(7 años de extravagantes aventuras)

viernes, 15 de agosto de 2008

El secreto del misterioso señor Poppy Fresco



Ray Stanz, Egon Spengler, Peter Venkman y Winston combaten contra Gozer, el Gozeriano. Son los Cazafantasmas y el destino del mundo depende de ellos. De repente, Gozer desaparece y solicita a los patéticos humanos que escojan a su Avatar para traer la muerte y la destrucción.

Los cuatro héroes mantienen la mente en blanco... ¿O quizás no? Ray piensa en algo dulce, que jamás le haría daño. Algo bonito.

¡¡Nada menos que la mascota de la compañía Stay Puft de Marshmallows!!

La primera vez que vimos la peli, algunos tuvimos dos dudas: ¿Que leches es un Marshmallow? ¿Y quien es ese muñequito?

Los Marshmallows vienen a ser las "nubes de azucar". En yanquilandia, son muy frecuentes en los campamentos y no se toman "a pelo" como aquí. Se tiene por costumbre pincharlas en un palo y asarlas en un fuego, luego las devoras.



El muñequito de los Marshmallows es, en realidad, una PARODIA de la conocida mascota de una marca americana de comida. El bicho se llama, en realidad, Poppin Fresh. Es muy similar a nuestro querido monstruito de azucar (y al estallar, de espuma de afeitar), pero en lugar de ser marinero es cocinero.

La marca americana de comida es, concretamente "Pillsbury" y el muñequito se llamaba en principio "Pillsbury Doughboy". Fué creado en 1965 por Rudy Perz, perteneciente a la compañía publicitaria de Leo Burnett. El personaje original fue dibujado por Martin Nodell, que en el anuncio le dió vida utilizando animación de Stop-motion. La voz del bichito era Paul Frees, que hacía del ruso malo del show de Rocky y Bullwinkle. A lo largo de los años Poppin Fresh ha visto como crecía su familia, con abueletes, un gato-galleta, un perro-panqueque e incluso una esposa.

En España pudimos verlo durante un breve periodo como la mascota de los "Toster", una especie de proto-panini que no tuvo mucho éxito.



Mucha gente conoce al bueno de Poppin Fresh gracias a aquel episodio de los Simpson en el que Homer pedía dinero al señor Burns. El de los "colegas de bolos". Burns está drogado debido a sus numerosos medicamentos y cuando entra Homer, su mente senil lo confunde con el simpático señor "Poppy Fresco" (brillante traducción, por cierto). Homer consigue el dinero para la inscripción de su equipo y grita "¡Chicos! ¡El jefe se está muriendo! ¡Si queréis pedirle algo es el momento!". Hans Topo entra a pedirle una escoba nueva a Burns, pero este lo confunde con el duende de los cereales y agarra una taladradora. "¡Veamos si dentro está el premio!".

Más tarde, el millonario recupera la consciencia y pide a Smithers que encuentre al señor Poppy Fresco para que le devuelva su dinero. El fiel secretario mete los datos del personaje en un ordenador e inmediatamente este lo relaciona con Homer mientras advierte "Posibilidad de error: una entre treinta millones".



El muñequito de los Marshmallows es una de las figuras más reconocibles del cine de aventuras. En la serie de dibujos "The real Ghostbusters", pudimos verlo como un monstruo bueno con mente de niño (se ignoraba totalmente que fuera la encarnación de un Dios maligno) y en el reciente videojuego de los Cazafantasmas, promete ser uno de los jefes finales más terribles.

Y respecto al original, al auténtico, al señor Poppy Fresco... pues como toda mascota de aspecto infantil, lleva varias décadas sufriendo la crueldad de los cómicos. Os dejo con uno de estos simpáticos ejemplos.


No hay comentarios: