(7 años de extravagantes aventuras)

jueves, 1 de mayo de 2008

THE TROLLENBERG TERROR (1958)



En Trollenberg, un pequeño pueblo de suiza, una misteriosa nube radioactiva se pasea por las cima de las montañas. Todo el alpinista que ha osado acercarse, es brutalmente decapitado por una fuerza misteriosa...

Esta película esta basada en la serie de tv “The crawling eye” (el ojo reptante, un nombre muy revelador) y cuenta con Lawrence Payne y Stuart Saunders repitiendo en los papeles principales. Su título original es "The Trollenberg Terror" aunque también se la conoce como"Creature from Antoher World" o "The Creeping Eye" entre otros. Se trata de una epopeya de nacionalidad inglesa de horror y ciencia ficción que tuvo mucho éxito en su momento (el año 1958 d.c.).
Posiblemente el principal atractivo de la historia sea la curiosa localización de los hechos (los alpes) y el magnífico diseño de los monstruos (cerebros gigantes cíclopes con tentáculos).



Una muchacha con poderes telepáticos es capaz de percibir los movimientos de la nube y sus ataques a los desprevinidos, asi que se dedica a ayudar a los científicos de la zona. Un pobre alpinista será dominado mentalmente por la entidad y tratará de matar a la chica pero fracasará. De este modo la nube se revela como un vehículo de algo mucho más terrible… ¡Enormes monstruos alienígenas! Estos seres despreciables acorralan en la base científica a los protagonistas, que se defienden con cócteles molotov hasta recibir ayuda del ejército, que acaba con la amenaza.

“The Trollenberg terror” mantiene un desarrollo coherente y una trama cuyo interés va “in crescendo”. Desgraciadamente lastra dos graves problemas. El primero de tipo técnico. Y es que hace falta ser muy inocente para asustarse con las marionetas de los alienígenas tentaculados ó muy permisivo para ignorar los pésimos efectos de sonido o el montaje. Me cago en la leche... la escena de la niña pequeña es tronchante. Se la ve inmóvil, ajena a la puta película mientras un cutre tentáculo de gomaespumino le rodea la pierna... ¡Y de fondo se oye un llanto desgarrador! Menos mal que el héroe la salva a tiempo... podía haber muerto de aburrimiento.
El segundo fallo es de tipo dramático. El final es muy absurdo cuando los invencibles monstruos empiezan a morir con asombrosa rapidez por las bombas caseras y totalmente anticlimático al hacer uso de un extravagante “Deus ex machina” con la aviación. Vamos, que la cosa termina "por que sí", "por que toca".

Pero vamos, de todas formas, mola. Mola bastante.



El guión de "The Trollenberg Terror" es de Jimmy Sangster, el cual escribió las películas de Hammer Films “La maldición de Frankenstein”, “Drácula”, “La momia” y “Las novias de Drácula”.

John Carpenter, consabido fanático de la serie b de su juventud, dijo que la idea de los monstruos ocultos en nubes fue su inspiración para “The fog” (recientemente destrozada por un remake) ¿Cuánto del cuento de Stephen King "The Myst" (versión de Frank Darabont en camino) esta basado en el Ojo Reptante? ¿Cuánto de original, cuanto del cuento de Stephen King "The Myst" y cuánto de este filme de los 50 hay en la peli de Carpenter? Eso entra en la consideración de cada uno.

Recordad todos, amigos mios ¡¡Mucho cuidado cuando os duchéis!! Quién sabe lo que puede surgir del vapor...



2 comentarios:

Connann dijo...

Si hay algo que me gusta de este tipo de películas es la inocencia y naturalidad con que se suceden los hechos. Que llegan unos alienígenas? Pues venga, sufrimos un poco, pero seguro que algo bueno sale de todo esto.

Recuerdo cuando en la película de La Guerra de los Mundos del año 52 (si no recuerdo mal), tras caer el meteorito, ponen a uos tíos a vigilarlo mientras el resto del pueblo s eva de fiesta. Impagable!!

Esta película que mencionas aún no la he visto, amigo Kike, pero ya la tengo en mente.

Gracias por la reseña y crítica.

Un saludo...

Pd. Miedo me da ese remake de The Fog... T_T

El Guardián dijo...

Divertida y entrañable. La vi hace poco y el diseño de los monstruos me encantó, aunque es cierto que su movilidad es, digámoslo así, reducida.
No es de las mejores películas de su época, pero se deja ver.

Por otro lado me ha sorprendido su aparición en su blog; a usted que no le gustan las cosas terroríficas... aunque entiendo que llamar terrorífico a esto...