(7 años de extravagantes aventuras)

martes, 20 de mayo de 2008

Fallece John Phillip Law



El pasado día 13 en su casa de Los Ángeles, a los 70 años murió John Phillip Law, el que es, sin duda, el mejor Simbad de la historia del cine.

Hijo de un policía y de una actriz, Law nació en Los Ángeles el 7 de septiembre de 1937.

Estudió arte dramático en la Universidad de Hawai pero llegaría a aprender del mismo Elia Kazan en el Repertory Theater of Lincoln Center.

Su primera participación en Hollywood fué con ¡Que vienen los rusos! de 1966, una obra de pura ironía donde un submarino atómico queda encallado en un pueblecito y por culpa de numerosos malentendidos casi provoca la tercera guerra mundial.

A finales de los 60 interpretó al grandioso bribón "Diabolik" y más tarde al ángel ciego Pygar, en la mítica epopeya erótica de fantaciencia Barbarella.

El celebérrimo Roger Corman lo recluta en 1971 para interpretar nada menos que al Barón Rojo en la mejor aparición en cine de este personaje histórico.


Es en 1974 cuando finalmente se calza las babuchas de Simbad, el marino, el aventurero de las mil y una noches. Fué en "El viaje fantástico de Simbad", una de las mejores películas de Ray Harryhausen. En el filme, Law debía combatir contra nativos verdes, homúnculos, un mascarón de proa viviente, La Diosa Kali, un Centauro Cíclope y el malvado hechicero Koura.

John Phillip Law siguió actuando hasta este mismo año, tanto en cine como en televisión. Su última aparición tuvo lugar con un pequeño papel en "Chinaman´s chance", película aun no estrenada sobre la inmigración china en USA en el siglo XIX.

Nos despedimos de un gran héroe. Y los héroes de verdad, nunca mueren.


3 comentarios:

Milgrom dijo...

Joder vaya racha llevamos, espero que Ray aguante ahí, que en el Saló le vi ya un poco anciano.

UrothJRazail dijo...

En fin, otro grande que se va. Vimos "El viaje fantástico de Simbad" el año pasado en un ciclo de cine de aventuras de todos los tiempos... que pena haberle descubierto tan tarde, pero como bien dices, los héroes nunca mueren.

El Guardián dijo...

Para mí también ha sido un mazazo. Siempre será Simbad, el único.