(7 años de extravagantes aventuras)

viernes, 19 de octubre de 2007

Ese Pequeño Bastardo...


¡¡Damas y caballeros!! ¡¡Todos en pie!! ¡¡Es la hora de recibir al Amo del Ring, el Aniquilador Supremo, el Dios de la Lucha Libre...!!


¡¡¡EL DUENDECILLO VERDE!!!


El nombre real del Duendecillo Verde (o Honswoogle) es Dylan Postl. Es el luchador más joven de toda la WWE pues sólo tiene 22 años de edad. Nació el 29 de Mayo de 1986. En sus inicios era conocido como "Little Bastard" y su trabajo consistía basicamente se dedicaba a incordiar a los contrincantes de su gran amigo Finlay, el pistolero irlandés.


Su popularidad fue inmensa desde el primer dia y hoy sube como la espumita.


Antes de entrar en la WWE, el duendecillo luchaba en la NWA como "El enano más sexi del mundo". Fue entonces cuando ganó el título de la División X de Lucha Libre.


A pesar de que normalmente acompaña a Dave Finlay en sus incontables derrotas en "Smack Down", ultimamente ha demostrado que su fama no es inmerecida y ha empezado a actuar en solitario, haciendo numerosas apariciones en "Raw".


Finalmente el potencial del Duendecillo ha salido a la luz: en 2007 ganaba el título Crucero de campeones ligeros a las conocidas superestrellas Chavo Guerrero, Jimmy Wang-yang y Jimie Nobel.


Además, hace poco ha tenido lugar un increible descubrimiento: El Duendecillo Verde es nada menos que el Hijo Ilegítimo del Sr. McMahon, dueño absoluto de la WWE. Eso significa que ahora posee poder, dinero y ¡Mujeres!


La carrera del Duendecillo Verde no ha hecho más que comenzar ¡Y ya es todo un gladiador!


Página Web oficial del duendecillo aquí.



3 comentarios:

Alf dijo...

Kike, ¿este enano tiene superpoderes? Yo creo que si y los obtiene al beber una pinta de Guiness bien fría, ¿o me equivoco?

Nigthwolf dijo...

No creo que le haga falta, éste es de los que se cayeron en la marmita de pequeños. Posiblemente el enano más grnade del mundo.

Aparte, lo de ser el hijo es coña/espectáculo WWF, no?

Kike dijo...

¿A quien le importa cuantos de estos datos son ciertos y cuantos no? ¡Dejemos que la fantasía viva libre!