(7 años de extravagantes aventuras)

jueves, 7 de agosto de 2008

¡Wall-e!



Finalmente he tenido la oportunidad de disfrutar de Wall-e, la última maravilla de Pixar. Dadas las excelentes críticas, la genial promoción y el ambicioso argumento era muy facil que resultara decepcionante. Por suerte no ha sido así.

La película trata del bueno de Wall-e, un robotito enviado a la Tierra (junto a miles de iguales) para limpiarla de basura. Tras setecientos años, es el único de su clase que queda en el planeta y ha desarrollado una personalidad curiosa y amigable. Un día aparece EVA, un robot cuya misión consiste en la búsqueda de vida. Tras un comienzo algo accidentado, ambos acaban intimando. Pero cuándo EVA finalmente encuentra vida, abandona la Tierra. Wall-e deberá debatirse entre continuar en el único mundo que conoce o ir en busca de ese amor que ya no puede olvidar.


El diseño de los escenarios y las criaturas mecánicas es asombroso. Muestran un fotorealismo inaudito que nos hacen realmente sentirnos dentro de esos mundos desolados e inmensos. Asimismo, la apariencia "cartoon" de los seres humanos es esencial, por que muestran seres simples que han perdido su esencia. El nivel de la animación es increíble, perfectamente fluida. Y la dirección resulta inaudita en un filme de "dibujos animados", haciendo uso de recursos como el zoom, el desenfoque o la "cámara en mano". También hay fragmentos de imagen real que plantean un interesante contraste asi como un simpático punto cómico.

Con Wall-e es fácil reir y llorar, como en las mejores joyas del cine clásico. Su cercanía con el cine mudo hace que la peli se acerque más al lenguaje de la imagen y obliga a los personajes a ser expresivos y carismáticos por sí mismos. Los protagonistas absolutos son montones de chatarra con lo que nos identificamos, por los que sufrimos y a los que apreciamos. Especialmente meritorios son esos momentos dignos de Chaplin en "Luces en la ciudad" o los geniales homenajes a "THX 1138" o "2001: Una odisea en el espacio".

Todas las críticas contra la película me resultan insustanciales y nada justificadas. Hay quien dice que existe una excesiva caricaturización de las personas obesas, cuando lo que existe en realidad es caricaturización de la propia raza humana y el capitalismo (los gordos acaban resultando tan heroicos como el que más). Hay quien dice que la película es demasiado animada en su segunda mitad, contrastando con el desolador comienzo. Bueno, eso ayuda a digerir todos los temas que quieren contarnos, ayuda a contar una historia coherente y ayuda a creer en los personajes. Por suerte esto no es cine francés de arte y ensayo. Por último, hay quien critica el final (que no desvelaré aquí), por considerarlo muy optimista. Para los que preferían un final distinto, sólo diré que la película entera es optimista. Si tiene un punto de partida triste es precisamente para mantener una trayectoria y un contraste en toda la trama. Si el desenlace hubiera sido diferente, el filme habría resultado innecesariamente cruel.


La crítica a la sociedad consumista y las advertencias sobre la contaminación están perfectamente implementadas, haciéndonos reflexionar en lugar de bostezar.

No quiero olvidarme tampoco del aspecto sonoro. La banda sonora me encanta, por que encaja al milímetro en cada situación y momento. Los efectos de sonido (del mismo tipo que creó los de la Guerra de las Galaxias) encajan muy bien con el entorno y los personajes, asi como las palabras sueltas que dicen los robots.

Wall-e es una obra maestra del séptimo arte, tierna y divertida. La mejor película de Pixar y una preciosa metáfora sobre la vida y el hombre.


2 comentarios:

Doc Moriarty dijo...

Es una obra de arte. De principio a fin. Solo tienes que mirar los títulos de créditos finales, y su manera de contar la evolución de la civilización.

Brutal.

La película, al menos conmigo, ha funcionado a un nivel emotivo inaudito. Me sentía como si volviera a ser el niño que vio ET.

Ahskar dijo...

La película es sencillamente impresionante. Sólo puedo darte toda la razón en tu análisis.