(7 años de extravagantes aventuras)

sábado, 29 de diciembre de 2007

Paranoia Lugosi-Karloffosa ¡Con Poe!

¡BELA LUGOSI! ¡BORIS KARLOFF! ¡EDGAR ALLAN POE! ¿¿Quien podrá resistir los horrores de semejante tríada?? Un gran autor. Dos actores cuyo nombre evoca El Miedo. Dos películas míticas ¡No pregunteis por quien doblan las campanas! ¡¡Pues por vos lo hacen!!


En "El gato negro", Lugosi interpreta al Dr. Vitus Werdegast, un excombatiente de la Gran Guerra que va en busca de su rival Hjalmar Poelzig (Karloff), el cual le traicionó en el campo de batalla, provocando su reclusión en una prisión alemana durante 15 años. Tras esto logró casarse con la amada esposa de Werdegast. Pero resulta que Poelzig tiene un hobby un tanto siniestro que es "coleccionar" esposas. Las mata y las encierra en ataudes de cristal. Cuando Werdegast lo descubre se propone matarlo pero es incapaz de ahcerlo en esa casa... y es que a su enemigo lo protege un Gato Negro, animal al cual el buen doctor tiene auténtico pánico desde la infancia.
Mientras tanto, una pareja de jóvenes apuestos norteamericanos destroza su coche a escasos quinientos metros de la casa donde ocurren tan horripilantes acontecimientos. Por spuesto deberán pasar la noche en la casa de Poelzig que, lejos de ser tétrica como su dueño, se trata de una hermosísima obra de Art Decó.


Pues Poelzig se encapricha de la chiquilla y decide usarla de sacrificio humano para una reunión de amiguetes satanistas que tiene en unos dias. Así que solicita la ayuda de Vitus, el cual se la otorga para simular amistad hasta que llegue el momento adecuado de acabar con la vida del bellaco. Juntos reducen al marido y lo encierran en un absurdo tanque del cual es realmente fácil escapar.
De esta forma llega el dia de la pijama-devil-party y cuando la muchacha va a ser apuñalada ¡Tachan! Vitus Werdegast la rescata y ya que está se lleva también al pérfido Hjalmar. En los sótanos de la casa, Vitus ata a Poelzig a un poste y empieza a desollarlo vivo. En ese momento aparece el marido en cuestión que pega un tiro a Vitus por que no se ha enterado de nada y se asusta al verle tan violento. Él y su chica huyen mientras, con sus últimas fuerzas, Werdegast activa la palanca de autodestrucción que todas las casas modernas deberían tener.


Ni que decir tiene que a pesar del título, la película no tiene NADA que ver con la obra de Poe... De hecho en los créditos indica claramente "sugerido por", nada de "basado" o "inspirado en", sino "sugerido", lo que nos da una idea del nivel de fidelidad al original. Olvidando este aspecto, la historia resulta a primera vista bastante interesante por sus altas dosis de violencia no explícita y drama. Se habla nada menos que del mal en estado puro. Por desgracia, el resultado final no es demasiado satisfactorio.
Aunque posee momentos poderosos (las esposas muertas, el ritual satánico...) el filme resulta bastante decepcionante. No resulta todo lo terrible ni emocionante que debería y hay momentos en los que se torna realmente absurdo.


"El gato negro" posee un lastre fundamental: a pesar de lo entrañables y míticos que son, Karloff y Lugosi son pésimos actores. Su talento esta fundamentado en lo condenadamente bien que hacen unos arquetipos muy concretos. Sacarlos de dicho arquetipo es enfrentarse a su escasa capacidad interpretativa. De hecho no hay una escena en "El gato negro" en la cual realmente te creas a estos dos elementos que si bien son adorables, en ningún momento da la sensación de tomarse la función demasiado en serio. Lugosi, como si un personaje de la Dragonlance se tratara, no hace más que repetir palabras raras y frases grandilocuentes. Mientras tanto Karloff se pasa toda la película callado con cara de asombro. Da la sensación de que de repente fuera a decir "¿Pero tú quién coño eres? ¿Qué mierdas haces en mi casa?"


En "El cuervo", conocemos a Jean Tatcher, una linda muchachita que por culpa de conducir alocadamente acaba al borde de la muerte. Sólo un médico puede salvarla: el doctor Richard Vollin (Bela Lugosi). Cuando efectua la operación, el médico se enamora sin remedio de la hembra y esta, a pesar de estar asustada y prometida a otro, se siente tan agradecida que entabla una relación de amistad con él.
Mientras tanto, el patético criminal Edmond Bateman (Boris Karloff) decide cambiar su cara. Para ello acude al mejor cirujano plástico. Efectivamente, Vollin. Pero este no está para operar a nadie. Está deprimido y desea desesperadamente a Jean. Cuando ve a Bateman tiene una idea monstruosa y acepta cambair su rostro. Pero no para convertirle en un adonis como este había pedido... ¡Le deforma de un modo espantoso!


Vollin chantajea a Bateman: sólo le volverá hermoso si hace algo por él...
Al día siguiente Jean y su prometido reciben una invitación de Richard Vollin para pasar la noche en su casa el fin de semana. Obviamente no desea jugar a la wii con ellos sino que se trata de una trampa para ¡¡Matarlos a todos!! "Mi tortura es tan grande que sólo podré quitármela de encima torturandoos a vosotros" dice el tio cabrón.
El espantoso Bateman sigue paso por paso las órdenes del malvado Vollin, que en el sótano guarda su propia versión de "El pozo y el péndulo". De esta forma, el padre de Jean se ve amenazado por el péndulo de filo de hacha que baja inexorable hacia él, mientras que la chica y su noviete están encerrados en una habitación cuyas paredes se cierran. Pero es en ese instante desesperado que la bondad surge en Edmond Bateman, que salva a los prisioneros y lanza a Vollin contra una de las trampas, no sin antes recibir tres balazos que acaban con su vida.
De esa forma es el feo el que se sacrifica para salvar a los buenos de un tipo guapo pero malo.


En esta ocasión la similitud con Poe es tan obviamente accidental que se optó por un enfoque meramente metaficcional, osease, que no se trata de adaptar a Poe de ninguna forma sino que, en su lugar, se le menciona continuamente. Richard Vollin es fan acérrimo de las obras de Edgar y recita "El Cuervo" en diversas ocasiones. De hecho tener los instrumentos de tortura favoritos de su héroe literario no es casualidad.
En lineas generales la película es muy superior a su predecesora. La historia esta mucho mejor construida y los actores se comportan de forma bastante más creible. Además, esta vez Lugosi y Karloff interpretan personajes mucho más afines a su modo de interpretar.


La película posee además una mayor profundidad en los personajes que no son "buenos" y "malos" por naturaleza sino que cambian a medida que avanza la trama y se suceden los acontecimientos. Además, el clímax es muy emocionante aunque de resolución bastante obvia. Aunque lo mejor de toda la película sea probablemente la ausencia de "chorradas". Esto es, no hay ningún momento mierdero en el cual no te cuadren las cosas.
En definitiva, "El Cuervo" es una buena película de horror clásica.


Vivos sí, pero ¿A qué precio? Este es el final del trayecto, mas ¿Podréis olvidar el terror que acabáis de contemplar? Esto es todo por hoy, aunque será mejor que permanezcais atentos, por que cualquier cosa puede acechar desde las sombras ¡¡¡MWHAHAHAHAHAHAHA!!!

No hay comentarios: