(7 años de extravagantes aventuras)

lunes, 24 de marzo de 2008

Cosicas mias en Grecia


Pues efectivamente he pasado una semanita en la Hélade, viendo piedras y cosas similares. La experiencia ha sido muy interesante ya que aunque no lo parezcahay cierta diferencia entre las fotos y la realidad. Con esto quiero decir que el 90% de las cosas las tenía ya muy vistas pero vamos, merece la pena tenerlas cerca.

Estuve en el teatro de Epidauro, en la ciudad de Corinto, en las ruinas de Micenas (no en mis-cenas, juas juas), la Acrópolis y Delfos.

Una cosa sobre los cánones de belleza del mundo antiguo: LOS COJONES cambian las cosas con las modas. Eso sí que es un mito y no lo de ulises (31, por supuesto).
Todos los hombres musculosos y depilados (por que os digo yo que se depilaban) y las mujeres delgadas con tetas grandes. Los años pasan pero las cosas no cambian lo más mínimo amigos, no os engañéis.

Y la comida: pues se come bastante bien. Kebabs categoría "a" que es la mejor categoría de kebab posible. También tienen un montón de empanadas con nombres raros que están ricas.

Eso sí, Atenas, como ciudad, la capital, es bastante apestosa. Incluso los barrios caros. En serio, el tercero no creo pero el segundo mundo fácil. Era acojonante ver la cantidad de borrachos que circulaban por la calle, la fealdad de las construcciones modernas y la descomunal producción pornográfica. Todos los quioscos tenían una sección especial de gente desnuda tocándose que ocupaba normalmente el 75% del susodicho stand. Y además, cerca de mi hotel había un cine X... en el cual, no, no entré. Basicamente pro que me parecía el lugar más tenebroso y sórdido de la Tierra, el sitio que habría escogido el conde Drácula para guardar su ataud.

Y bueno, sumemos esto a que se han pasado TODA LA SEMANA DE HUELGAS Y LUCHAS SINDICALES. Que no se yo que reivindicarian, pero ya ves, soy un humilde turista que viene a dejarles dinero (muchas veces bajo precios especiales para pardillos) no se por que tienen que cortarme calles y cerrarme edificios... o no recoger la basura, que fue lo peor de todo.

Como diría Frank Capra en algunas de sus cursipelículas en blanco y negro: "Theres nothing like home". Creo firmemente que los íberos no sabemos lo que tenemos. Lo cierto es que nuestro país mola y mola mucho.

Pues nada, que así, a grosso modo, esta es la crónica de mi pequeño viaje. Unas vacaciones innecesarias e inmerecidas pero bastante reconfortantes. Aunque lo mejor, sin duda, descubrir que los servicios de caballeros de los restaurantes... ¡¡Estaban limpios!!

1 comentario:

copepodo dijo...

Grecia es como mi segunda patria así que un comentario mío por aquí era inevitable.

Me limito a admirar que hayas conseguido una imagen del Partenón sin turistas y a aclarar que la calidad insuperable de los "gyros" (el kebab griego) se debe a que no se les caen los anillos por usar carne de cerdo, cosa impensable en Turquía, donde como mucho te ponen corderazo reseco, porque no es por nada, los kebaps de Madrid o París le dan cien vueltas a los de Estambul. El tzatziki también ayuda a mejorar la calidad.

Las protestas callejeras eran porque el gobierno quiere, ejem, "modificar" la política de pensiones.