(7 años de extravagantes aventuras)

viernes, 16 de octubre de 2009

El misterio de la Montaña Malditaaaaa


"Cursed Mountain" es uno de los primeros Survival Horror en exclusiva para Wii y se anuncia como el juego con los mejores gráficos posibles para la consola.

La sinopsis es sencilla: eres un famoso escalador de finales de los 70 cuyo hermano ha desaparecido mientras intentaba coronar la inmensa montaña del "dios-pájaro". Como su familiar y amigo, deberás partir en su busca, esté vivo o muerto.

Pero las cosas no resultan tan fáciles (like always)... puesto que toda la población de la zona parece haber desaparecido misteriosamente. Y en su lugar sólo queda una horda de espectros y demonios... ¡¡¡TA-CHAAAAN!!!

Poco después de adquirir la consola, me hice con este título (de segunda mano en el Game, como todo lo que compro) y, después de un mes de habérmelo terminado, creo que ya va siendo hora de que os comunique mis impresiones.



El juego está bien pero no es la releche. Sobre todo las primeras misiones resultan bastantes decepcionantes (se puede decir que la aventura empieza "de verdad" a partir de la mitad). La historia se va desenredando poco a poco y al final quedan muchas cosas sin explicar pero en general, resulta lo bastante interesante y misteriosa como para que nos apetezca seguir escalando. Toda la pinícula está basada en las creencias del budismo tibetano y aunque todo recuerda un poco a "Las montañas de la locura", el tono general trata más de acercarnos a un viaje místico que hacernos sentir terror a lo desconocido.

Básicamente se trata de un juego de exploración con toques de combate. El esquema es tan simple como: "buscar la llave para esa puerta, cruzar, matar a los malos y empezar otra vez". Hay muchos recobecos por los que meterse y en todos encontraremos algo necesario para continuar. Tampoco hay puzzles especialmente complejos. Y perderse es muy difícil. Cualquier aficionado al Resident Evil no tendrá el menor problema en superar los escasos laberintos que encontraremos.

El control es extremadamente simple ya que sólo necesitaremos cuatro botones: con el "nunchuk" nos movemos, con el "b" atacamos, con el "a" realizamos acciones especiales, con el "z" corremos y con el "c" hacemos uso del Tercer Ojo.

No se usa mucho la detección de movimiento, excepto para apuntar, realizar conjuros o en ciertos mini-juegos puntuales. Aunque mejor, por que en este juego la susodicha detección funciona COMO EL CULO y sufriremos muchísimo para que el maldito escalador nos haga caso.

Todos los movimientos complejos, tales como saltar, escalar o combatir, se realizan automáticamente pulsando un único botón. Esto, obviamente, resta emoción a la experiencia de juego, pero nos permite centrarnos en nuestra misión. Además, que tampoco es tan fácil el tema, ¿eh? A mi me han matado unas cuantas veces.

Nuestra única arma es el Piolet Rúnico de la Muerte Mortal que podemos usar para dar mazazos a las ánimas enemigas o a modo de pistolón de rayos láser. A medida que avanza la partida ganamos amuletos chachis que agregar al susodicho piolet, teniendo que escoger cual usar según contra qué nos enfrentemos.

Por supuesto, no podían faltar los jefes finales, en forma de espantosos dioses paganos de varios metros de altura. Aunque la verdad es que, a pesar de su amenazador aspecto, no son demasiado difíciles de derrotar (y esto incluye al monstruito definitivo que nos espera en la cima).



Los videos son cutrosos por que están hechos mediante montajes de imágenes fijas. El doblaje bien, pero es que si los personajes no se mueven, pues como que me meto menos en lo que están contando. De todas formas, para acentuar el rollo "solo ante el peligro" prácticamente encontraremos secundarios en toda la aventura.

Hombre, y la verdad es que miedo, lo que es miedo, no da. Y ni siquiera hay sustos. Pero la atmósfera siniestra mola bastante y nos permite estar más involucrados en los acontecimientos. Me gusta mucho como está modelado todo el entorno, con esas rocas inmensas y los imponentes templos. La música también acompaña, precisamente por que pasa totalmente desapercibida.

El producto en cuestión tendrá unas 12 horas de juego, aproximadamente, quizás menos. Lo que es una o dos semanas delante de la tele luchando contra El Mal.

De forma que sí, que la Montaña Maldita tiene sus defectos, que no son pocos, pero sigue siendo un magnífico título de terror para Wii. Y no es que abunden, precisamente.

Además, si te gusta sentirte identificado con los sufrimientos y victorias del héroe pixelado de turno (como me pasa a mi), sin duda lo pasarás estupendamente en esta epopeya por salvar a tu amado hermano de las garras de espíritus atormentados demonios sin nombre...
Clava tu bandera y búrlate de la madre Naturaleza. Alza la barbilla y grita con orgullo: ¡HE LLEGADO A LA CIMA!

2 comentarios:

JoseViruete dijo...

Para un alquiler entonces... tiene pinta de molar.

Varego dijo...

Un survival para wii??? que ,como cuando donde???? y al jeti se lo han jodido tambien???