(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 17 de febrero de 2009

La matanza del día de San Valentín

Es muy triste que, habiendo sido el día de los enamorados hace menos de una semana, PODER FRIKI no haya hecho ninguna referencia al respecto. Como eso no puede ser y en este blog celebramos TODAS las fiestas absurdas, aqui os dejo un especial sobre...

¡¡¡LA MASACRE DEL DÍA DE SAN VALENTÍN!!! Ta-ta-ta-chaaaaan

Os voy ha hablar de un hecho repugnante, brutal y terrorífico. Asi que, me imagino, mantendréis cierto interés.




Chicago, 1929. La ciudad esta dominada por los gangsters, que tienen un control total sobre los engocios legales e ilegales. Sobre todo, los bares clandestinos hijos de la ley seca (que en unos pocos años sería abolida) proporcionaba cantidades ingentes de dinero fácil a los criminales.

El rey indiscutible es Al Capone y su mayor rival Bugs Moran. Bugs comete la osadia de atentar contra la vida de Capone mientras cena en un restaurante y este, una vez sobrevive, no duda en jurar venganza.

El socio de Al, Jack "Ametralladora" McGurn diseña lo que sería el golpe definitivo a la organización de Moran. Este consigue el dato de que el 14 de febrero de ese año (día de San Valentín) los hombres de Moran (y presumiblemente, él) estarían reunidos en la bodega de la Cartage Company.

Son las 10:25. Aparecen dos coches, un Cadillac sedán y un Peerles. De estos se bajan dos hombres vestidos como policías y otros dos de civiles. Bugs Moran no ha llegado a la cita por que está cortándose el pelo.

Los "policías" arrestan a los siete gangsters ocultos en la Cartage los cuales, burlones y confiados, levantan las manos y se ponen cara a la pared. Inmediatamente después, los civiles sacan un par de inmensas ametralladores "Tommy" y acribillan a sus rivales. Los pocos que sobrevivieron fueron rematados con un revolver... excepto uno, que aun viviría unas horas más. Entre los asesinados no está el principal objetivo pero a nadie parece importarle.




Tras la masacre, los asesinos con uniforme policial salen tranquilamente del lugar, llevándose "arrestados" a los civiles. Para los asombrados transeuntes anda ha ocurrido y los culpables han sido capturados.

El único gangster que había sobrevivido fué interrogado por la policía en su lecho de muerte. Pero no dijo nada. No sabemos nunca si esta decisión fue por puro agotamiento, respeto a las normas del crimen organizado o por que creía que los culpables habían sido realmente policías.

Jamás pudo probarse que Alfonso Capone era el culpable, aunque ya entonces todo el mundo lo sabía. Las víctimas fueron:

* Peter Gusenberg, un matón.

* Frank Gusenberg, hermano de Peter, el único superviviente.

* Albert Kachellek, alias "James Clark", el segundo de Moran.

* Adam Heyer, el experto en negocios y finanzas de la banda.

* Reinhart Schwimmer, un oculista aficionado a las carreras de caballos y aliado eventualmente la banda de Moran.

* Albert Weinshank, dedicado a la "limpieza" en las operaciones.

* John May, el mecánico del grupo. Un pobre hombre.






Aquel hecho atroz significó un gran triunfo para Capone, al reforzar su dominio sobre la ciudad... pero a la larga significó el fin ya que la opinión pública se horrorizó tanto que se aceleraron los recursos legales para acabar con la "era de los gangsters".

Todos estos acontecimientos aparecen reflejados en la película "Scarface" de 1934, pero de forma muy novelada y unida por un hilo argumental de escasa relación con la realidad.

En 1967 Roger Corman rueda la que será, para muchos, su mejor película, basada en esta masacre histórica.




Corman no escasea en violencia (tanto física como emocional), humor negro e insinuación al sexo, mostrándonos un crudo retrato de la realidad americana de finales de los años 20. Aquí no se "maquilla" a los criminales mediante virtudes ficticias. Tanto protagonistas como antagonistas son verdaderos sádicos capaces de cualquier cosa por una diminuta parcela de poder.

La película es estupenda y muy rigurosa historicamente. Si nos atenemos a los hechos, el mayor fallo es sin duda la relación de Capone con la mafia, ya que en el filme aparece como un gran aliado de "la familia" y en realidad era miembro de "la camorra", una organización muy distinta.

El guión está desarrollado más como un documental que como una historia clásica (narración incluida), pero lejos de resultar pesado, se hace entretenidísimo.

El tratamiento de los personajes es muy adecuado y se nota cierta profundidad en su caracterización. Lo mejor es sin duda la última media hora, poco antes de que tenga lugar el acontecimiento que da nombre a la propia obra. Ya no sólo por la rudeza de las imágenes, sino por la visión tan humana que se tiene de unas personas que, buenas o malas, sabemos que van a morir en pocas horas.


Obviamente, una serie b de Corman ha de tener algunos fallos (sobre todo por subtramas que no se cierran o parece inútiles o momentos con poca fuerza visual) pero se los perdonamos por que esta película significa un cambio radical en la forma de entender el cine de gangsters.

Algunos detalles curiosos:

* Orson Welles iba a enterpretan a Al Capone pero el estudio consideró en el último minuto que el genio se había convertido en "imposible de dirigir".

* Este es el film más caro de Corman, $200,000, ya que no quiso usar escenarios provenientes de otras producciones.

* Jack Nicholson iba a interpretar a uno de los eprsonajes principales pero al final acabó por ser un figurante sin frase.

* Esta fue la primera vez que Roger Corman trabajó para un gran estudio (Twentieth Century-Fox). Por supuesto, la terminó antes de lo previsto y gastando muchos menos dinero.


Existen, además, dos telefilmes sobre el tema, ambos con el título "The St. Valentine's Day Massacre", uno de 1997 y otro de 2004.



Y es que, en realidad, el día de los enamorados no le gusta a nadie... ¡¡Y menos aun a los mafiosos!!

1 comentario:

Igor Von Slaughterstein dijo...

Un peliculón, desde luego. Una reconstrucción fidedigna y trepidante de un hecho ominoso (y por tanto interesantísimo).

Saludos!!