(7 años de extravagantes aventuras)

domingo, 1 de noviembre de 2009

¡DESASTRE! un día de perros



Bueno, hace un par de semanas me dejaron el "Disaster, day of crisis" y ya me lo he pasado (eso sí, en nivel normal).

La trama es tal que la siguiente:

Raymond Bryce es ex-miembro del equipo de rescate internacional. Vive deprimido desde la muerte de su amigo Steve pues se considera culpable. Un día, el FBI le requiere para salvar a la hermana de Steve, Lyssa, de un terrible grupo terrorista, los SURGE. El joven Bryce hará lo que sea por cumplir esta misión, incluso enfrentarse a las fuerzas inmisericordes de la naturaleza...

Lo gracioso de la apuesta es que, en esta ocasión, estamos ante un juego que mezcla multitud de géneros y posee un sistema dinámico en el cual importan tanto los reflejos como tu habilidad estratégica (al mejorar al personaje) y, claro está, tu paciencia y memoria.

No es simplemente acción, rpg, exploración, supervivencia o plataformas (que también). Se trata más bien de una "película" bastante larga que intercala pruebas y minijuegos variados entre los omnipresentes videos. Las partes con libertad de movimiento son una minoría. Hay muchísimo de "shooter sobre railes" y "mover el wiimando en la dirección indicada".

El juego es completamente lineal y no permite la menor desviación del camino marcado. Asi que más te vale cumplir con precisión los objetivos de cada misión, por que si no, tendrás que repetirlo TODO desde el último "check point"... hasta que te sepas cada pixel del escenario.



Puesto que el argumento es una parte importantísima del producto final (al menos en este caso concreto), es preciso que comente que no estamos, precisamente, ante una obra cumbre de la originalidad.

La historia nos devuelve, clarísimamente, al cine yanqui de acción de los 90. La referencias (por no decir plagios) son muy claras: "La roca", "Máximo riesgo", "Deep impact", "Hard Rain", "Twister", "Volcano" y "Broken Arrow". Notaréis que ninguna de estas joyas está dirigida por Orson Welles.

Aunque tampoco es cuestión de quejarse de los clásicos ÉPICOS del cine de tiros y catástrofes. Que son tan válidos como cualquier otro y mucho más divertidos. Esta claro que en "Disaster: day of crisis" existe interés por dar al conjunto cierta coherencia, tener personajes con motivaciones y algunos giros inesperados... pero vamos, está todo taaaaaaan visto. Y no se puede decir que los diálogos sean precisamente brillantes.



Además, que es un disparate total. Que si fuera UN desastre, o si los provocaran los terroristas pues vale, pero joder que mala suerte tiene nuestro protagonista que por donde pasa ocurre una puñetera catástrofe. Está gafao el tio, vamos.

Creo que la cuestión es que, como el juego es 100% japonés, ocurre lo que siempre ocurre... que al final todos somos más papistas que el papa. ¿Queremos hacer algo que guste a los yanquis? ¡Clichés a cascoporro y listos! ¡A tomar por saco!

No se vosotros pero es que a mi los típicos tópicos suelen hacerme mucha gracia. Pero mucha. En serio. Al final del juego tienes que desarmar una bomba nuclear (!) desconectando "el cable azul o el cable rojo"... mientras el relojito de la muerte avanza, of course. Joer, estaba yo descojonándome en casa, solito, atendiendo como un idiota a semejante festival de originalidad. Me dejé matar como cinco veces para ver como estallaba la puta bomba y se llevaba a todos por delante (algo que no estamos habituados a ver en este tipo de cine).

Y el malo final... me cago en el malo final. Cincuenta combates con él hasta que te lo cargas... ¡y luego resulta que muere durante uno de los malditos videos! Pero vamos a ver, ¿¿me vas ha decir que el misilazo que le he metido en la puta cabeza no le ha hecho nada??



Aunque estoy centrándome mucho en un aspecto del juego que, a fin de cuentas, es incidental. En realidad a uno estas cosas le dan lo mismo. Es decir, una buena historia puede ser un aliciente, pero lo importante es que los 50 euros invertidos hayan merecido la pena y el juego sea divertido. Y este lo es.

Por que posee una duración de lo más correcta, jugabilidad cuidada, unos gráficos estupendos... ¡y la banda sonora es cojonuda! Que parece que estuviera detrás Hans Zimmer y todo. Es decir, que técnicamente, guay y, para enseñar a las visitas, guay también, por que no existen demasiados "tiempos muertos". Siempre hay algún reto que superar.

No olvidemos que estamos ante una exclusividad en exclusiva de la WII de NINTENDO. Y las oportunidades hay que aprovecharlas. A este respecto diré que se hace buen uso de la potencia de la consola y que la detección de movimiento aparece cuando tiene que aparecer y no falla en exceso.



Básicamente, el recorrido consiste en huir de cosas que caen o te persiguen, cargarse terroristas (que deben ser como dos millones, poco hábiles pero muy valientes) y, lo más importante, salvar vidas. Por que estamos ante el producto oficial de la cruz roja, un auténtico homenaje a todos aquellos que han gastado dos horas de su vida en un cursillo de primeros auxilios. Los socorristas, guardabosques y algún samur son el "target" perfecto de una aventura que, más allá de su valor epopeyístico, consiste básicamente en rescatar a desconocidos.

Yo no me considero experto en videojuegos ni nada por el estilo pero mientras me ha durado este me lo he pasado teta. No tanto como con Crash Bandicoot, pero es que soy un poco rarito.

De modo que sí, el juego mola bastante. Merece un alquiler. Es entretenido, variado, desafiante y, en mi opinión, lo disfrutaréis. Ahora, a esperar la secuela...

No hay comentarios: