(7 años de extravagantes aventuras)

miércoles, 14 de mayo de 2008

¡Me han robado al ladrón!



El otro día me compré legalmente (toda una hazaña) el dvd de "El Ladrón de Bagdad" por apenas tres euros. La versión muda. Era una tienda grande y prestigiosa, no un tugurio polvoriento de barrio. Pues bien, los hijosdeputa me la han metido doblada... ¡El dvd se rompe en los últimos quince minutos!

¿Os imagináis? ¡Dos horas y media que dura la peli y cuándo al fin parece que va a terminar... CATAPUM! Cago en la hostia puta. Que mierda. Claro, ahora tengo que ir a reclamar pero es que no me apetece irme hasta el quinto pimiento y vete tu a saber donde he metido el ticket.

El caso es que la peli se supone que ya la había visto pero no me acordaba de nada y quería saborearla entera, sentado en el sofá con un bol de palomitas. Vamos, una velada tranquila. Pero nada, no ha sido posible.

De todas formas la susodicha peli me estaba decepcionando. Yo soy fan del cine mudo por que es todo imagen y síntesis. Pero en esta ocasión, me pareció que la historia no estaba bien contada y resultaba leeeeenta. Pasa tanto tiempo hasta que empieza la aventura que pierdes todo el interés. Además Douglas Fairbanks mola por que es él pero vamos, exagera un huevo y parte del otro. Y que nadie me diga que es por la época por que en la misma escena hay otros siete actores y están mucho más contenidos.

Pero vamos, lo que no se puede negar a esta producción es un interés absoluto por la más hermosa fantasía. La propia ciudad, los magos, las criaturas, los hechizos... todo está tratado con un conocimiento total de lo que es el "sentido de la maravilla".

El argumento, inspirado en varios relatos de "Las mil y una noches", narra las increíbles aventuras de Ahmed, el bribón, en las calles de una mítica Bagdad.

De la peli se han llegado ha hacer una docena de remakes. El mejor es, sin duda, el primero.


Osease, la versión de 1940. Un clásico indispensable que rebosa grandeza por los bordes de la pantalla al igual que rebosa el yogur al estrujarlo. En mi opinión, esta peli es mejor que la original por que incluye todos los elementos de asombro y magia pero implementados en una trama más dinámica. Estructuralmente la película está muy conseguida, de forma que te atrapa. Además, el ladrón deja de ser un forzudo invencible a un pobre niño sin hogar que acaba convirtiéndose en un héroe. Esto le da un aire de "búsqueda del destino propio" muy gonito e interesante ¡Y como olvidar a ese Djinn (genio) cabrón!

Otra versión de lo más divertida es la protagonizada por el gran Steve Reeves en los 60.


En lo que respecta a diseño de producción, efectos especiales o dirección artística, el filme deja bastante que desear, ni punto de comparación con las versiones anteriores. Pero ¡Amigo! Se trata de un tributo a la aventura en estado puro, a la emoción del viaje, a la picaresca heroica, a la gesta chachi piruli. Y eso a mi me puede. Aunque no pueda equipararse a las otras visiones del relato estaría mal olvidar que nos encontramos ante una divertidísima producción de aventuras, ingenua pero efectiva.



Todos sabemos lo que ocurre en Bagdad hoy día, en la vida real. Todos sabemos que Bush invadió Irak por petróleo y ahora el mundo entero sufre una grna crisis económica por culpa de esa guerra. La ciudad sufre cada día ataques terroristas y la gente ni siquiera puede salir a la calle sin miedo a perder la vida. Estas películas se hicieron cuando la fantasía oriental era una opción en Hollywood. Hoy se tiene miedo a todo lo que venga del este. Pero es en momentos difíciles cuándo uno tiende a recurrir a la fantasía. Por eso me he preguntado siempre ¿No sería esta época, tan desesperanzadora, precisamente la más adecuada para otra entrega de las aventuras de Ahmed?

Regresando al inicio, exploré un rato por las ardientes arenas del youtube en busca del final que me había perdido. Lo encontré. Y me parece el mejor final posible.



Maravilloso.

4 comentarios:

Rafa AW dijo...

Pues a mi la versión que más me gusta es la muda. Sobretodo por el sentido del humor que tiene, como cuando Fairbanks se escapa de los árabes porque todos se ponen a rezar al mismo tiempo (Calcado en el arca perdida cuando los Hovitos se arrodillan ante el ídolo).

Otra muda que me apasiona es la de "Los 10 mandamientos" de DeMille, pero no el trozo bíblico, sino el que transcurre en 1920 y es genial, llena de ideas visuales.

El Guardián dijo...

Vale, yo también me quedo con la versión de 1940 y reconozco que la de Fairbanks es un poco lenta; pero no por ello deja de ser genial y de tener una gran cantidad de secuencias impagables, unos efectos espectaculares y un sentido de la maravilla desbordante.
La de Steve Reeves aún la tengo pendiente.

videodromo dijo...

me sorprendes cada día más, y me sorprendes para bien, cada día te respeto más por tu aficción por el séptimo arte. ¿dónde has encontrado esa joyita de película por 3 aurelios?
Por cierto, ¿estas jugando al juego de Nacho?

Kike dijo...

¡Pero hombre! ¡Como no admirar esas grandes películas de aventuras!

Pues el dvd lo compré en el Daily Price, una tienduca que hasta hoy no em había dado problemas.

Y si te refieres al juego de los cronocrímenes la verdad es que no estoy jugando.