(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 4 de noviembre de 2008

STEVE REEVES: EL AVATAR DE LOS DIOSES

SU MERO NOMBRE EVOCA FUERZA. ¡EL ÚNICO! ¡EL INMITABLE! ¡¡¡HERRRRRRCULES!!!


Años 20. El cine existe. Y es un entretenimiento barato y popular. Hay películas de todos los géneros y para todos los gustos. Entre ellas, las mitológicas. Los trabajos de Hércules, la Odisea, la Ilíada… todas fueron llevadas al cine. Y en más de una ocasión de manos de creadores italianos.
Años 50. Además de la amenaza comunista, Hollywood debía luchar contra otra amenaza aterradora ¡¡La televisión!!

Para defenderse de un enemigo tan increíblemente poderoso, las productoras americanas inventaron todo tipo de sistemas absurdos como el cinemascope o el 3D para atraer al público a las salas. Una de estas tácticas eran las notorias y espectaculares megaproducciones, que a pesar de sus elevados costes, aseguraban un buen beneficio en taquilla. Entre dichas megaproducciones había un género conocido como “Kolossal" en el que se narraban grandes acontecimientos supuestamente históricos (la mayoría bíblicos) con presupuestos desorbitados y conocidas estrellas.

Mientras tanto, en Italia, al mismo tiempo que la economía del país mejoraba, la industria del cine se hundía. El neorrealismo ya no le interesaba a nadie. Pero en 1955 se estrena una coproducción italo-americana llamada “Ulises”. Protagonizada por Kirk Douglas, narra la Odisea de Homero de forma bastante literal. Es un poco aburrida y pedante, pero al fin y al cabo, se trata de una novedad. Hay amor y aventuras. A la gente le mola.
Y Pietro Francisci tiene una idea… piensa en llevar al cine al mayor héroe de todos los tiempos: a Hércules.

Pietro escribe él mismo el guión en colaboración con Ennio de Concini y Gaio Frattini. El resultado final es un pastiche de las “Argonauticas” de Apolonio de Rodas y tres de los doce trabajos de Hércules.

Francisci necesitaba un Hércules. Y no encontraba ninguno. Necesitaba a un tipo imponente, atractivo, con carisma y ENORME. Mientras tanto, su hija ve un musical llamado “Athena” en la que aparece Mr. Universo, un tal Steve Reeves. El mito acaba de comenzar.


Los títulos de Reeves son muchos:

* En 1946 fue Mister Pacífico en Oregón en su categoría y en la absoluta
* En 1947 fue Mister Western América
* En 1947 fue Mister Pacífico
* En 1947 fue Mister América
* En 1948 quedó segundo en el torneo Mister USA
* En 1948 fue NABBA Mr. Universo en su categoría y segundo en la categoría absoluta
* En 1948 se proclamó Mister World
* En 1949 fue tercero en el torneo Mister USA
* En 1950 fue NABBA Mr. Universo en su categoría y en la absoluta


Steeve Reeves nació el 21 de enero 1926 en Glasgow. Se trasladó a los diez años a California con su madre Goldie, después de la muerte de su en un accidente.

En el instituto desarrolló un gran interés por el culturismo y entrenó en el gimnasio de Ed Yarick en Oakland. Mas tarde entró en la armada y combatió en la Segunda Guerra Mundial y servir en el Pacífico. ¡¡CHUPAOS ESA, MALDITOS NAZIS!!

El señor Reeves ya había sido escogido por DeMille para ser su Sansón en “Sansón y Dalila”. Por desgracia, era demasiado ENORME y esto le impidió conseguir el papel. Pero pronto conseguiría otro que le llevaría a lo más alto, el de HÉRCULES.

Una sola película lo cambiará todo. Por supuesto me refiero a Los Trabajos de Hércules. La era del Peplum ha comenzado.

El argumento es el siguiente:

Un pastor está tocando su siringa cuando de repente, un carromato descontrolado pasa sobre su rebaño. Por suerte ahí está el poderoso Hércules que inmediatamente lo detiene y salva a su hermosa conductora, Iole, hija de Pelías. Casualmente Hércules ha sido llamado por el rey Pelías de Yolco para que entrene a su hijo primogénito, el torpe y engreído Iphitus. Por desgracia, el León de Nemea ataca la región y cuando Hércules trata de detenerlo, aparece Iphitus que es asesinado por la bestia. Pelías, como castigo por un crimen que no cometió, encomienda al semidiós una prueba: domar al toro de creta. Hércules lo logrará sin problemas, pero en el camino hallará a Jasón, aquel que en realidad, merece el trono de Yolco. Pelías en un usurpador. Y para demostrarlo, Hércules acompañará a Jasón y a otros bravos héroes en una gran aventura por mar en busca del mítico Vellocino de Oro.



Si el lector ha sido avispado, adivinará lo obvio con suma facilidad: “Los trabajos de Hércules” es, sin lugar a dudas, la versión más extravagante y confusa de la historia de Jasón y, lo que es más, la versión más extravagante y confusa de la historia de Hércules. E incluso sale Ulises a modo de extraño cameo. De hecho, y a pesar de su fama y reconocimiento, se trata de una película con un pésimo guión, mal filmada, con peores actores y una fotografía completamente desaprovechada (obra del, por otra parte, gran Mario Bava). Sólo el propio Steve Reeves luce bien, ya que su presencia y vitalidad inundan la pantalla constantemente.

En su día la película fue un éxito increíble, descomunal. Obtuvo en Italia la mayor recaudación de 1958: 900 millones de liras. Joseph E. Levine, hábil productor y distribuidor norteamericano que ya había traído a “Godzilla”, compró los derechos de Hércules por apenas 120.000 dólares. Obtuvo 20 millones.

El año siguiente, 1959, se estrena la secuela, Hércules y la reina de Lidia. De nuevo, alcanza la gloria y de nuevo, es comprada por Levine.

En esta ocasión el argumento mezcla la historia en la cual Hércules es dominado por la reina Onfale de Lidia junto con la batalla fraticida entre Eteocles y Polinice (narrada en “Los siete contra Tebas”). En España este filme se ha visto bajo los nombres “Hércules y la reina de Lidia”, “Hércules encadenado” y “Hércules desencadenado”, estos dos últimos títulos basados en la versión anglosajona (“Hércules Unchained”), el segundo con más acierto que el primero.


Hércules se dirige a Tebas en misión diplomática cuando toma un bebedizo mágico que le hace perder la memoria. Así cae en los brazos de Onfale. Puesto que Hércules no ha podido llevar a cabo su empresa, los hermanos Eteocles y Polinice iniciarán una guerra civil. Mientras tanto, Iole, su verdadera esposa, será raptada. Por suerte, el joven Ulises trata de ayudar a su amigo a que recuerde.


Steve Reeves no volvió a interpretar al semidiós, aunque actuó en muchas otras historias similares.



El impresionante éxito comercial de “Hércules” convirtió a Steve Reeves en una verdadera superestrella dentro del género, provocando que su poderosa imagen se constituyera en un reclamo indispensable para que los aficionados de todo el mundo acudiesen a las salas durante la década de los 60.

FILMOGRAFÍA COMPLETA:

* Athena (1954)
* Jail Bait (1954), ¡dirigida por Ed Wood!
* Hercules (1958)
* Hercules y la reina de Lidia (1959)
* El gigante de Maratón (1959)
* El terror de los bárbaros (1959)
* Los últimos días de Pompeya (1959)
* The White Warrior (1959)
* Morgan, el Pirata (1960)
* El ladrón de Bagdad (1960)
* Rómulo y Remo (1961)
* La Guerra de Troya (1961), buenísima.
* La leyenda de Eneas (1962)
* El hijo de espartaco (1962)
* Sandokan (1964)
* Los piratas de Malasia (1964)
* A Long Ride From Hell (1967)

Tras su periodo de gloria, el peplum empezó a ser desplazado por nuevos géneros, como el spaguetti-western (sucesor directo de las sandalias y espadas) y por aventuras de corte más moderno (como el bueno de James Bond y sus clones), lo que provocó que Steve Reeves se alejara poco a poco del mundo del cine y empezara a dedicar su tiempo a la enseñanza del culturismo y la cosa esa del "bodybuilding".

El 1 de mayo del 2000 Reeves falleció en California, ascendiendo finalmente al Olimpo.

Página oficial AQUÍ.



BONUS TRACK:

Colección de masajes a héroes musculosos y semidesnudos... Son trozos de pelis de aventuras asi que nadie sospechará. ¡Vamos, satisface tus instintos!

4 comentarios:

videodromo dijo...

Joer tío, me has emocionado de verdad, si lo pudiera leer el interesado te colmaría de honores, seguro que le habría encantado. Por cierto, nos has de haccer un día una sesión triple de este tipo de cine.

Anónimo dijo...

¿Chupaos esa Nazis? ¿En el Pacifico? ¿Me he perdido algo?

Kike dijo...

Bueno, bueno Nazis japoneses... que más da.

Anónimo dijo...

Tambien hay que señalar que la Marvel haría su versión de Hercules basándose en la imagen de Steve Reeves, aspecto que ha tenido en la mayor parte de su carrera superheroica.