(7 años de extravagantes aventuras)

domingo, 22 de febrero de 2009

Marcianitos a go-go

Gracias a la última encuesta del blog, la ESA (agencia espacial europea) ha logrado reunir información suficiente para calcular la cantidad de monstruitos que habitan el Planeta Rojo. Pasamos a transmitir los datos:

Como la cabeza de "Invasores de Marte": 1 voto (2% de la población)

Esta claro que a pesar de su gran poder telepático, este bicho está en vias de extinción. Probablemente por que es tan pedante que nadie quiere ser su amigo. Tampoco es que alguien tenga interés en salvar a las cabezas tentaculadas, total, son malvado de cojones.


Como el "detective marciano" de DC: 1 voto (2% de la población)

Estos datos hacen al superhéroe aun más necesario, dado que su raza es una minoría étnica dentro de su propio planeta. Ya veréis como dentro de poco en el País Semanal hacen un artículo sobre este "trabajador y sufrido pueblo".

Como los cabroncetes de MARS ATTACKS: 18 votos (42% de la población)

La raza mayoritaria en el Planeta Rojo. Casi la mitad de los marcianitos son unos feos y cabezones hijosdeputa con instintos asesinos y un sentido del humor bastante trastornado. Lo cual es genial y divertidísimo. Les deseamos mucha suerte en sus matanzas sin sentido.


Como los de la "Guerra de los Mundos" de 1953: 5 votos (11% de la población)

Antiguamente había gran cantidad de estas criaturas, pero por desgracia eran tan torpes que empezaron a caerse por los acantilados y estrellarse los unos con los otros. Pero lo peor fue la epidemia de gripe de 1984 que acabó con casi todos. Los pobrecicos conocían la tecnología láser pero no el Gelocatil.


Como el grandioso "Marvin, el marciano": 17 votos (40% de la población)

Una raza que, si bien no es tan numerosa como la de los cabroncetes, también ha tenido gran éxito evolutivo. Poseen una tecnología ejemplar (como el rayo desintegrador o el rayo integrador), muy buen gusto musical y unos ojos preciosos. Su única pega es que pierden el control cuando se ponen "furiosos, muuuuy furiosos". Además, se cuenta que la actual Reina de Marte pertenece a esta raza.


Gracias a vuestra participación conocemos a los pueblos alienígenas mayoritarios. Pero esto no es todo, claro está. Marte es un planeta grande y próspero y en él habitan muchas otras criaturas que merece la pena destacar...

Tharks, de "Una princesa de Marte". Una raza de bandoleros de "Barsoom" (asi llaman ellos a su mundo) con muy poco sentido del humor y terribles habilidades de combate. Enemigos acérrimos del valiente John Carter, veterano de la Guerra Civil Americana.


Idiotas verdes de "Santa Claus conquista a los marcianos".
Hombres y mujeres de buen corazón que sólo desean traer la navidad a sus niños, que envidian la felicidad invernal de los terrícolas. Se dice que todos fueron destruidos hace poco en una guerra nuclear.


Mujer diabólica de "Devil girls from Mars". Se trata de una raza de amazonas ninfómanas sadomasoquistas que construyen inmensos robots que hacen las veces de consolador sexual y guardaespaldas. Su única meta en la vida es hallar humanos entre los 14 y los 60 años para que forniquen con ellas hasta morir de agotamiento.


Monstruo asesino de "It, terror beyond the space". Antaño fue una raza orgullosa e inteligentes, capaces de crear hermosas ciudades. Pero hoy han "involucionado" hasta una forma de grotesco depredador. Se trata de un monstruo letal que desconoce el miedo, el dolor, el cansancio y la higiene personal. La única forma de destruirle es privándole de oxígeno.


Cutre-calamares de tres patas de "La Guerra de los Mundos" de Steven Spielberg. Todos los demás marcianos se burlan de ellos por su aspecto ridículo y sus planes malvados sin pies ni cabeza. Hay quien comenta que su careto es un plagio a "Independence day" y que construyen enormes "trípodes" para superar otras carencias. Les gusta comer niñas rubias y como no creen en Dios, suelen ser destruídos por algún desgradable milagro.


Los mutantes del remake de "Invasores de Marte".
De los años 50 a mediados de los 80 los mutantes marcianos evolucionaron a gran velocidad y pasaron de ser tios en pijama verde a enormes monstruos cuadrúpedos capaces de tragarse una vaca sin problemas. Son muy dóciles con sus amos pero auténticas máquinas de matar cuando es necesario.


El amiguete con antenas de "Mi marciano favorito". Un poco rarito y pesado, pero simpático. Aparentemente, es un ser humano normal, pero tras ese aspecto esconde a un bicho feísimo. Esta es una raza de domingueros espaciales que vienen a la Tierra a conocer las costumbres terrícolas. Las dos grandes oleadas de viajeros fueron en los 60 y los 90.


Los malvados humanoides del videojuego "UFO". Hace siglos que abandonaron la moribunda Marte y ahora han construido una flota terrible con la cual invadir la Tierra... Algunos gobiernos se unirán a ellos pero otros crearán pequeños comandos con la misión de aniquilarlos de una vez y por siempre. Recordemos que estos seres tienen aspectos muy diversos, desde el típico extraterrestre gris hasta su líder, un inmenso cerebro.


La primera reina de Marte, "Aelita", una malvada capitalista con un gusto bastante hortera a la hora de vestir. Al parecer era similar a una señora normal, pero en blanco y negro y muda. Fué derrotada en una revolución comunista en los años 20 comandada por un par de valientes astronautas rusos.


Los misteriosos seres de la novela de Ray Bradbury "Cróncias marcianas". Existe gran cantidad de estas criaturas, a cual más fea. Todas tienen poderes místicos y dicen frases difíciles de entender. Aunque no tienen una rivalidad clara con los humanos, estos arruinaron su compleja civilización al llegar los primeros colonos.


Los dodos gigantes verdes, descubiertos por Chuck Jones y aliados del pobre Marvin.
Tropas de choque del ejército marciano, los dodos gigantes son resistentes y obedientes... ¡¡Y muy baratos!! Apenas hay que echar una gota de agua sobre una pastillita blanca y ¡PLUF! un dodo gigante al instante.


El pequeño yeti de los pedruscos rojos, descubierto por los robots de exploración de la NASA. El último hallazgo de los ufólogos. Sin duda un ser ejemplar, este humanoide asustadizo, es de pequeño tamaño y posee gran cantidad de pelo púbico. Su único objetivo en la vida parece ser pasar desapercibido y alimentarse de arena. El "yeti de los pedruscos" merece ser respetado. Por eso propongo trasladarlo a Cabárceno y construir en su hábitat natural un hermoso centro comercial.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El yeti de los pedruscos,jaaa, gran criatura sin duda. Los dodos esos gigantes me causaban pánico, un capitulo en que abducían a porky creo me causo pesadillas durante muchísimo tiempo.

Los de cronicas marcianas es según la actitud con que leas el libro, si estas más bohemio los ves super guays.