(7 años de extravagantes aventuras)

jueves, 9 de julio de 2009

¡El CID campeadoooooooooooor!



Áyer estuve en el Cine Doré viendo EL CID, la superproducción épica de 1961 que translada al universo hollywoodiense la leyenda de Rodrigo Díaz de Vivar. Gran adaptación y gran guión. Tenemos duelos de espadas, villanos aterradores, héroes muy heroicos, malas personas que se vuelven buenas... y además, una visión de España bonita, unificadora, donde moros y cristianos se alian contra un diabólico enemigo sin rostro.

Atentos al folleto que daban al entrar, que tenía el siguiente lema: "EL CID: LA MELANCOLÍA EN EL CINE". Manda huevos. Hace falta ser cutre y pedante para programar "El Cid" en un ciclo llamado "La melancolía en el cine". Debería estar terminantemente prohibido ver una película como esta pensando en el "interés sociológico subyacente", "saltos de eje", "afán esteticista" y "la ingratitud de la vida humana". Cuanto daño ha hecho Godard.

Yo no quería asistir a la proyección por que la peli fuera antigua o tratara temas de gran profundidad, sino por que es un espectáculo cojonudo. ¡Miles de extras pegándose en la playa de Valencia! ¡Impresionante banda sonora de Miklos Rozsa! ¡Un relato épico de amor, guerra y aventura! ¡Tizona! ¡Babieca! ¡¡LA FUERZA INTERPRETATIVA DE CHARLTON HESTON!! ¡¡LOS OJAZOS Y LAS TETAZAS DE SOFIA LOREN!! Se me ocurren pocos planes mejores.

Fuí con un colega con el que comentaba los aspectos más molones del colosal relato que es, en general, muy molón. Pues resulta que un calvo subnormal de la fila de delante nos dijo que nos calláramos, cito textualmente, "de una puta vez". Me jodió mucho por que aunque yo hablo bastante en el cine, procuro hacerlo sin que nadie se entere y más en la filmoteca, leches. Bien sabe Samuel Bronston, allá donde se encuentre, que nosotros eramos los únicos que estaban entendiendo "algo" de la película. Bueno y los viejetes que viven cerca, que como la entrada cuesta 2´50, se pasan el dia ahí metidos.

Con la cantidad de veces que la han puesto por la tele, no se si queda alguien en este país que no haya visto EL CID, pero, por si acaso, la recomiendo. Y bueno, si tenéis la improbable oportunidad de disfrutarla en pantalla grande, la experiencia es mucho más interesante, donde va a parar.

¡A POR ELLOS BABIECAAAAAAAAAA!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Godard es dios y punto.

Anónimo dijo...

Tio, por bajo que creas que hablas estoy seguro que tu compañero de butaca va a oir un cuchicheo al lado suyo muy molesto. Siempre.

victor trujillo dijo...

Hola Kike

Mira que a quien se le ocurre ir al cine Doré a ver EL CID ni más ni menos jajaja

De todas formas manejas muy bien la ironía.

En fin, que te quería proponer que formes parte de la comunidad de críticos www.muchocine.net

Para mi sería un placer tenerte entre nosotros. Si quieres puedes escribirme a victor.trujillo@gmail.com. Estaré encantado de responderte.

Pues eso que enhorabuena por el blog y que adelante!

Un saludo

Kike dijo...

Amigos anónimos: dejad que me defienda.

Para empezar, no estábamaos alk lado del puto calvo, con lo que era muy difícil molestarle. De hecho, teníamos la fila para nosotros solos. Además, de cuchicheo constante nada, que nos cuidábamos mucho de sólo comentar los momentos que se lo merecían. Y a un volumen ridículo, que el sonido de la filmoteca deja bastante que desear (a ver si solucionan eso pronto, por cierto).

El que si molestó a toda la sala fue ÉL, que nos gritó delante de todo el mundo... quizás esperando un aplauso que NUNCA LLEGÓ. Además, como explico más arriba, creo que ir a ver "El Cid" en solitario y con cara de pensar no es una alternativa de ocio muy inteligente.

Respecto a Godard sólo diré que yo jamás he podido entrar en el universo de la Nouvelle Vague. Simplemente NO ENTIENDO a estos franceses. Estoy americanizado hasta la médula.

Javi dijo...

¡A mi me parece un planazo! A mi siempre me han gustado estas películas épicas antiguas. Y verlo en cine tiene que ser genial.

Y que gilipollas el calvo...