(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 28 de octubre de 2008

Post Doble - Superconcurso Star Wars: La saga de Mario Parra (2) y La Fábrica de Chocolate

¡Aventura! ¡Muerte! ¡Tragedia! ¡Misterio! ¡El BIEN contra el MAL!

¡Ya tenemos otra magnífica epopeya de La Guerra de las Galaxias!

Mario Parra, que ya nos entregó una versión cómica de la saga, se pone seriote en esta ocasión y nos regala verdaderos dramas épicos a la altura de algunas de las mejores novelas del universo Star Wars.

Aun estáis a tiempo de mandar vuestras sinopsis para el Superconcurso star wars. Y recordad que la saga vencedora se convertirá en dos cutrecortometrajes realmente frikis.

Os dejo con los relatos del compañero Mario ¡¡Emoción en estado puro!!


---------------------------------------------------------------------------------

HACE MUCHO TIEMPO, EN UNA GALAXIA MUY, MUY LEJANA...


EL IMPERIO CONTRAATACA


ACTO I:


Han pasado varios meses desde la destrucción de la Estrella de la Muerte y los rebeldes viven en un lejano planeta conocido como Glandor, un lugar montañoso y de gran peligro, ya que se trata de una zona completamente helada. Aunque los rebeldes viven aislados para evitar ser encontrados por el ejército imperial y permanecen en constante alerta, el Imperio no les ha atacado en ningún momento. Pero todos piensan que se avecina una gran batalla, que Darth Vader se habrá reforzado en ese tiempo y que está esperando el momento adecuado para destruir el planeta.

Lo cierto es que no se equivocan, ya que Darth Vader ha hecho un pacto con la Federación de Comercio, para usar sus tropas droides, con el fin de acabar con los rebeldes. Les ha prometido una parte sustancial de la galaxia y todos los beneficios generados por ella, a cambio de su cooperación armamentística y estratégica. También se han aliado con las tropas lideradas por Jabba el Hutt, en cuyo planeta alojan su base, desde la que están reconstruyendo la Estrella de la Muerte, que será más grande y mortífera que la anterior. Han escogido este lugar, por ser casi infranqueable, al tratarse de un desierto plagado de criaturas temibles.

Luke Skywalker continúa su entrenamiento, pero no consigue progresar demasiado, no es capaz de controlar la Fuerza, al no contar con la ayuda de Obi-Wan Kenobi. No obstante, el ejército rebelde ha crecido en estos meses, tanto en dotación como en voluntarios, que han logrado crear una tremenda base militar en Glandor. Han Solo ha viajado por distintos planetas menores, alistando a soldados y consiguiendo armas, junto a Chewbacca, y ahora se hallan junto a Luke en Glandor. Por su parte, la princesa Leia ha ayudado a nuestros tres protagonistas en el entrenamiento de los soldados rebeldes, pero teme que el contraataque del Imperio sea devastador.


ACTO II:


Cierto día, las naves del Imperio, junto a los droides de la Federación de Comercio y las tropas de Jabba, aterrizan en Glandor, y comienza una batalla sangrienta e interminable. Darth Vader pretende tomar la base militar y acabar con nuestros protagonistas. Conforme la batalla avanza, la lucha se hace más encarnizada y los rebeldes van retrocediendo. El número de clones es mayor que el de rebeldes, y ello, unido a la colaboración prestada por la Federación de Comercio y por Jabba, inclinan el combate a favor del Lado Oscuro. Los rebeldes caen como moscas ante las tropas y las máquinas de guerra que estos usan.

Cuando los enemigos se concentran frente al puesto principal de la base, donde se hallan mujeres y niños, así como todo el armamento y los víveres, Han Solo protege el lugar empleando el Halcón Milenario, dando algo de oxígeno para los rebeldes. Sin embargo, su nave es alcanzada por un potente misil, lanzado por una torre de combate de los clones. Solo y Chewbacca, que permanecen inconscientes dentro de la nave, son capturados por los soldados.

Mientras tanto, Leia, que cuidaba de las mujeres y menores del lugar, en una habitación gigantesca, es secuestrada por un grupo de seres deformes, ataviados con una especie de hábitos, que han logrado penetrar en el lugar, haciendo explosionar una de las paredes. Toman a Leia por la fuerza y se la llevan del planeta en una pequeña nave espacial.

Luke, que ha conseguido burlar la defensa de la nave principal de Darth Vader, que ha aterrizado en el planeta, penetra en sus instalaciones, acompañado por una cuadrilla de combatientes. Antes de llegar a la sala central, donde se oculta Vader, son asaltados por un grupo de clones. Los rebeldes y los soldados imperiales mueren en la lucha, pero Skywalker y un soldado amigo suyo, se salvan. Entran en la sala, donde se encuentran con el Sith, que les estaba esperando. Vader les presenta a su aprendiz, Darth Maul, que extiende su brazo derecho hacia el soldado, el cual sufre una parada cardíaca y muere. Maul y Skywalker empiezan a luchar con sus sables láser, pero Luke no puede defenderse ante los temibles ataques del villano, y cuando va a recibir el golpe final, toda la nave empieza a moverse, como si se tratase de un potente terremoto. De repente, una pequeña nave entra en el lugar por el techo, y desde su parte baja, un halo de luz gruesa es lanzado hacia Luke, transportándolo hasta la nave. Vader y Maul contemplan lo ocurrido sin inmutarse. En el interior de la nave, Luke se encuentra en la parte trasera, tras unas rejas, desde las que puede observar al piloto, que lleva un traje marrón con la capucha puesta, por lo que no puede distinguir su rostro.


ACTO III:


La base rebelde ha sido conquistada, y los soldados y sus familias, encerrados. Han Solo y Chewbacca son presentados ante Darth Vader, que quiere saber dónde han sido llevados Luke y Leia, pero ellos no saben nada. Por tanto, el Wookie es encerrado con los demás humanos y Solo es torturado en una sala especial, hasta que un día, uno de los científicos de Vader va a experimentar con él.

Cuando la nave en la que está Luke, aterriza, su salvador se presenta ante él: es su padre, un antiguo Jedi que se exilió a Dagobah tras el alzamiento del Imperio, y ahora tiene que entrenarle para poder derrotar a Vader y a su poderoso aprendiz. Tras varias semanas de duro entrenamiento, Luke ya es un auténtico Jedi, sabe manejar perfectamente la espada y puede controlar la Fuerza. Pero para demostrarlo, debe derrotar a su padre en una lucha a vida o muerte, y aunque se niega a ello, su padre le ataca y tiene que defenderse. Termina la desgarradora lucha y Luke vence a su padre, que antes de fallecer, le dice que él es el elegido para devolver la paz a la galaxia y acabar con el Lado Oscuro, pero que tenga cuidado con la tentación y el influjo de Vader, si no quiere terminar en el bando contrario.


En la base de Vader, el científico ha convertido a Han Solo en un ser mitad humano y mitad robot, al amputarle un brazo y parte del rostro, con lo que puede ser manipulado a su antojo por el Sith. Como demostración, sueltan a su amigo Chewbacca, que le mira extrañado por su nueva apariencia, pero va corriendo a su encuentro; sin embargo, Vader ordena a Solo que mate al ser, y cuando Chewbacca abraza a Han, éste le asesta un puñetazo en la barriga que lo atraviesa. Han Solo ahora es una máquina de matar a las órdenes del Imperio.

Luke sale de Dagobah tras las últimas palabras de su progenitor y se dirige a un planeta llamado Morfon, pues cree que allí hay una colonia de rebeldes, a los que va a pedir ayuda.



EL RETORNO DEL JEDI


ACTO I:


La princesa Leia, cautiva en una lejana luna deshabitada y destruida, descubre que sus captores no pertenecen al ejército imperial, sino que se trata de un grupo de hechiceras, que en otro tiempo fueron bellas damas fieles a la República. Pero tras la imposición del Imperio, Darth Sidious mandó que estas mujeres fuese torturadas hasta morir; por suerte, un grupo consiguió escapar y marcharse a la luna, donde comenzaron a practicar la magia negra y donde se convirtieron en lo que son ahora. Desarrollaron una técnica poderosa, que las asemeja al poder de los Sith, pero ellas pretenden usarlo para hacer el bien y asesinar a Darth Sidious. Por ello, ven en Leia una esperanza y empiezan a mostrarle sus conocimientos y cómo crear ese poder en su interior.

Luke llega a la órbita de Morfon y se encuentra con una tremenda batalla aérea, en la que colabora del lado de los rebeldes. Todos los pilotos reconocen su nave y saben que está ahí para ayudarles. Gracias a la llegada del Jedi, los rebeldes salen victoriosos de la afrenta, puesto que los droides de la Federación de Comercio les querían sorprender indefensos, ya que Darth Vader había logrado conocer el paradero de este planeta, el último bastión de los rebeldes. Al entrar en el planeta, Luke debe introducirse en los dominios de una nave droide; tras derrotar a muchos de los soldados robot, llega al núcleo central y destruye los mandos de control, de modo que todos los droides quedan desactivados. En ese instante, aparece en escena Darth Maul, que vuelve a enfrentarse con Luke; al comienzo de la pelea con los sables, la contienda está igualada, pero poco después, el Jedi toma confianza y acaba arrebatando el sable de las manos al Sith. Entonces, varios soldados clon entran en la estancia y empiezan a disparar. Luke escapa del lugar y se dirige al encuentro de los rebeldes. La nave de los droides despega, llevándose consigo a Maul, que sigue con vida, pero está malherido.

Skywalker se encuentra con el jefe de los rebeldes en el planeta, que le dice que Vader tiene una nueva base en el planeta de Jabba el Hutt, llamado Tatooine. Deciden enviar todas las tropas al lugar, para derrotar de una vez al Imperio, cuando menos se lo esperen: les atacarán esa misma noche, cuando Vader crea que los rebeldes están “tocados” tras la batalla.


ACTO II:


Darth Vader, que ya daba a Luke por muerto, enfurece con la noticia de que el Jedi está vivo y es mucho más poderoso que antes. Maul le cuenta que ha estado a punto de derrotarle, así que Vader coge su espada y le parte por la mitad con gran destreza y rapidez. Prepara a Han Solo, por si tuviera que atacar a su antiguo amigo. Además, Vader se percata de una gran fuerza; se trata de Leia, que casi ha acabado su preparación. El Emperador le cuenta todo lo sucedido y le insta a que prepare sus tropas cuanto antes.

Los rebeldes llegan a Tatooine y en pleno desierto se encuentran con la base de Jabba el Hutt y sus tropas, compuestas por soldados de distintas razas. Tras una batalla en la que los rebeldes apenas sufren pérdidas, los villanos son derrotados y la cueva en la que habita Jabba, explota como consecuencia de un disparo lanzado por la nave de Luke. Nuestros héroes se dirigen a la base central de Vader y Darth Sidious, donde los clones se están preparando para luchar.


Skywalker, que pilota su X-Wing, lidera las tropas, que llegan rápidamente al frente, donde comienza una fulgurante batalla. Luke consigue penetrar sin ser visto en la sala de naves de la base, y ayudado por su espada láser, vence a un abundante grupo de soldados. Tras superar un gigantesco pasillo lleno de trampas, llega a un lugar oscuro de la base, en el que, tras investigar un poco, se encuentra frente a frente con su archienemigo, Darth Vader. Luke se dispone a combatir, pero Vader le dice que ha de saludar antes a un viejo amigo. Es entonces cuando entra en escena Han Solo, reconvertido en una especie de droide con carne humana. Luke guarda la espada, pues no quiere luchar contra él, pero Solo se abalanza sobre el Jedi y empiezan a pelearse. Solo es muy fuerte y de su brazo robótico salen afiladas garras que acaban hiriendo a Luke. Cuando el Jedi se halla en el suelo, sangrando abundantemente, Solo le apunta con su brazo, que también es capaz de disparar, pero en el último momento, Luke se levanta veloz, coge a Han con ambos brazos y lo lanza por un agujero que hay en el suelo, en cuyo fondo hay una serie de barras afiladas, que se le clavan a Han por todo el suelo, acabando con su vida. Antes de perecer, comienza a llorar y grita con rabia el nombre de su amigo Chewbacca, al que se vio obligado a asesinar.

Luke mira el cadáver de su amigo y murmulla que siente lo que ha hecho, pero Vader, aprovechando su despiste, hace que el sable de Luke vuele hacia sus manos, y le hiere con su espada en el brazo. Skywalker yace en el suelo, mirando con odio a Vader, que se acerca poco a poco.


ACTO III:


Fuera, los rebeldes caen como moscas, sus naves están siendo destruidas y cada vez pierden más terreno frente a los clones. Pero de pronto, el cielo se torna blanquecino y las nubes desaparecen. Una brillante luz deslumbra a todos los combatientes y del cielo baja una enorme bola amarillenta, en cuyo interior se encuentran Leia y las hechiceras que la han adiestrado en su magia. Entonces, las naves, robots y bases de los clones, empiezan a estallar en mil pedazos, debido al poder de las hechiceras. Los clones disparan hacia ellas, pero la bola en la que viajan las protege, actuando como escudo. Los rebeldes gritan de alegría y ayudan a las hechiceras, ganando terreno y acabando con los clones y sus máquinas de guerra, hasta llegar a la base principal, donde los soldados imperiales se acaban rindiendo.

Leia penetra, dentro de la bola amarilla, en la sala donde luchan Luke y Vader; lanza un rayo hacia el Sith, que lo aleja con fuerza de Luke, dejándolo inconsciente en el suelo. Luke reconoce a Leia y se dan un fuerte abrazo. Pero la alegría no dura mucho, ya que hace acto de presencia el Emperador, que con sus poderes, empieza a luchar contra la princesa. Hay una equivalencia de potencia, pero en cierto momento de la pelea, Leia alcanza con uno de sus rayos a Darth Sidious, que cae fulminado al suelo. Luke mira contento a la princesa, pero por detrás de ella reaparece Vader, que le introduce la espada por la espalda, atravesándole el estómago.

Skywalker, perplejo en un primer momento, comienza a gritar furioso, coge su espada (que estaba en el suelo, tras el ataque de Leia a Vader) y combate duramente con el Sith, que no hace más que parar los rápidos y violentos espadazos del Jedi. Le arranca un brazo de un golpe y le hiere en una pierna, de modo que queda de rodillas en el suelo. Vader clama perdón, pero Luke parece ido, y de un tajo le corta el cuello, con lo que el casco del Sith cae al suelo, fuera de la cabeza.

Mientras fuera de la base, los rebeldes gritan que son libres y se muestran alegres por haber derrotado a los clones definitivamente; dentro, Luke, respirando con fuerza, toma el casco negro de Vader, lo observa fijamente y recuerda las palabras de su difunto padre, acerca del peligro de terminar perteneciendo al Lado Oscuro.



FIN


¡Gracias a Mario por este asombroso y dramático relato! ¿Se te ha ocurrido otra historia galáctica a ti? ¡¡Mándala ahora al Superconcurso star wars!!

CHARLIE Y LA FÁBRICA DE CHOCOLATE: CRÍTICA PRODUCTIVA CON ALMENDRAS Y CARAMELO



Os dejo una crítica que escribió mi amigo Marcos sobre la película "Charlie y la fábrica de chocolate". En mi opinión, esta redactada estupendamente y, además, coincido punto por punto con cada una de sus afirmaciones y argumentos.

Que Roald Dahl es un gran escritor, nadie lo pone en duda. Que Tim Burton es un gran director, tampoco. La unión de ambos sólo puede ser pura genialidad. Obviamente me refiero a “Charlie y la fábrica de chocolate”, un postre de pura ironía envuelto engañosamente como cine familiar.

Ya existía una adaptación anterior de esta historia, de 1971, protagonizada por Gene Wilder. Pero a pesar del gran aprecio que siento hacia dicho actor, la verdad es que debo admitir que la versión protagonizada por él deja bastante que desear. Ha envejecido muy mal ya que su estilo visual resulta bastante pobre y su guión, excesivamente infantil. Todavía quedan admiradores de la cinta que, habiéndola visto de muy niños, se niegan a admitir la realidad.

¿Era necesario retomar ese relato? En mi opinión sí, ya que no nos encontramos ante un “remake” sino ante una nueva visión del libro, que la enaltece y complementa.



Esta película posee una puesta en escena realmente memorable así es como una fotografía muy cuidada. El director abandona su habitual estilo gótico, pero no su obsesión con el contraste de colores ni las formas curiosas de los objetos comunes. Imposible de olvidar esa magnífica entrada a la fábrica de chocolate o los flashbacks que cuentan el pasado de Willy Wonka. Los niños resultan todo lo adorables o repelentes que deben resultar (mención especial merece el trabajo de nuestro protagonista, Charlie) y los secundarios cumplen con creces. Johnny Depp da vida al extravagante Willy Wonka con absoluta genialidad, convirtiéndole en un niño, aventurero, imaginativo y egoísta, dueño de un inmenso emporio de caramelos. Esta claro que Depp da lo mejor de sí a las órdenes de Burton (sus más claros ejemplos son Eduardo Manostijeras y Ed Wood). Sinceramente, espero que siga siendo así por muchos años.

¡Qué decir de la banda sonora! Danny Elfman hace un grandísimo trabajo, a la altura de sus mejores melodías (como el tema de Batman o el de Beetlejuice) mezclando sonidos africanos y tonos de jazz. También compone las cinco canciones que aparecen a lo largo del segundo acto. Todas ellas son puro humor negro e introducen importantes valores temáticos. Los oompa loompas (que en realidad, es uno sólo) cantan estupendamente y hacen gala de unas coreografías graciosísimas. Además, es interesante como la propia película bromea con el sentido “musical”, cuando los personajes se preguntan como es posible improvisar semejantes bailes. También es curioso observar como se han respetado las letras originales que proponía el libro y no se ha utilizado la célebre pero monótona sintonía de la versión de los setenta.



Todo el filme respeta con precisión casi diabólica el trabajo de Roald Dahl, aunque Burton añade una subtrama de su total invención que involucra al padre de Willy Wonka. Demostrando que, precisamente, eso es una buena adaptación: tan importante resulta dar un toque personal al filme (la alternativa sería un fracaso artístico total) como mantener cierta lealtad hacia el original literario. Resulta importante señalar que en el cine de Burton el conflicto generacional o la relación entre padres e hijos nunca son temas anecdóticos, sino fundamentales.

Estamos ante una obra maestra de la comedia fantástica, donde el absurdo campa a sus anchas y el carisma de los personajes no cabe en la pantalla. No tiene por que tener sentido. ¡Son chucherías!


BONUS TRACK:

Con el megapost de hoy y, aun con todo, os dejo un Bonus track. Pero es que no he podido evitarlo... ¡¡Es un maldito duelo de baile entre los personajes de La Guerra De Las Galaxias!! Sencillamente maravilloso.


No hay comentarios: