(7 años de extravagantes aventuras)

jueves, 30 de octubre de 2008

Post Doble - Superconcurso Star Wars: La saga de Nuevededos y La prueba final de Indy

¡Hola, amantes de la Sci-fan-fiction!

El misterioso "Nuevededos" nos manda sus dos secuelas de Star Wars... ¡¡Y son alucinantes!! Se nota que hay curro e interés detrás de este relato. Mucho politiqueo y cambio de bandos en una saga sorprendentemente compleja.

¡¡Estáis avisados!! ¡¡Últimos días para el Superconcurso star wars!!

Os dejo con las historias de nuevededos... ¡Atrevidas, impresionantes e increiblemente detalladas!


---------------------------------------------------------------------------------

HACE MUCHO TIEMPO, EN UNA GALAXIA MUY, MUY LEJANA...



EL ÚLTIMA MAESTRO

Los restos de la estrella de la muerte orbitan el planeta Yavin. Su destrucción y la muerte de gran parte del alto mando, incluido Moff Tarquin ha supuesto un duro golpe para el imperio. Animadas por este éxito sin precedentes, miles de pequeñas y destartaladas naves se unan cada día a la rebelión, liderada por la ex-senadora Leia Organa. Muchos mundos fronterizos han aprovechado el caos para sacudirse de encima el yugo imperial, pero la mayor parte de la galaxia sigue bajo el puño del imperio y los rebeldes saben que tarde o temprano, el imperio contraatacará.


Los rebeldes, cuyo número parece haber aumentado con efectivos llegados de toda la galaxia a raíz de su reciente victoria, se preparan para el éxodo. Volvemos a ver a los personajes de la primera película, cada uno en su papel: Leia es una líder rebelde, Han le asegura a un holograma de Jabba que tiene el dinero, Chewie intenta arreglar el halcón, los droides hacen el payaso y Luke entrena a un nuevo escuadrón de jóvenes pilotos que lo ven como a un héroe.


El escenario sugiere poder pero también decadencia. El emperador concede audiencia a Lord Vader, único superviviente de la destrucción de la estrella de la muerte. Parece que tras la muerte de Moff Tarquin su posición en el alto mando se ha reforzado. Cuando hace acto de presencia en el gran salón. Los cortesanos se apartan de él con miedo. Vader se inclina ante el emperador, una momia reseca conservada en un cruce entre tanque de Bacta y frasco de formol. Miles de sondas salen de su marchito cadáver. Unos ojos que deberían estar muertos se entreabren ligeramente. Una extraña raza de alienígenas-científicos lo rodea, atendiendo los complicados controles del tanque que lo mantiene vivo. El emperador nombra Gran Almirante de toda la flota imperial a Vader. El emperador espera que el miedo a Vader sea suficiente para controlar la galaxia en ausencia de la Estrella de la Muerte. Vader anuncia que su prioridad será apagar la “llama de esperanza” que supone la rebelión, y para ello reunirá a la totalidad de la flota desde las cuatro esquinas de la galaxia.





A bordo de la nave insignia, Vader contempla la flota reunida. La cámara se aleja mientras nos hacemos una idea de la escala. Vader es infinitamente pequeño en comparación con el gigantesco destructor en el que viaja, destructor que se hace pequeño mientras la cámara retrocede para abarcar cientos de destructores y miles de tie-figters realizando maniobras entre ellos. La música totalidad del poderío bélico imperial reunido en el mismo lugar es un espectáculo aterrador.


Leia busca a Luke en medio del ajetreo del éxodo. Tiene un encontronazo con Han que refuerza el triangulo amoroso apenas esbozado en la 1ª película (Vemos aquí que Leia se siente atraída por Han pero también por Luke). Han besa a Leia y Leia lo abofetea para disimular lo que siente por él. Encuentra a Luke en el interior de uno de los viejos templos, con el traje de padawan, Se entrena con una venda en los ojos, peleando con sable de luz contra tres droides de combate. Al principio tememos por su vida, pero al final del combate comprobamos que se ha convertido en un maestro en el manejo del sable de luz. Finaliza el combate. Leia entra en la sala y alaba su destreza con el sable. Si antes asistimos a la desvergüenza de Han (que tanto atrae a Leia) aquí vemos los torpes y tímidos intentos de Luke, que Leia encuentra adorables. Leia le habla de la importancia de ponerse a salvo en el próximo vuelo a Ávalon, el nuevo planeta-refugio de los rebeldes. Le hace entrega de un regalo, un pequeño cristal. Le dice que es parte del tesoro de la familia real de Alderaan desde hace siglos, y que perteneció a un lejano antepasado miembro de la Orden Jedi.


Leia: -Debes ponerte a salvo en uno de los próximos vuelos. Puedes instruir a los nuevos pilotos en Ávalon. Como destructor de la estrella de la muerte tu vida es muy importante para la rebelión. Eres un símbolo, el último de los jedi.

Luke: -No soy un jedi, princesa. Obi-Wan murió demasiado pronto.

Leia: -Pero eres un héroe. Y un líder nato, lo se, puedo verlo en los ojos de los pilotos. Te seguirían a cualquier parte. ¡Juntos podríamos convertir a estos campesinos en una fuerza capaz de hacer temblar los cimientos del imperio!

Luke: -¿Juntos? –sus labios se acercan a los de Leia. Luego su expresión cambia y aparta el rostro, abatido-. Quieres convertirme en un símbolo para la rebelión. No, princesa. Antes la idea me parecía romántica, pero he crecido. Ya no soy el granjero que soñaba con alistarse. He visto morir a los soldados en ambos bandos, y he sentido cada una de sus muertes. Mi camino no es el del soldado, princesa. Mi camino es otro. Debo restaurar la Orden Jedi de sus cenizas. Así lo hubiese querido el viejo Ben.

Leia: -Sigues siendo un soñador –responde, enfadada-. La orden jedi ha muerto. Asúmelo. ¿Quien va a enseñarte sus caminos? Obi-Wan fue el último Jedi.

Luke: -No el último –se interrumpe, alarmado. Gira el rostro hacia el cielo como si pudiese ver através del techo-. ¡Está aquí! ¡El esta aquí!


La cámara sale al exterior y vemos el paisaje selvático convertido en un infierno bélico. Llueve plasma, miles de cazas imperiales bombardean la jungla. Tropas aerotransportadas caen del cielo. La base de los rebeldes esta protegida por potentes deflectores que relucen bajo los rayos disparados desde órbita. Vemos a los rebeldes correr hacia los transportes y realizar combates desesperados para ganar tiempo. En la lejanía podemos ver como toman tierra inmensas naves desde las que bajan tropas de tierra apoyadas por AT-AT y AT-ST. Las naves rebeldes que logran despegar tienen que luchar en órbita contra la inmensa flota de destructores que rodea el planeta. Por cada uno que logra huir, dos son abatidos. Luke y Leia se enfrentan a las tropas de asalto y tratan de alcanzar alguna nave. La única que sigue en el hangar es el Halcón por que aun no han logrado que funcione. Han esta usando los cañones del Halcón para mantener a raya a los imperiales mientras Chewie intenta arreglar los motores. R2D2 se conecta al Halcón y logra que los motores enciendan. Despegan por los pelos.


Nuestros héroes intentan pasar el bloqueo imperial. Luke usa el truco de Obi-wan, nublar la percepción de los imperiales (no, señor, yo no veo ninguna nave en las pantallas). Pero Vader ha estado esperando algo así y percibe la presencia de Luke. Sospecha que la líder de la rebelión estará con él. Comienza la persecución. El Halcón no puede saltar al hiperespacio tan cerca del campo gravitatorio del planeta, y la flota maniobra para impedirles huir. los imperiales estrechan el cerco. Su única vía de escape es el cinturón de asteroides formado por los fragmentos de la estrella de la muerte (algunos de tamaño superior a los destructores imperiales). Ante las protestas de C3PO esquivan los miles de fragmentos de la estación espacial y despistan a los cazas. Los escaners de los grandes destructores no pueden distinguir al halcón del resto de la basura metálica. El Halcón aterriza en los restos de un hangar donde han confía en esconderse hasta que se aburran de buscarlos, pero Luke sabe que Vader puede sentir su presencia. Deja atrapados a los demás en la bodega y manipula los controles de la cabina del Halcón con la ayuda de R2D2.


Vader guía personalmente a las naves hasta Luke y un grupo de asalto aborda el asteroide-hangar. Pero para su decepción solo encuentran a Luke, con traje espacial (“¡Ya era hora de que llegarais, chicos! Se me esta acabando el aire”). No hay rastro del Halcón. En ese momento cambiamos de escenario y volvemos al Halcón, donde Han hace un puente y se libera. Descubren que R2D2 ha pilotado el Halcón mientras Luke se quedaba de señuelo. Saltan al hiperespacio mientras discuten. Regresamos a la nave insignia de Vader. Luke es conducido ante Vader, y le entregan el sable de luz de Luke (heredado de su padre). Vader lo examina durante mucho tiempo, como si lo reconociese. Luego interroga a Luke:


Vader: -¿Donde está la líder rebelde y el resto de tus compañeros?

Luke: -Los que buscáis están fuera de vuestro alcance, milord.

Vader (contemplando el sable de luz): -No sabes lo que busco, joven aprendiz.


Lo siguiente que vemos es la puerta del calabozo cerrándose ante Luke.


La nave flota a la deriva. Leia y Han discuten la posibilidad de rescatar a Luke mientras Chewie y R2D2 reparan los daños sufridos en la huida y C3PO hace el payaso. En ese momento naves cazarecompensas abordan al Halcón, a sueldo de Jabba el Hutt. Han, fingiendo alegría, alega que el dinero que le debe a Jabba está en las bodegas del Halcón. Los obligan a transportar el dinero hasta las naves de los cazarecompensas. Una vez allí, los cazarecompensas se reparten el dinero. Queda claro que todo va a salir mal. Mientras Han mira, vuelan en pedazos el Halcon. Han y Chewie se vuelven locos y derriban a tres o cuatro antes de que los cazarecompensas puedan usar sus armas. Pero el capitán de la nave le arranca un brazo a Chewwaca de un disparo. Han obliga a Chewie a rendirse para que no lo maten.


La base rebelde ha sido tomada por los imperiales. Entran las tropas escoltando a Luke, con las manos esposadas. Vader ordena a las tropas que los dejan solos. Quita las esposas a Luke con un simple gesto y le reprende por ignorar trucos tan sencillos como ese.


Luke: ¿Que queréis de mi? No os diré nada acerca de la princesa.

Vader: La princesa no me interesa. Tu me interesas. Eres el último aprendiz, Luke. Y yo el último Maestro. Te enseñaré los caminos de la Fuerza, como una vez Obi-Wan me enseño a mi. Juntos fundaremos los cimientos de una nueva Orden, mas fuerte y poderosa, que traerá la paz a la galaxia.


Ambos discuten. Los principios de Luke son fuertes pero los argumentos de Vader comienzan a hacer mella en ellos. Sus amigos rebeldes son para Vader terroristas y asesinos que pretenden derribar el orden reinante para imponer el suyo. Las acciones rebeldes han sumido a los planetas exteriores en el caos y las guerras civiles al debilitar al imperio. Han causado millones de muertes. Fuerzas al margen de toda legalidad, como los Hutt, están gobernando sistemas enteros y el imperio no puede hacer nada por que sus soldados están trabados en un eterno combate con los rebeldes. El imperio no es un sistema ideal, pero tampoco lo fue la república, que cayó por si sola bajo el peso de su propia corrupción. Luke regresa a su celda menos seguro de si mismo. Vemos que saca el cristal que le ha regalado Leia y lo contempla, mientras se pregunta cuanto hay de verdad en las palabras de Vader.


Observamos como una sustanciosa cantidad de dinero pasa de manos de un oficial imperial a los cazarecompensas. Los cazarecompensas abandonan la nave y los mandos son ocupados por pilotos imperiales. En cuanto los cazarecompensas abordan sus naves, los destructores imperiales las destruyen. En la oscura y húmeda bodega de la nave vemos encadenado a Chewie. Uno de sus brazos termina en un muñón envuelto en sucios vendajes hechos con tiras del traje de senadora de Leia. En otra esquina de la oscura celda Han sale lentamente de la inconsciencia. Leia, con su traje convertido en harapos, lo acuna. Han esta destrozado, dice que todo es culpa suya. El Halcón esta destruido, Chewie va a morir y a ellos les espera quizá algo peor. Ambos lloran. Se abrazan y besan con pasión por primera vez.


La cámara regresa al pecio destrozado que una vez fue el Halcón. Parece una cáscara de nuez reventada. Unas luces parpadean en la oscuridad de un pasillo abierto al espacio por un enorme boquete. Es la luz del soldador de R2D2 que trastea con el cableado. Logra encender la energía de la nave. A su lado, C3PO enumera las razones por las que es imposible que logre volver a poner en marcha semejante chatarra.


Luke es escoltado por los pasillos por dos carceleros-droide (inmunes a la influencia mental). Se suelta de sus esposas copiando el truco de Vader y destroza a los Droides. Entra en la sala de mando de la prisión y atrae las armas de los soldados para luego dispararles con ellas (en modo “atontar”, no en matar). Se introduce en los ordenadores y averigua donde están los prisioneros rebeldes. Descubre que además tienen prisioneros a Han, Leia y Chewie. Somos testigos de como se le rompe el corazón al ver a Han y Leia juntos y enamorados a través de las cámaras de vigilancia. Aún así, intenta superarlo y abre todas las celdas.


Han y Leia y Chewie huyen por un camino diferente. Leia se separa de ellos para destruir los sistemas de comunicaciones de la nave y facilitar la huida. Luke dirige a los jóvenes pilotos hacia el hangar, pero ve caer a sus amigos uno tras otro, y finalmente se deja llevar por la ira cuando se encuentran con Han y Chewie y ve como los soldados están a punto de dispararles. Emplea la Fuerza contra los soldados hasta matarlos a todos menos a uno. El último se rinde y deja caer el arma, pero Luke lo levanta en alto mediante la Fuerza y lo asfixia como suele hacer Vader. En el último instante, el grito de Han lo hace recapacitar. Vader aparece en escena en ese momento y alaba el poder que le da la ira. Lo reprende por escuchar a sus amigos, que son fuente de debilidad. Con él llega un escuadrón de élite que se dispone en formación alrededor de Han y Chewie. Otro escuadrón aparece con Leia en su poder. Vader continua hostigando a Luke: “Si fueras mas fuerte podrías protegerlos” “si te dejases llevar por el lado oscuro desde e principio tus pilotos estarían vivos” “Solo tu orgullo se interpone entre tu y el poder que los podría haber salvado” “Es tu orgullo lo que ha condenado a tus amigos” Luke presa de una crisis le grita que se calle.


Entonces, contra todo pronóstico, una nave-chatarra que hemos visto derivar lentamente hacia el hangar se desliza desastrosamente dentro del hangar destrozando los pequeños cazas que hay en él y dispersando la formación de soldados, hasta pararse con un chirrido justo ante Han. Vemos que es el Halcón, o más bien lo que queda de él tras haberlo parcheado con mil fragmentos de las naves cazarecompensas destruidas por el imperio. Parece una nave construida por un gnomo borracho. Una breve chispa de esperanza nace en los ojos de Luke. Ve los sables de luz en el cinturón de Vader y alza la mano para atraer el que le pertenece mediante la Fuerza. Vader ríe mientras enciende el suyo. Ambos combaten, Luke con ira y furia y Vader con fría maestría. Al mismo tiempo, Han sube al herido Chewie al Halcón mientras Leia aprovecha la distracción para robar un blaster y destrozar los controles de las puertas del hangar, quedando ella atrapada del lado imperial mientras Han grita “¡Leia, no!”. Es demasiado tarde. Leia es capturada, el Halcón escapa aprovechando que las comunicaciones imperiales siguen apagadas y nadie parece saber que ocurre y Luke y Vader continúan con su duelo.


Vader se sorprende ante la destreza de Luke con el sable, pero su superioridad en los poderes de la Fuerza deja claro que Luke no puede ganar. Cuando Luke esta a punto de morir, Vader insiste en su oferta: “Únete a mi” Luke insiste en su postura, aunque muy débilmente. “Mataste a Obi-Wan, Mataste a mi padre” Vader remata la jugada: No, Luke. Yo no mate a tu padre. Yo soy tu padre. Y el sable que blandes fue mío. Luke reconoce la verdad en las palabras de Vader, y cae de rodillas, el sable cae al suelo de su mano sin fuerzas. No queda esperanza.


El planeta esta cubierto de hermosos bosques de árboles gigantes. La fauna es reptiliana. Los soldados rebeldes que guardan Ávalon montan en animales muy similares a los dragones de las leyendas y usan unas armas de cañón muy largo que parecen lanzas de caballería. El Halcón desciende hasta una cueva y penetra en el interior de una montaña hueca, donde se oculta un hangar repleto de naves rebeldes. Vemos a Han reunirse con los restos de la flota rebelde. Por alguna razón que él no entiende todos parecen considerarlo una especie de general. La mano derecha de la princesa Organa. Héroe de la batalla de Yavin IV. Los altos mandos de la rebelión (los pocos que quedan) quieren que el dirija las tropas. “¡Yo solo soy un contrabandista!” Protesta Han. El rebelde con el que habla se encoge de hombros y replica “¡y yo era contable!”. Han, el contrabandista pragmático, se encuentra convertido en líder guerrero de una rebelión idealista. Se siente dividido: Liderar la rebelión en su lucha política o intentar rescatar a Luke y Leia de garras de Vader.



REDENCIÓN



La rebelión, bajo el mando del General Solo, continúa su lucha mediante una estrategia de guerrilla y sabotaje, causando graves daños a las rutas de suministro imperiales. Mientras tanto, informadores rebeldes han seguido el rastro de la Princesa y Luke hasta los Mundos Centrales. Han Solo ha abandonado hace tiempo sus deberes como general rebelde para continuar la búsqueda de ambos personalmente. Corre el rumor de que el Lord Sith ha tomado un aprendiz oscuro.


Luke medita contemplando el cristal jedi en su celda. Tiene un aspecto demacrado y tenebroso. La puerta de la celda se abre y vemos cuatro carceleros-droide al mando de una oficial imperial. Luke la saluda con familiaridad, como si llevase encerrado lo suficiente como para familiarizarse con sus carceleros. La oficial es una mujer, pelo corto, rasgos duros, cubierta de tatuajes azules. Parece sumamente competente, y trata a Luke con cortesía. Lo escoltan ante Vader, esposado y encañonado. Al llegar lo liberan de sus esposas, y Luke aguarda las órdenes de Vader con sumisión. Vader le informa que ya basta de clases teóricas. Es hora de que demuestre lo que vale. Le informa que la flota sobrevuela Tatooine, su planeta natal, un asqueroso agujero de contrabandistas y granjeros muertos de hambre. Una facción rebelde ha tomado el control de la base imperial del espaciopuerto de Moss Eisley, que emplean ahora como puerto libre para los rebeldes. Esa situación no puede ser tolerada. Luke tiene dos opciones: Asumir el mando de un destacamento de tierra y volver a tomar la ciudad para el imperio o contemplar desde la órbita como arrasan la ciudad con bombas de plasma. A Vader le da lo mismo. Luke no puede permitir que la ciudad y todos sus habitantes sean destruidos, por lo que baja al planeta como comandante al mando de tropas imperiales. Su carcelera (Jadee) lo acompaña junto con los droides. Viste un traje de combate negro, similar al de Vader pero sin capa, casco ni complementos mecánicos.


Han y Chewie en su búsqueda han llegado hasta los mundos centrales del núcleo galáctico, donde la presencia del imperio es más fuerte. A diferencia de los mundos vistos hasta ahora (desiertos y junglas) el mundo en el que están es una inmensa ciudad que cubre todo el planeta. Ellos se mueven por los bajos fondos, en un ambiente sórdido similar al de la taberna de Moss Eisley. Los vemos muy cambiados. Han Solo se ha dejado barba y Chewie tiene una prótesis biónica que sustituye a su brazo. Nadie sabe nada de la princesa, pero un viejo les da una pista sobre Luke: Les dice que ese es el aprendiz de Vader del que todo el mundo habla. Se meten en líos y salen de ellos por los pelos. Deciden regresar a Ávalon con la información.


Vemos a Luke en mitad de una guerra urbana, al mando de tropas imperiales y luchando contra los rebeldes. Viste de negro y blande su sable de luz. Vemos como salva la vida de los soldados imperiales bajo su mando (deflectando rayos con el sable o apartándolos con un empujón telekinético). Lo vemos introducirse en solitario en los sitios más peligrosos acabando con toda resistencia el solo. Si Obi-Wan recordaba a un samurai, el Luke aprendiz de Sith recuerda más un nija. También vemos que se preocupa de causar un mínimo de muertes rebeldes, al usar sus poderes para desarmarlos o asfixiarlos hasta la inconsciencia. Finalmente alcanzan la victoria. Los soldados lo vitorean, incluso hay gente por las calles que los aclaman gritando que ya era hora de que hubiese algo de orden en ese planeta. Llevan a los rebeldes prisioneros. Alguno de los rebeldes lo reconoce y le escupe. Le llama traidor. En la nave imperial, Vader lo felicita y le exige que entregue el sable y regrese a su celda. Luke vacila antes de obedecer la orden.


Vader: -¿Piensas acaso que eres lo bastante fuerte? ¿Crees que puedes enfrentarte a mi y derrotarme, hijo?

Luke: -No, padre.

Entrega el sable y deja que lo esposen, cabizbajo. Pero antes de salir de la sala se enfrenta de nuevo a Vader y lo amenaza:

Luke: -Pero algún día lo seré, Padre. Algún día seré lo bastante fuerte, y ese día te mataré.

Vader: -Al igual que yo mate a mi maestro. Sabía que serías un digno aprendiz, hijo mío. Ese es el camino de los Sith, el fuerte debe derrotar al débil. Y un día tu mismo enseñarás ese camino a tu propio discípulo. Pero no será hoy.


Luke es escoltado a su celda por la oficial Jadee y sus droides. Vemos claramente un destello de admiración en los ojos de la oficial. Esta claro que Vader solo despierta temor en sus hombres, nunca esa admiración reverente.



Han Solo ha regresado de su infructuosa búsqueda. Vemos a los ejércitos rebeldes muy recuperados desde el éxodo de Yavin IV. A diferencia de la uniformidad imperial, los rebeldes están compuestos por decenas de razas alienígenas además de humanos (twileks, wookies, mon-calamari, quarren, etc...). No tienen dos naves iguales, todas de mundos distintos. Vemos muchos jinetes de dragón y muy distintos tipos de reptiles gigantes adaptados para la batalla (con torretas láser encima de ellos y complementos semejantes). Han recupera su puesto de general rebelde y los servicios de espionaje rebeldes le confirman sus temores: es muy posible que el aprendiz de Vader sea Luke. Investigaciones más profundas han revelado el parentesco entre padre e hijo. Es muy posible que el hijo haya seguido el camino del padre en el lado oscuro. Le dicen que Vader esta paseando a su aprendiz por la galaxia, entrenándolo, usándolo como arma contra los rebeldes (aquí se transmite la idea al espectador de que Luke ha participado en muchas batallas como la que ya hemos visto). Han propone poner una trampa a ese “aprendiz” y salir así de dudas.


Asistimos a una de las duras clases de Vader sobre el camino de los Sith. Discuten como maestro y discípulo, de forma similar a las discusiones entre Obi-Wan y Luke. Los rápidos avances de Luke y su potencial aparentemente ilimitado para la Fuerza parecen intimidar a Vader, que duda de poder seguir controlando a su discípulo mucho más tiempo. Cuando acaban con la clase, Vader informa a un sudoroso y cansado Luke de que mañana tendrá una nueva misión. No se trata de una pequeña batalla como las que ha librado hasta ahora. Debe liderar la toma de un planeta entero. Si fracasa, las órdenes del emperador son borrar el planeta desde la órbita. Luke, pensativo, regresa a su celda. Haga lo que haga morirán millones.


Allí lo vemos por primera vez usar el Holocristal Jedi. El cristal que Leia le regaló es fruto de una compleja tecnología jedi de la antigüedad. En su celda, Luke ha descubierto que un Jedi puede acceder a la memoria holografica del cristal mediante la Fuerza. Vemos a Luke activarlo mentalmente mientras se tumba en su camastro y el mundo a su alrededor se transforma: de repente se halla en el centro de una antigua academia jedi, rodeado de maestros. Ante ellos hay un discípulo que pide consejo. El Holocristal solo contiene grabaciones, pero de alguna manera las grabaciones que escoge proyectar responden a las dudas de Luke. El discípulo plantea un problema similar al suyo ante los Maestros, y estos dan respuestas ambiguas y filosóficas. Comprendemos que Luke tiene dos maestros, el Lord Sith y el Holocristal jedi.


Al día siguiente, Vader convoca a Luke al puente de mando. En las pantallas podemos ver el planeta en cuestión. Vader interroga a Luke sobre sus planes.


Vader: -¿Que parte de la flota necesitarás tomar bajo tu mando?

Luke: -Necesitaré una sola nave, padre.

Vader: -¿Un solo destructor? Sobreestimas tus propias capacidades, muchacho.

Luke: -Un destructor no, padre. Un caza monoplaza. Es todo lo que necesito.

Vader: -¿Piensas que puedes conquistar el planeta tu solo?

Luke: -Eso es exactamente lo que pienso.


Luke baja al planeta solo, en un caza monoplaza. Su aparición en solitario, arrogante, vestido de Sith, aterroriza a todo el mundo. Lo escoltan hasta el palacio del gobernador planetario. Allí el gobernador lo recibe como “la mano derecha de Lord Vader”. Con el miedo y tácticas intimidatorias (reforzadas por la Fuerza) logra la rendición planetaria. Vader lo felicita:


Vader: -Has servido bien al Imperio.

Luke: -He servido bien a sus habitantes. He hecho lo que tenia que hacer para evitar muertes innecesarias. Entre mis hombres y entre los suyos.

Vader: -¿Realmente cree que puede seguir caminando al filo de la luz y las sombras? Una vez el lado oscuro toca tu alma, no se puede regresar a la luz.


Luke calla. Los carceleros se comportan mas como una escolta de honor que como carceleros. Luke le esta robando liderazgo a Vader sobre sus propios hombres. Tras encarcelar de nuevo a su aprendiz, Vader recibe una comunicación del emperador: se ha enterado del éxito de Luke y desea recompensarlo adecuadamente por sus servicios al imperio. La idea no le gusta a Vader.


Los droides, con C3PO disfrazado chapuceramente de Androide Cazacabezas, le piden a Jabba la recompensa por la cabeza de Solo. Jabba los deja entrar para comprobar que tienen la cabeza de Han Solo. Es una trampa, la cabeza de Han Solo que entregan es una cabeza-bomba. Los rebeldes asaltan el palacio en la confusión y asistimos al combate entre ambas fuerzas.


Hay una gran celebración con motivo de la audiencia al aprendiz de Vader. Vemos mucho movimiento de tropas. Escuchamos los comentarios de tres stormtroopers de diferentes compañías hablando entre ellos:

-¿Has oído hablar de ese aprendiz de Vader? ¿Ese que ostenta rango de comandante pero esta bajo arresto permanente?

-Dicen que tienen que es tan peligroso que no pueden dejarlo sin vigilancia, y que por eso duerme en las celdas de mayor seguridad.

-Yo he oído que él solo destruyó la estrella de la muerte.

-Y yo que él solo conquistó un planeta entero.

-Yo serví con él una vez, durante unos disturbios en la frontera. No se si lo que cuentan será verdad o no, pero si sé una cosa: es mejor servir con él que con Vader. Se preocupa de los hombres bajo su mando. En la misión no tuvimos ninguna baja.


El Emperador recibe a Luke y Vader en la Gran Sala. Volvemos a ver a los cortesanos del imperio. Vemos también otra cosa: a los pies del tranque del Emperador, entre las demás esclavas y cortesanas, descubrimos a Leia, encadenada con grilletes de oro al trono-tanque que mantiene la no-vida del emperador cadáver. Vader se asombra de que Leia siga viva, y le encoleriza que su orden de ejecución se haya anulado. El emperador le recuerda quien manda, y vemos a Vader agachar la cabeza. El Emperador nombra a Luke “Lord Skywalker”, y lo invisten con la misma capa que lleva Vader.

El emperador le ofrece a Luke cualquier recompensa que desee por sus servicios. Luke pide a Leia como recompensa. El emperador accede, y le entregan el extremo de la cadena de Leia. Vader dirige entonces su cólera hacia su aprendiz y le ordena matar a la lider rebelde, amenazándolo terriblemente si no cumple sus órdenes. Se hace el silencio en la corte. Luke, con una mirada tenebrosa en el rostro, le contradice:


Luke: -Podías dar órdenes a tu aprendiz y prisionero, Padre. Pero no puedes dar órdenes a Lord Skywalker.

Vader: -¡Arrestadlo!

Jadee: -¿Bajo que cargos, milord?


Vader responde a la desobediencia de Jadee intentando matarla mediante la fuerza, pero se encuentra con una barrera inesperada: los poderes de su hijo luchando contra los suyos. Vader sopesa la posibilidad de desenfundar el sable de luz, pero finalmente se retira. Comprendemos que tiene miedo de su discípulo. Jadee se recupera y ofrece sus servicios y su lealtad a Lord Skywalker, así como los escuadrones bajo su mando. Luke acepta sus servicios y sale del palacio del emperador arrastrando a Leia de la cadena. Leia le escupe a la cara. Mientras salen del palacio un nervioso cortesano le transmite a Luke un holomensaje de Jabba. En él Jabba asegura que tras un ataque rebelde ha capturado a Han Solo (y lo muestra, encadenado). Se ofrece a canjearlo a cambio de mucho dinero.


El emperador y sus acólitos discuten tras la marcha de Luke. Hablan de la situación de la galaxia. El emperador afirma que los últimos movimientos en el tablero lo acercan un poco más al final de la partida. Desde que comenzó su ascenso al poder en los tiempos de la vieja república ha estado esperando este momento. Todos los rebeldes y disidentes han revelado al fin su rostro, todas las fuerzas insurgentes se han reunido en un mismo planeta. Los mundos exteriores están sumidos en el caos y esperando la salvación, incluso si significa caer en manos del imperio. Solo quedan dos piezas en el tablero que pueden suponer un problema, los dos últimos miembros de ese extraño culto a la “Fuerza”. Pero no tienen poder sobre el emperador, ni muerto ni vivo y por lo tanto más allá del flujo de la fuerza. Y acabarán autodestruyéndose el uno al otro, cerrando así el círculo.


Luke instala a Leia en uno de los camarotes de lujo. Pero aunque la libera de sus cadenas, le informa que sigue siendo su prisionera. La escena entre carcelero y prisionera contrasta con el anterior encuentro entre ellos. Leia y él discuten, sobre Han y sobre el camino que Luke ha escogido seguir. Leia intenta que Luke regrese a la Rebelión ahora que se ha liberado del yugo de Vader. Luke intenta que Leia comprenda que no hay ganadores en una guerra, la única victoria posible es que la guerra termine. Leia no puede aceptarlo. Podemos comprenderla, ha perdido demasiadas cosas en la batalla (su planeta, por ejemplo) para aceptar algo menor que la destrucción completa del imperio. Incluso si la victoria le costase la vida a la mitad de la galaxia, para Leia seguiría siendo una victoria. Luke comprende que la ha perdido por completo. Le informa de que ha reunido mucha influencia estos años y ahora que es Lord puede recurrir a ella. Con su nueva flota tratará de poner orden en los sistemas exteriores. Pero antes ha de ver a Han. Sabe que es una trampa, pero aun así ha de verlo.


Luke ha reunido una flota de destructores bajo su mando. Han solo mantiene bien ocultos los ejércitos rebeldes y las naves en sus hangares para intentar coger desprevenido a Luke. Luke desciende al planeta con un destacamento de tierra (cerca de un centenar de hombres, algunos montados en motos gravitatorias). Jadee baja con él como su segundo al mando. Han saca a sus tropas (jinetes de dragon y soldados de a pie, junto con algunas bestias domesticadas). No es el encuentro que Han esperaba, se da cuenta de que Luke ha descubierto el engaño. En el campo de batalla, ambos generales disponen sus tropas, pero ambos ordenan no disparar. Luke avanza hacia la mitad del campo de batalla, y Han hace lo mismo (acompañados por Jadee y Chewie). Discuten en mitad del campo de batalla, como dos generales antiguos. Han le dice que mire en que se ha convertido. Que donde se ha quedado el idealista que quería luchar por un mundo mejor. Luke le replica que no ve como puede la eterna guerra de los rebeldes mejorar nada. Que la incluso la opresión es mejor que el caos. Han le ofrece volver a las filas rebeldes. Luke dice sin pensar que ya ha mantenido esta discusión con Leia. El saber que mantiene a Leia cautiva hace que Han y él discutan de nuevo, aunque con otros motivos más personales. Finalmente, Han recurre a la violencia (por Leia) y Luke lo detiene a él y a Chewie sin esfuerzo. Les exige la rendición de sus fuerzas. A cambio, intercederá ante el emperador para que les permitan vivir en paz en Ávalon, aunque ninguna nave podrá nunca bajar al planeta o salir de él. De lo contrario, las fuerzas en órbita bombardearan los hangares ocultos donde tan negligentemente han reunido todas sus naves. Han sabe que no puede hacer nada, pero se resiste a rendirse.


Leia logra huir de su prisión, se hace con un arma y mata a unos cuantos soldados en su huida. Luke ha dado órdenes de que si algo le ocurría a la prisionera, responderían con sus vidas. Los imperiales intentan capturarla viva, y no tienen ninguna oportunidad. Alcanza una nave y baja al planeta, justo cuando vemos nuevas naves saliendo del hiperespacio. Son dos flotas, una es la flota al mando de Vader, pero la otra es nueva. Es la Flota al mando del Emperador. El propio emperador ha asistido, a bordo de su nave, que no es otra que el mismo palacio gigantesco que ya hemos visto, trasladado al espacio (tiene el tamaño de una ciudad).


Leia desciende en medio del campo de batalla. Vemos que intenta utilizar las armas, pero están bloqueadas por un sistema de seguridad. Aterriza al lado de Luke y Han y se dirige a ellos. Con odio en la voz, le dice a Han que de la orden de luchar. Han le contesta que bajo estas circunstancias, y con todas las naves en tierra, no podrían sobrevivir. Leia no atiende a razones: La lucha contra el opresor es el único camino para ella. Leia le arrebata el blaster a Han y dispara a Luke a quemarropa antes de que Han pueda evitarlo. Luke no se lo espera, cae derribado al suelo. Jadee, a su lado, responde disparando a Leia repetidas veces (aunque demasiado tarde para salvar a Luke). Es la primera vez que vemos emociones tan fuertes en al cara de Jadee, parece que la oficial imperial siente algo por Luke. Han coge a Leia y la arrastra fuera de allí, mientras Chewie lo cubre con sus disparos. Jadee hace lo mismo con Luke. Se desata la batalla. Ambas fuerzas, que no saben bien que ocurre, empiezan a dispararse unas a otras. Algunas naves rebeldes empiezan a despegar, y Jadee da la orden de bombardear desde la órbita los hangares. Vemos como las montañas huecas en las que se ocultan las naves rebeldes se derrumban bajo el bombardeo orbital.


Por desgracia, en tierra las cosas no van tan bien para las fuerzas imperiales. El destacamento de tierra se ve acosado por todas partes por cientos de rebeldes y decenas de bestias reptilianas entrenadas para el combate. Solo la disciplina imperial les permite mantenerlos a raya. La cobertura aérea de cazas tie tiene que vérselas con los esquivos y ágiles jinetes de dragón. Jadee comprueba que Luke está vivo, y consigue sacarlo de allí y llevarlo a la enfermería en su propio crucero imperial. Han, por su parte, solo puede ver como Leia muere en sus brazos. Entonces las tropas imperiales de Vader y el Emperador se unen a la refriega y descienden del cielo como una nube de langostas.


Luke recupera la consciencia. Jadee insiste en que necesita pasar una semana en un tanque de bacta, pero Luke dice que no hay tiempo. El robot-enfermero le coloca un aparato electrónico para mantenerlo con vida. Es similar al que Vader luce en su pecho. Luke se apoya en Jadee (esta muy malherido) y avanza hasta la sala de mandos, donde el holograma de Vader exige que la oficial Jadee rinda el mando. Calla al ver a Luke, aunque se regocija al ver su estado. No puede exigir la rendición del mando a un Lord. Le exige a Luke que si esta en condiciones de asumir el mando, se ocupe de acabar el trabajo en tierra. Jadee informa a Luke que mientras estuvo inconsciente, las tropas de Vader y el Emperador han acabado con la resistencia rebelde. Pero miles de supervivientes se han escondido en la jungla.


Luke aterriza con los destructores y de ellos salen miles de soldados y vehículos de tierra y aire. Comienza a peinar la jungla. Pronto tiene que organizar campos de detención en los que meter a los cientos de rebeldes que van capturando. Por órdenes expresas de Luke, no se daña a los rebeldes. Se les proporcionan servicios médicos, ropa y comida. Hay una escena muy dura cuando Luke reconoce a Han y le pregunta por Leia. Nadie se lo ha dicho todavía. Algunos oficiales (oficiales de las fuerzas de Vader) tienen otras ideas sobre el trato a los prisioneros, y asesinan a los rebeldes donde los encuentran. Luke ordena ejecutar a doce de ellos por crímenes de guerra, y luego da un discurso a los oficiales restantes ante las tropas en el que básicamente viene a decir que ellos son soldados: fuerzas del orden en la galaxia. No matones ni asesinos. Algunos oficiales están de acuerdo, otros se miran entre sí con dudas. Pero la tropa no puede estar más de acuerdo. Las palabras de Luke hacen que se vean a si mismos de forma muy diferente a como se han visto hasta ahora. En pleno discurso aparece Vader.


Vader trae nuevas órdenes para Luke. Por orden del emperador de la galaxia, Luke debe ejecutar a todos los rebeldes, hombres mujeres y niños, sin dejar ni uno. De un modo sumamente doloroso, además. Y antes de abandonar el planeta, se reducirá a una ruina carbonizada y venenosa. Luke examina las órdenes. Luego las comunica a sus hombres. Y les dice que se niega a ordenarles semejante crimen. Repite que son soldados, que son fuerzas del orden en una galaxia sumida en el caos. No asesinos. Sus tropas lo apoyan claramente. Vader insiste en que son órdenes del Emperador. Luke afirma que ningún emperador que de semejantes ordenes puede esperar ser obedecido.


Vader sonríe. Le dice a Luke que ha cometido un grave error. Ningún Lord puede desobedecer al Emperador. Le da la excusa necesaria para demostrarle a su aprendiz de una vez por todas quien es el maestro. Jadee intenta disuadir al malherido Luke, pero éste acepta el duelo con Vader. Las tropas los rodean. Un holograma del emperador y su corte se materializa para observar divertido la escena. Luke y Vader combaten, pero es un combate diferente. Luke esta herido, pero tras un combate épico Vader es derrotado por completo. Vader reconoce la maestría de su hijo. Le pide a Luke que acabe con su vida y tome su lugar como Lord Sith.


Luke: -No, padre. No te mataré.

Vader: -¡Es tu destino!

Luke: -Yo decido mi destino.

Vader: -¡Renuncias al poder del reverso tenebroso! ¡Apenas has comenzado a vislumbrar el poder que puede ofrecerte el camino de los Sith!

Luke: -He visto lo que el reverso tenebroso te ha dado, padre. Te ha llenado con un gran poder, si, pero también con un gran miedo.

Vader: -¿Miedo? ¡Miedo! Muy bien, hijo: solo la muerte puede liberar a un aprendiz de los Sith de su camino tenebroso. Has sellado tu destino. El Emperador dispondrá de ti, pobre e ingenuo idiota.


El holograma del emperador se ríe de Vader. Les cuenta que lleva siglos jugando una complicada partida en la que la galaxia es el tablero. Planeta a planeta, escalón a escalón, hasta el lugar que ahora ocupa. Ha sido muy divertido presenciar los últimos movimientos de la partida, pero que en el nuevo orden que ahora comienza no hay sitio para viejas supersticiones ni para esperanzas rebeldes. Ahora acabará con los lamentables restos de la rebelión y con los dos últimos miembros de la vieja religión. La flota esta arrastrando una luna muerta del sistema y colocándola en trayectoria de colisión con el planeta. Menos elegante que la estrella de la muerte pero igual de eficaz. El holograma se desvanece y la cámara pasa al espacio mientras todos los que están sobre la superficie del planeta miran inquietos hacia arriba. Vemos a la todas las naves, incluida la gigantesca nave-palacio, arrastrando con haces tractores una pequeña luna. No pueden darle demasiado impulso, pero basta con muy poco para que el planeta quede reducido a escombros. La luna se acerca al planeta, las naves la sueltan y forman alrededor del palacio del emperador mientras concentran sus haces tractores en darle impulso a la luna. En el planeta, entre las tropas cunde el caos. Rebeldes e imperiales mezclados y aterrorizados. Las naves que intentan despegar son abatidas. Todos se reúnen alrededor de Luke, que se limita a mirar al cielo con una expresión indescifrable. Luke alza una mano hacia el cielo y sus rasgos se tensan por el esfuerzo.


Vader: -Ja ja ja ja ja... A esto te ha llevado tu locura. ¿Crees que puedes evitar que el cielo caiga sobre nosotros sosteniéndolo con tus manos? Una vez puesta en marcha, nada puede detenerla. Ni nadie. Ahora moriremos los dos, jedi.


Luke guarda silencio. Comenzamos a ver la luna en el cielo. Un extraño viento se levanta a causa de los desajustes gravitatorios. Luke parece ser el centro.


Vader: -¡Loco! Acepta tu destino. No puedes hacer nada. Moriras, y contigo todos los que significan algo para ti, y con vuestras muertes morirá la última llama de esperanza. La galaxia vivirá una era sombría bajo el reinado del No-Muerto hasta que las estrellas se apaguen. Los muertos seremos los afortunados, hijo. ¡Teme por el destino de todos aquellos que sobrevivirán!

Luke: -Basta, padre. Necesito concentrarme. Intentas infundir miedo en los demás para olvidar tu propio terror. Estas lleno de miedo. Te rodea, te envuelve, dirige tu destino. Tienes miedo por que estas solo.

Vader: - Todos estamos solos. Nacemos solos y morimos solos.


Una nueva voz. La de Han. “Eso no es cierto, Luke”. Nos sorprendemos, por que ambos se habían convertido en enemigos. Otras voces se unen a la de Han. Chewie, Jadee, otros rebeldes e imperiales... Incluso un comentario de C3PO. Todos los presentes contemplan la lucha de Luke contra el firmamento esperando lo que saben que es imposible. La luna ocupa ya todo el cielo. Luke cae de rodillas. Lagrimas y sudor recorren su rostro. Su herida se reabre y gotea sangre. Los árboles son derribados, la tierra sacudida por terremotos y las piedras comienzan a levitar alrededor de Luke. Finalmente, Luke escucha unas nuevas voces. Las de Leia y Obi-wan. Vemos sus cuerpos fantasmales al lado de Luke. En el momento final, todos están a su lado.


El asteroide frena su caída. Las perturbaciones comienzan a amainar. Vader contempla incrédulo la luna que cae cada vez más lentamente sobre ellos. Vader exclama “¡No es posible!”, se quita el casco y vemos su verdadera cara, enferma, agotada, moribunda. Mira hacia arriba y murmura “No puedo creerlo”.




Luke: -Hace mucho que perdiste la capacidad de creer en nada que no fuese en ti mismo, padre. Pero yo tengo fe. Y no solo la mía. Ellos creen en mi, padre. Todos ellos. La Fuerza esta con ellos también. Nos conecta, nos une. Tienes razón en una cosa: Yo solo no puedo hacerlo. Pero no estoy solo.


Luke, triunfal, se levanta y detiene al asteroide justo sobre su cabeza. LA luna es demasiado grande para poder verla. Solo vemos una inmensa presencia, que trae consigo la noche. Una sensación claustrofóbica de peso y tamaño. Luke, durante un instante eterno, roza la superficie de la luna con la mano. Parece sostenerla. Con un esfuerzo supremo la alza de nuevo entre vítores. La luna acelera a medida que se aleja del planeta y la flota del emperador no puede esquivarla a tiempo. La luna aniquila por completo tanto a la flota del emperador como el propio palacio, nave del emperador. Asistimos a la última emoción que pasa por el rostro muerto del emperador: el miedo.


Tatooine. Vemos a un Luke con barba y encanecido, viviendo como ermitaño en la antigua casa de Obi-Wan. Comprendemos que tras todo lo ocurrido se retiró del mundo, escondiéndose bajo el nombre de Owen. Se escuchan unos ruidos en el exterior. Una joven cubierta de tatuajes azules llama tímidamente a la puerta. Dice buscar al ermitaño llamado Owen. La ha enviado su madre, Jadee, aunque no sabe por que. Le ha dicho que tenía que aprender cosas de su padre, el desaparecido Lord Skywalker. Luke la mira, y comprende. Coge su antiguo sable del fondo de un baúl y le dice:


...Este era el sable de tu padre...


FIN


¡¡El Superconcurso star wars está a punto de acabar!! ¡¡Manda ya tus historias!!

LA PRUEBA FINAL DE INDIANA JOOONES


Con motivo de la salida en DVD de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal este próximo 29 de octubre, la Paramount Home Entertainment organizó en colaboración con la Revista Maverick e IndianaJones.es, un evento para los fans Españoles, llamado "La prueba final de Indiana Jones".

Dicho coso promocional se celebró ayer, día 29 en el recito Négone de Madrid.

Por si no sabéis que es Négone, se trata de una especie de rol en vivo futurista en el que tienes que escapar de una carcel de máxima seguridad. En esta ocasión, la mayoría de los retos consistian en preguntas sobre la saga de Indiana Jones.

Asi que nada, tras convencer a un coleguita, no dudé en apuntarme. ¡Y lo mejor de todo es que era gratis!

Al evento asisitó poca prensa y ningún famoso... ¿ninguno? ¡NO! ¡¡VINO BERTÍN OSBORNE!! Más bizarro, imposible.


El jueguito consiste en ir pasando unos brazaletes por unos sensores, encendiendo pantallas que te hacen rpegutnas, y después dirigirse a otra pantalla. Entre medias hay láseres que esquivar, rampas que subir o laberintos de los que encontrar la salida.

Mi participación no duró mucho (algo más de media hora) ya que me echaron por tener demasiados fallos. Cosa absurda, por que los conté y tenía muchos menos que los que me aseguraba la pantallita. Al parecer es un error que sufrieron varios participantes.

En general me lo pasé bien y la iniciativa me parece cojonuda, aunque me fastidia que no se currarán la ambientación y hubiesen dejado el sitio un poco más "indianajonesco".

A la salida podías coger un número gratis de la revista "Maverick" (el de mayo, concretamente) y quejarte con los demás participantes que habían sido expulsados. Además, me regalaron un sombrerito acartonado pero resultón, en el que indicaba claramente "INDIANA JONES".





BONUS TRACK:

Cosas siniestras que Halloween ya se acerca...

El trailer de "DRÁCULA DE BRAM STOKER" que en realidad debería llamarse "DRÁCULA, DE FRANCIS FORD COPPOLA" pero es, en cualquier caso, una peli cojonuda.





Y una escena de su secuela/remake de indudable, igual de buena (o inlcuso mejor), "DRÁCULA, UN MUERTO MUY CONTENTO Y FELIZ".




5 comentarios:

Anónimo dijo...

sin duda, este es el mejor guión hasta la fecha, muy currado, y ya decia yo que el emperador me recordaba al de warhammer 40000, jaja

Anónimo dijo...

Lo mismo digo, es la mejor hasta la fecha y con mucho. Y el emperador se sale, casi me gusta mas que el original. Eso si, yo buscaria otro final para lo del planeta.
Sobre el resto, chapeau!!

Capitan HaddocK dijo...

Muy bueno, el mejor que he leido de todos los posteados.

Una historia enrevesada y muy currada. Pdria habar sido asi perfectamente...

Me recuerda argumentalmente un pelin al KOTOR, que con diferencia es lo mejor que ha salido del merchandising de Star Wars.

Mr.Balls dijo...

Se que hace prácticamente un año que se publico, ¡¡ Pero es que este relato es la cosa mas épica, absorbente y emocionante que he leído jamás sobre star wars !!, me dan ganas de imprimirla, ir al rancho skywalker y restregársela a Lucas por su mórbida cara mientras susurro ¿ves? ¿ves como se hace? ¿ves?.

En fin, perdón por la muestra de frikiexaltación, pero es que tras beberme cada palabra mientras la ponía "en movimiento" mentalmente, me he pasado u buen rato en shock, llamadme exageraó.

Kike dijo...

Esta era, de hecho, el ganador natural del concurso. Luego en la encuesta fué adelantado por otro relato en el último momento... que no digo que no lo mereciera, pero ya no era lo mismo.

Luego, entre mi falta de tiempo, el desinterés general y que el tema este es de hace un año, me he visto obligado a incumplir la promesa de convertir al vencedor en un corto. De todas formas, para compensar, regalé un libro en pdf al agraciado.