(7 años de extravagantes aventuras)

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Chocolaaate... Creeeema... Aceites hidrogenaaaados...



El velo ha caido, maldita sea, no es posible ocultar las cosas más tiempo. Y es que debo confesarlo:

Me da igual que sea un subproducto industrial. Me da igual que sea "yanqui". Me da igual que vaya fatal para la salud (mental y física). Me da igual que los "postres de pueblo" sean mejores. Me da igual que su alto contenido radioactivo pueda provocar mutaciones espantosas.

ADORO LA TARTA DE OREO.

La adoro, de verdad, no es publicidad gratuita. Puedo tomar un pedazo y pasarme semanas recordando la excelencia de su sabor. No me cansaré de decirlo. ¡¡Además, es la favorita del Detective Marciano!!

PD 1: Apreciaré más al príncipe de Beukelaer cuándo empiece a utilizar su espada para decapitar malvados en lugar de chupar del bote en su trono enjoyado esperando una revolución socialista.

PD 2: "Oreo" significa "colina" en griego, debido al aspecto de las primeras galletas. Toma dato innecesario.



3 comentarios:

videodromo dijo...

Ya sabe mni estimado Kike, cinco minutos en la boca y luego a sudarla como un cabrón en el gimnasio, pero es tan agradable su sabor y está tan rica. MMMMMMMMMMMMM

Anónimo dijo...

donde venden eso?

Spencer dijo...

Qué buena pinta tiene... ufff, eso sí, como dicen en el comentario uno, te tienes que tirar 2 horas en el gimnasio como mínimo pa quemar eso XDDD

Saludos.