(7 años de extravagantes aventuras)

domingo, 16 de noviembre de 2008

¡Cuantum sol hace!


El chiste del título lo he visto en un huevo de sitios ya... ¡Pero es que no he podido resistirme!

He visto ya "Quantum of Solace", por métodos totalmente ilegales e ilícitos. Bueno, en general es entretenidilla y tal. Pero es que este nuevo espía me resulta tan odioso que me cuesta mucho ser objetivo. Yo es que soy fan de Roger Moore, amigos (lo admito).

Dicen que el Bond de Craig es mucho más cercano al de las novelas que el de ningún otro intérprete. ¿Y a estas alturas a quien leches le importan las novelas? En cualquier caso vayamos con la fidelidad: Quantum of Solace NO está basado en ninguna historia de Ian Fleming. El título proviene de un relato absurdo sobre una conversación que mantiene Bond con unos aristócratas durante una cena.


Una cosa importante: esta peli es 10 veces más simiesca que Casino Royale, la cual ya era increíblemente simiesca. Las habilidades del agente británico se reducen a dos: saltar y golpear (botón "Y" y boton "B" del pad de la Super nintendo). El gorileo es total por que no hace falta engañar a los espectadores. Ya nos han colado a un animal como protagonista y lo explotan como tal.

En general, hay muy poco de la saga en esta producción. Olvidaos del DEL TEMA PRINCIPAL DE JAMES BOND (lo de la banda sonora es acojonante), olvidaos de Q, de las frases ingeniosas, de Moneypenny, de los gadgets, del cinismo, del martini no agitado, de la elegancia, del "me llamo bond, james bond", del cochazo... El tio ni siquiera se molesta en flirtear, si le mola una tia se la folla y punto. Por no hablar del mítico "gunbarrel" que por alguna razón inexplicable se coloca esta vez al final en lugar del principio.

Han convertido a James Bond en Conan. Y eso es tan absurdo como convertir a Conan en James Bond.

El argumento es simple: tras unos títulos de crédito con una música ESPANTOSA, nos encontramos justo al final de la anterior entrega. El prota busca venganza a toda costa y, por el camino, se cruza con los supermalvados de la organización criminal de turno. Luego hay generales golpistas y esas cosas.



Recordemos que el rollo "THIS TIME, IT´S PERSONAL" ya lo explotó Timothy Dalton con muchísimo más acierto en todos los sentidos.

Cada cinco minutos hay una pelea a muerte (todas las peleas son A MUERTE) o estalla algo o hay una persecución o las tres cosas a la vez. Luego hay situaciones bastante absurdas, como que cancelan las tarjetas de crédito y pasaportes de Bond y este, para pedir ayuda, viaja desde sudamérica hasta Italia. Con dos cojones.

Punto positivo: regresa SPECTRA. Punto negativo: no se llama SPECTRA. Se llama QUANTUM, que para una organización criminal es una mierda de nombre. Además, el villano de la ocasión no tiene ni media hostia. Eso es así.

Hay que admitir que, tecnicamente hablando, estamos ante un espectáculo bien hecho. Y aunque no me guste la historia, tiene un ritmo muy adecuado. De los actores destacaría a las chicas que son muy guapas, ellas. Pero ya está, eso es todo. Claro que dudo que nadie fuera al cine esperando un argumento profundo, introspección psicológica y crítica social.


Luego leo en 007Spain:

“En el libro de Casino Royale no había Moneypenny ni Q, así que por eso no fueron incluidos. Y en su secuela ‘Quantum of Solace’ no había una razón de peso para incluirlos. Eso no significa que no vayan a volver. Tomamos la decisión de deshacernos de todo. Algunas cosas volverán, otras no. Algunas cosas volverán de un modo diferente. Vamos a tomar más riesgos y agitar un poco más las cosas al tiempo que esperamos que le guste a los espectadores.”

“Al final de Quantum of Solace, tenemos el personaje completamente formado. Ahora podemos hacer lo que queremos. Creo que de algún modo irá tras la organización. Así que en ese sentido, quizá se convierta en una trilogía, pero aún no lo hemos estructurado por ese camino.”

Pues nada, habrá que esperar a ver si es cierto. Aunque considerando la devastación provocada por el personaje en "Quantum of Solace", es probable que en la siguiente entrega James Bond se dedique a hundir continentes con sus manos desnudas.


2 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

A mi este Bond sí me gusta. Creo que la saga necesitaba un lavado de cara, que con eso de fortalezas de hielo, coches invisibles y demás flipadas, ya empezaba a resultar bochornoso.

Roger Moore, en serio? jejeej
Lo bueno es admitirlo ;)

Yo me quedo con Connery, luego con Craig y termino con el infravalorado Timothy Dalton. Moore me parecía demasiado paródico, aunque algunas de sus cintas estaban entretenidas.

A ver que está la número 22...

Saludos ;)

S.Parra dijo...

Me encantan estas críticas viscerales, estas rajadas ante la bazofia que han hecho de un mito de la elegancia, la seducción y el estilo que significaba 007. Totalmente de acuerdo contigo. Entre la nueva trilogía de Star Wars y este Conan Bond también siento que me están jodiendo los mitos.
Saludones.