(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 11 de noviembre de 2008

PELÍCULAS QUE NUNCA FUERON (VII)

Tras un parón terrorífico, regresan vuestras pelis favoritas, las PELIS QUE NUNCA FUERON. Efectivamente, estamos de vueltas, con más obras maestras que a nadie se le ocurrieron antes. En esta ocasión tengo, para todos vosotros, una "joya perdida del cine mudo" de esas que hay tantas ¡Disfrutadla como si existiera!




LA GUERRA DE LOS MUNDOS (1927)

1926. Plena era del cine mudo. El sistema de estudios lleva años funcionando y el público pide cada vez más y más películas, pero también mejores y más espectaculares.

Esta pieza maestra nació de la unión de tres genios de las artes cinematográficas: Cecil B. De Mille, Wills O´Brien y David Wark Griffith. Y, por supuesto, de un genio literario, HG Wells.

El caso es que "la guerra de los mundos" llevaba mucho tiempo dando vueltas por los estudios sin que nadie se decidiera ha rodar la película. Al parecer el proyecto parecía demasiado ambicioso y complicado. Finalmente, fué Cecil B. De Mille quien consiguió los derechos de la obra de HG Wells para Paramount y se decidió ha hacer una superproducción bélica de ciencia ficcion como jamás antes se había visto en la pantalla grande.



Wills O´Brien, el maestro de Ray Harryhausen y que años después crearía al mítico King Kong, fué el primero en ser reclutado. En 1925 se estrena "El mundo perdido" y sus efectos "Stop-motion" con los que hace cobrar vida a los dinosaurios, resultan asombrosos para todos. De Mille no dudó en contratarle para esta epopeya de ciencia ficción, consciente de su talento y la necesidad de efectos especiales impresionantes. Tras el fracaso de "Intolerancia" en 1919, la industria daba la espalda a Griffith. De forma que la antaño "gran promesa" lleva años rodando basura. Pero conocedor de su talento (y su precaria situación), De Mille decidió ficharle para el proyecto, considerando que la película debería ser dirigida por un verdadero experto, pero un experto al que pudiera atar corto.
HG Wells, a pesar de haber participado directamente en la escritura del extenso guión, se desentendió del resultado final, por considerarlo ampuloso y pro-bélico, de forma que pidió que quitaran su nombre de los títulos de crédito.


La historia, al parecer, era muy cercana a la novela. Aparecían los "cilindros", los "trípodes", los extraterrestres con aspecto de pulpo y había un total de cinco batallas, cada una más grande que la anterior. Y es que las batallas eran, sin duda, el principal reclamo del filme y se puso mucho dinero y esfuerzo en ellas. La historia estaba ambientada en el Londres de 1880 (antes incluso que el original) y la estructura era la misma que la del libro (dividiendo el relato en dos, la llegada de los marcianos y la tierra conquistada). El montaje final duraba 172 minutos, pero fué recortado para su estreno internacional hasta unos muy dignos 136. La película prácticamente prescindía de los intertítulos (una decisión muy arriesgada entonces), mostrando mediante la imagen el sufrimiento y el horror de los personajes.

Al parecer, la mejor escena de todas es cuando dos de los protagonistas están encerrados en un cobertizo mientras que los marcianos construyen un campamento en el exterior. Se dice que los efectos especiales de esta secuencia son perfectos y que se trata de una de las cumbres del cine de terror.

El cambio más polémico de la cinta era su final. Como todos sabéis, en "La guerra de los mundos" los marcianos caen de forma natural, por culpa de las bacterias terrestres. En esta versión, sin embargo, son derrotados por los humanos que descubren su debilidad y los bombardean con armas químicas.


La película es una de las últimas superproducciones del cine mudo, ya que se estrenó apenas unos meses antes que "El cantor de Jazz". Sin embargo, fué un gran éxito de su tiempo, mucho mayor incluso que la película anteriormente mencionada... ¿Como es posible entonces que nadie la conozca hoy en dia? Muy simple. La respuesta es: Paramount.

En 1953, la infame Paramount Pictures preparaba una nueva versión de la novela de HG Wells, más religiosa e inspirada en los temas de la Guerra Fría. Me refiero, por supuesto, a la que dirigió George Pal. En esta película, además, se utiliza mucho la radio como elemento conductor, haciendo refrencia directa a Orson Welles, al cual muchos americanos atribuían la novela. Puesto que necesitaban un gran éxito y querían anunciar su película como "la PRIMERA adaptación del clásico de la literatura", necesitaban ocultar todo el material precedente. Tuvo lugar entonces una de las mayores masacres de la historia del cine.

Con el consentimiento explícito de De Mille, la Paramount buscó, requisó Y DESTRUYÓ todas las copias y los negativos originales de esta obra maestra. Todos. De forma que, nadie pudiera visionar o siquiera descubrir la existencia del filme. Sólo quedan algunas fotos fijas y las excelentes críticas de quien asistió al estreno en su día. Este tipo de atrocidades eran frecuentes en los 50, ya que el desprecio al cine mudo era total y se buscaban nuevos éxitos a toda costa para combatir contra la televisión.

De forma que en más de medio siglo NADIE ha podido ver lo que, seguramente, sería una auténtica joya de la ciencia ficción. Existe el rumor de que un coleccionista guarda una copia en su sótano y espera liberarla cuando pase al dominio público, es decir, dentro de unos veinte años. Esperemos que sea cierto y podamos disfrutar entonces de "La guerra de los mundos".



Asi que nada. Nuevamente, esto es todo lo que puede ofrecer esta extravagante ficción. Espero que os haya gustado y si alguien se lo ha creído, me emocionaré mucho. Nos vemos en próximas entregas de las pelis que nunca fueron (aunque quizás, serán).


ENTREGAS ANTERIORES:

Mistery of the Bat-Man

Dungeons & Dragons: La Gran Aventura

La Leyenda de Sigfrido

El Hobbit

Ghouls & Goblins

En busca del Imperio Cobra

6 comentarios:

El chache dijo...

Con tanta argumentacion uno se lo puede hasta creer. Ojala existiera tal pelicula.

Anónimo dijo...

Mola pero con una pelicula de gran éxito sobre esa novela nadie habría creido la versión de Orson y por tanto no habría tenido ese impacto en la peli de los 50 no?

Anónimo dijo...

Por cierto el de Sigfrido es un articulo cojonudo, aun recuerdo que me lo creí la primera vez que lo leí

Kike dijo...

Yo creo que sí, piensa que existen 10 años de diferencia entre esta peli y la emisión de Orson Welles. Además, hay películas que, independientemente de su éxito inicial, influyen en el público y son recordadas. Otras, tristemente, se olvidan al salir del cine. El paso del mudo al sonoro provocó que muchas películas antaño imprescindibles cayeran en el olvido.

Anónimo dijo...

Bueno no habia tenido en cuenta lo del paso del cine mudo al sonoro, es un factor que si podria haber ayudado a su olvido con el tiempo

Anónimo dijo...

Es posible que no exista, pero en un documental sobre extraterrestres del Discobery Channel al hablar de "La Guerra de los Mundos" de Wells mostraban escenas en blanco y negro de un aparato gigante de tres patas corriendo por la pradera de noche mientras disparaba rayos y un hombre matando a hachazos a un cerebro con tentáculos (escena que también aparece en un capítulo de Agallas el Perro Cobarde), así que estoy dudando de si existió o no