(7 años de extravagantes aventuras)

jueves, 11 de junio de 2009

FRENILLO SEMANAL: Volumen cuatro

5 de junio de 2009

Querido diario:

Aquí el estraperlo está a la orden del día y el trueque nos salva de comer la bazofia que nos sirven. El menú de hoy incluía dos cigarrillos de chocolate como entrante. Se los cambié a Michael Douglas por un bol de puré de guisantes con virutas de madera. Sólo le di un cigarrillo, ya que las virutas no eran de roble macizo. Encontré un pelo nadando entre las criadillas de ardilla que nos pusieron de segundo plato. Ipso facto corrí exigiendo una nueva ración a la cocinera, la cual se limitó a apagar su puro en una de las criadillas. Más tarde le cambié a Aranda la colilla del puro por una copia de la llave del apartamento de Pilar López de Ayala, dice que allí hay tapers congelados con filetes de ternera.
Fdo:
Frenillo Impetuoso


6 de junio de 2009

Querido diario:

He empezado a leer la Santa Biblia, instado por Ricardo Bofill, el más cinéfilo de los internos. Dice que su adaptación al cine, “Cadillac Man”, dejó bastante que desear, y, la verdad, dudo mucho que la novela esté a la altura de la película. A mí ese tal Dios me suena de una película de los ochenta. Una con Kim Basinger y Alfredo Landa.

Fdo:
Frenillo Impetuoso




7 de junio de 2009

Querido diario:

Nunca entenderé por qué tienen esa absurda manía de llevarnos a picar piedra junto a las vías del viejo ferrocarril. Y menos aún por qué nos tiznan con hollín y nos obligan a cantar canciones de negros. Un guardián nos vigila desde un pony, armado con una escopeta de corchos. Puede sonar ridículo, pero cuando te acierta, escuece.

Paré para secarme el sudor con un calcetín prestado, y fue entonces cuando noté la fría mirada de Adrian Lyne taladrando mi sesera. Se me acercó, puso una mano en mi hombro y me entregó su baraja porno de frutos secos en ropa interior, la misma que solíamos turnarnos cuando nos tocaba imaginaria. Entonces lo supe. Adrian llevaba varios días planeándolo, y al fin se había decidido. Me sonrió, se giró, y, en un descuido del guardián, soltó el pico y echó a correr entre los maizales en varias direcciones a la vez.

Quizás fuera su grito (¡ahí os quedáis, pringaos!), o tal vez el hecho de que corriera como una auténtica zorra en celo, agitando los brazos al aire y sin ningún rumbo aparente, lo que le desenmascaró. No tardaron en llegar más guardianes, y al verlo corriendo a unos diez metros de nosotros, soltaron amenazantes a los perros. Perros que vieron la situación a su favor y huyeron entre ladridos y aullidos en dirección contraria.

Aquellos perros jamás volvieron. Dicen que Lyne volvió por la tarde a por una copia que se dejó de “Infiel” y se hizo un sándwich mixto.
Fdo:
Frenillo Impetuoso




4 de mayo de 1821

Querido diario:

Jamás pensé que viajar en el tiempo fuera tan fácil. Sólo había que tomarse una de las pildorillas que proporciona Sammy “El Indeciso” (le llamamos así porque nunca sabe si en realidad sabe lo que sabe o si realmente lo sabe porque sabe que no lo sabe). Las pilla de contrabando en el patio, se las pasa Ortensio “Manos Sucias” (le llamamos así porque es fan de Enrique Iglesias).

He estado jugando al tute con Bonaparte. Es realmente bueno. Luego me estuvo enseñando unas polaroids de Josefina en actitud erótico-festiva que tenía pegadas en un álbum de nombre “Benidorm 1796”. Esa mujer es una bomba, desde luego que lo es… Acabamos de volver de ver a Schubert en la sala Heineken, y no pienso volver a probar una nube de algodón de azúcar en al menos doscientos años…

Fdo:
Frenillo Impetuoso


5 de mayo de 1821

Querido diario:

Bona ha muerto. Menuda puntería la mía. Me queda como último recuerdo aquel chupito de Ron Arsénico con el que brindamos (la botella de Ron Negrita que llevé sólo dio para mi chupito y tuve que recurrir al mini-bar que había en el cuarto de baño). He podido escuchar sus últimas palabras: France, l'armée, Frenillo. Ha sido muy emotivo.

Sin razón aparente, he despertado de la siesta en mi celda del Centro. Por desgracia la cámara de fotos que me llevé era submarina y no supe hacerla funcionar, pero grabé en mi memoria el momento en que le regalé mi single de Waterloo. He aprovechado mis dotes pictóricas para rememorar la imagen:


Fdo:
Frenillo Impetuoso


10 de junio de 2009

Querido diario:

Kike ha vuelto a meterme en la cabeza la idea de fugarnos… Dice que su carrera como director de cine está empezando a dar sus frutos, tras recibir excelentes críticas gracias a su última obra, “Indiana Jones 5”, y que el Centro Azúcar-No se le empieza a quedar pequeño. La verdad es que La Gaceta Flácida, nuestra publicación interna, sólo le ha dado dos estrellas, pero ya cuenta con el premio especial del Jurado con Disfunción Eréctil y el de la Asociación de Invidentes Impotentes. Me hizo prometer que por la tarde hicieramos mesa redonda con nuestros camaradas.

Nos reunimos de manera clandestina debajo de la mesa que hay en la sala de reuniones de la directiva del centro. Estuvimos Bigas, Douglas, Kike, Aranda y yo, Julio Médem fue expulsado del grupo por decisión unánime, y empezamos a elaborar lo que sería nuestro plan de huída…

Fdo:
Frenillo Impetuoso

4 comentarios:

noveldaytantos dijo...

Pues es verdad, desde que os leo vivo más. Lo de mi cara no tiene remedio, pero mi corazón, pulmón y hasta los sobacos me funcionan mejor. Thanks.

Mario dijo...

jeje, cojonudo el vídeo. Lo único que no me ha gustado es la camiseta :-P

Un saludo!

Anónimo dijo...

Buenísimo el video

Anónimo dijo...

Por dios no pagueis por ver Terminator Salvation