravesar un desolado paraje poblado por demonios. La clase de historia que muchos disfrutaremos y que muchos otros no soportarán. Quizás los críticos la vapuleen. Y probablemente estemos ante un fracaso de taquilla. Pero, por lo que a mi respecta, Kane merece decapitar a todos esos despreciables vampiros enamoradizos que pueblan nuestras salas y sus repulsivas hordas de seguidores.

No nightwind shook the forest deep
Where the shadows of Doom were spread,
And Solomon Kane awoke from sleep
And looked upon the dead.


TRAILER EN ESPAÑOL



PARA VER MI ENTREVISTA A MICHAEL J. BASSETTS, AQUÍ

9 comentarios:

Paco Fox dijo...

Pues sí: más o menos la película es todo lo que has dicho.

Spencer dijo...

¡Muy buena crítica. En cuanto pueda la cuelgo en jamespurefoy.es!

Corso dijo...

Fui a Sitges a ver esta peli mogollón de ilusionado porque últimamente apenas hay nada de espada y brujería y salí tremendamente decepcionado. Vale que tampoco los relatos de R E Howard son nada del otro jueves, pero es que la peli es un rollo patatero. La trama familiar del protagonista es super cutre, manida y por supuesto sacada de la manga. Visualmente me dio la sensación de estar viendo las cinemáticas de un videojuego y en cuanto al argumento me recordó a las partidas que les monto a mis jugadores cuando no tengo nada preparado y sólo me exigen matanza atropellada, clichés y que rueden los dados.

Kike dijo...

Aunque Howard no sea "alta literatura" yo mantengo un respeto supremo por su trabajo. Ahora bien, hay que admitir que la peli un poco rollo, es. Pero es que merece una oportunidad y hay mucha gente que, de antemano, no parece dispuesta a dársela.

Corso dijo...

Ojo, que a mí Howard me encanta; pero no soy partidario de endiosar a los autores, y siendo objetivo creo que sus relatos de Solomon Kane son lo más flojo que publicó, o cuanto menos lo más flojo que yo le he leído.
Como tú dices, a la peli hay que darle una oportunidad, aunque sólo sea para apoyar el género o para que hagan una secuela con más tino, pero yo esperaba una revisión del personaje llevada con más profundidad; creo que se han quedado sólo con la estética y no han sabido coger el aspecto atractivo del personaje y acercárnoslo con una dimensión más contemporánea… supongo que están demasiado de moda los buenos-malosos y los malos-buenrolleros siempre que vendan ideales inquebrantables.

Por cierto, es evidente que Sommers se “inspiró” en la estética de Solomon Kane para mutilar a su Van Helsing y hacer su pastiche de monstruos, así que comparar ahora esta peli con la otra no tiene mucho sentido… pero no os da la sensación de que debía de haber en todo momento un equipo detrás de las cámaras intentando Hugh jackmanizar al pobre James Purefoy?

Alvaro San Martin dijo...

Me alegra ver que más o menos estamos de acuerdo todos.

Por cierto, HOWARD ES UN GENIO.

Saludetes...

Z0MBI dijo...

Me ha encantado lo que ha dicho Corso. Yo me he sentido igual en la butaca en infinidad de ocasiones, jejejeje...

Todavía no he visto la película. En Sitges algo andaría haciendo más trascendental, como comer o tomar el sol en la playa.

Como dije en Videodromo, el actor que encarna a Solomon Kane no encaja con la imagen mental que tengo del personaje. Debiera ser más enjuto y pálido, más Pale Rider si me lo permitís...

Con respecto a lo que comentas acerca del corpus de criaturas y subcriaturas (dígase esta última palabra con el acento de Goser el Goseriano) a las que se enfrentaba el bueno del señor Kane, quizá lo que no te encaja es simplemente que el punto de vista no es neutro o lovecraftiano, como sucedía en los relatos originales o en los cómics, sino que es el del propio personaje, que ve en esas criaturas mitológicas o extraterrestres a los demonios del séptimo círculo dantesco. A fin de cuentas, para un puritano de su época todo lo que no es cristiano es pagano... y merece la muerte. Igual hubiera resultado más interesante que respetaran ese espíritu. Pero como fan declarado que soy de Bernardo Gui, me encanta el olor de un auto de fe al amanecer...

Z0MBI dijo...

Y por cierto, Howard es, cuanto menos, un nuevo héroe...

Rolls3D dijo...

La mejor crítica que he leído acerca de Kane, y la más documentada... o quizás debería decir, la única critica documentada acerca de este film que he leido.
Por desgracia, como dices, muchos la han comparado con Van Helsing sin tener ni la más mínima idea acerca del héroe creado por E. Howard; ya he leído varias de esas críticas en las que están convencidos de que el magnífico Robert E. Howard era un dibujante de comics. Ojalá esa gente inculta que no se molesta ni en leer la wikipedia dejen de escribir pestilentes críticas.

Yo disfruté mucho con la película y espero que rueden una nueva entrega, aunque probablemente y muy a mi pesar no logre cosechar el suficiente éxito.
Gracias por esta crítica, un saludo :)