(7 años de extravagantes aventuras)

miércoles, 7 de enero de 2009

Tragedias terroríficas

No hay nada que me haya dolido más en la vida que las pérdidas materiales. Esa es la pura verdad. Sobre todo cuando era niño. Debo admitir que nací capitalista y superficial, las cosas como son. Mantenía un respeto delirante por los instrumentos fabricados por el hombre que aun hoy me acompaña (eso sí, más atenuado). Como todos los crios, destruí millones de cosas pero después me arrepentía por ello como si hubiera cometido un crimen.
Así que para exorcizar mis demonios infantiles he decidido hacer una pequeña lista con mis pérdidas mas traumáticas.


El "Prohibido Cazafantasmas"



Cuando estaba en la guarderia tuvo lugar la peor de las tragedias posibles. Yo tenía un jueguetito de goma que venía a ser el símbolo de los "cazafantasmas". Y lo adoraba. Iba a él a todas partes. Un día, en el patio de recreo, se lo deje a un coleguita por alguna razón estúpida que soy incapaz de recordar. Cuando regresé, me juró que no sabía nada del juguete. Yo casi lo mato ahí mismo pero entre mis profesores y la cara de asombro del chaval acabé por convencerme de que, efectivamente, no sabía nada. Me pasé una hora buscando el juguete por el patio sin ningún éxito. Joder, lo pequeño que era y aun me acuerdo. Igual me vuelvo a encontrar al compañero y nos totmamos algo por ahí. E igual me desvela que, efectivamente, se lo quedó. E igual le parto la cara.

El "Cancerbero enorme"



Estaba de oferta... ¡¡Y era el CANCERBERO de la serie HÉRCULES, LEGENDARY JOURNEYS!! Convencí a mi sufrida madre que me lo comprara. Yo era feliz. Apenas 24 horas después, el muñecote había desaparecido. La explicación es tan estúpido como deprimente. Me lo llevé al cole (craso error) en una bolsa de plástico, junto a otros maravillosos juguetes. Lo que yo no sabía es que el plastiquete no es acero forjado y tal cantidad de cosas por fuerza iban a generar un agujero. Cuando me fijé en la bolsa ya era tarde: todas aquellas joyas de incalculable valor se habían perdido por siempre.

La "Maquinita de DonkiKong"



Cuando a todo el mundo le flipaba la Game Boy Pocket, yo aun seguía anclado en el fascinante mundo de Game & Watch. Tras buscarla durante meses, al fin hallé una maquinita de Donkey Kong. Y me encantaba. Aun la conservo... ¿Que hace en esta lista pues? Simple. Durante un recreo, una roca golpeó de lleno el artilugio, matándolo sin remedio. Monté en cólera y pregunte a todos cuantos me rodeaban quien había sido, pero no obtuve respuesta. Ignoro si me tiraron una piedra deliberadamente y, heroicamente, la consola había actuado como escudo. De ser así, sería la primera vez que alguien me tira piedras. La segunda (y última) fué con 16 tacos en Doñana, durante una excursión. Un buen amigo pretendía asustarme y el muy gilipollas me impactó en todo el ojo. Después se acercó a socorrerme, aterrado. Por suerte yo no perdí el ojo, pero a él le perdí el respeto. Aunque viéndolo con perspectiva es gracioso y todo, sobre todo por que me pasé la semana entera con unas gafas oscuras al más puro estilo "mujer maltratada".

Y esto es todo por hoy. Una colección de hsitorias tan personales como intrascendentes. ¿Y vosotros, amiguetes? ¿Tenéis alguna anécdota absurda que compartir?

11 comentarios:

Dorgo dijo...

Yo también tuve el logotipo de los Cazafantasma de goma, y también lo perdí en la guardería, maldita sea.

Bueno, más que perderlo, había un capullo que nos robaba a todos los demás los juguetes con la excusa de que en su casa sus padres no le compraban nada... Que yo recuerde, nos mangó un Hugo de plástico, una ambulancia, un helicóptero y cromos de Saint Seiya... Maldigo a los niños mangantes y a los padres que pasan de ellos...

Kike dijo...

Sin duda se trata de un problema serio de la sociedad, amigo Dorgo. Desgraciadamente no parece que nuestros dirigentes tengan la menor intención de actuar. Indignante...

Ryben dijo...

Yo, de pequeño, también estaba flipado por las Game&Watch (de aquella aun no existía la GameBoy).

Un día, en el recreo, encontré perdida en una esquina una de estas máquinas, no recuerdo si era la de Mickey&Donald o la de Mario Bros.

Bueno, el caso es que era tan rematadamente honrado que no se me ocurrió otra cosa mejor que avisar a un profesor, el cual encontró a su legitimo dueño y se la devolvió. Me quedé sin la deseada máquina aunque subí +5 en karma, supongo.

También de aquella estaban de moda los coches de juguete en miniatura, tenía uno favorito...un Porche 911 Turbo naranja al que se le abrian las puertas y todo. Precioso. El caso es que estaba jugando con un niño, perdí de vista el coche un minuto y al volver "no sabia nada". A dia de hoy sigo sospechando que el muy cabrón se lo había guardado en el bolsillo.

Dorgo dijo...

Yo tenía la Game&Watch de Super Mario, creo que me la regaló mi hermano. Pero a saber dónde puñetas fue a parar.

Una vez en la piscina municipal encontré una reloj chulísimo, y a esto que voy al bar de la piscina, lo dejo sobre una mesa, y cuando vuelvo del servicio, voilá...

El reloj si mal no recuerdo era de Sonic, y en la esfera aparecía éste y Tails cuando lo movías. Jamás volví a ver uno semejante.

Capitan HaddocK dijo...

Imaginaos una caja de detergente llenda de todo tipo de piezas de lego. Repito, llena hasta los topes.

Por alguna estupida razon decidi dejarla en el patio de casa, supongo que por vago y no hacer caso a mi madre cuando dijo 2recogela y llevala a tu cuarto".

A la segunda noche mi flamante caja de piezas de lego fue robada, y eso que el patio estaba franquedo por un muro de hormigon de 2 metros. Y seguro que el hijoputa que me la robó no le sacó ni la mitad del pringue que yo le sacaba a aquel totum revolutum de piezas de lego.

Con esa caja se esfumo gran parte de mi niñez... Snifff

El chache dijo...

Yo tenia la Game&Watch de Donkey Kong y de Donkey Kong 2, y me encantaban.
Cuantos juguetes habre perdido yo... que horror.
Un saludete

Jack Shadow dijo...

los recuerdos... el dolor... Mi psicologo me ha prohibido responder a este post.

elprimerhombre dijo...

Yo conservo el vinilo de la gran banda sonora de GHOSTBUSTERS, con esa pedazo de portada del logo que tanto usted amaba. Me encantan algunas canciones que aparecen en este disco que aún me extraña cómo no se ha rallado por las veces que lo he escuchado. Por esa época también la BSO de LA HISTORIA INTERMINABLE. Qué gran época aquella!! Un saludo!

Arbe dijo...

Qué grandísimo post, ¿a quién no le ha pasado algo así? Es curioso, habré perdido millones de euros en monedas con lo que me robaban y engañaban mis compañeras de clase, pero sólo me acuerdo de mis queridos juguetes y cuentos... me robaron el osito Tao-Tao, Charlie y la Fábrica de Chocolate, mi tubo de tazos de El Rey León (que a su vez había robado yo), la Banda sonora también, mis gomas especiales de colores para escribir bien (las masticaba), mi caja de la sirenita ... oh, qué recuerdos...

konchos dijo...

eres un pringaete jejejeje

a mi se me ocurrio dejar uno de mis muchos "maity max" (creo recordar que se llamaban asi)y a la mañana siguiente me lo dio sin los muñecos de dentro alegandome que se le habian caido por el sumidero, pasados un par de años se los recupere de su casa al muy cabroncete.

ademas de alguna pelicula que he dejado y no a vuelto nunca

Anónimo dijo...

estaba perdiendo el tiempo por internet y no sabia a quien insultar asi que me he pasado por aqui, para encontrarte que encima eras el pringao que perdias todos tus juguetes. PRINGAO QUE ERES UN PRINGAO¡¡¡¡

ale me voy a meterme con otros frikis apestosos, que tengo mucho tiempo que perder