(7 años de extravagantes aventuras)

domingo, 30 de septiembre de 2007

¡¡Pánico en el Transiberiano!!


Los míticos y cuasi mitológicos Cristopher Lee y Peter Cushing unen sus fuerzas para combatir una fuerza maligna que ataca el Expreso Transiberiano... La criatura es capaz de matar sólo con la mirada y nada parece poder detenerle.

¡El pánico se ha propagado! ¡El pánico en el transiberiano!

Ambientada en el siglo XIX esta indiscutible OBRA MAESTRA del fantástico español nos translada a un tren en marcha asediado por una terrible bestia prehistórica que parece provenir del mismo infierno. Mola. Gente atrapada perseguida por un ser deforme y homicida. Un clásico. Adoro hacer porras para averiguar quien es el superviviente.

La película, que claramente imita las producciones de horror británicas de la Hammer, propone horror sangriento a la par que elegante, con una criatura sobrenatural que actua de forma sutil pero que es implacable y poderosa. Me mola esto muchísimo más que el tópico festival de vísceras de Jess Franco.


Todo el cast lo conforman un puñado de buenos actores. La mayor parte de la película el monstruo no aparece o tiene apariencia humana. La maqueta del tren y los interiores son reciclados de la superproducción Nicolás y Alejandra. En definitiva: se han gastado POCO dinero. Y aun así, les ha salido bien.

CARTA ABIERTA A LOS DIRECTORES ESPAÑOLES DE HOY:

Señores, los odio. Los odio a (casi) todos. Ustedes no hacen películas. Se cascan (literalmente) pajas mentales ¿Ha visto alguno Pánico en el Transiberiano? Es una película barata, sencilla y basada en preceptos poco originales. Pero funciona mejor que todos vuestros sub-productos juntos.
Me gusta el cine de género. Es genial ir al cine y saber que vas a ver. Sobre todo si lo que vas a ver es entretenimiento inteligente y no un montón de basura intelectualoide. Como ven hay una diferencia.

Atentos a esta pedazo-de-escena



-He oído hablar de la evolución ¡Es inmoral!
-Es un hecho. Y no hay moralidad en un hecho.

¿No es genial? ¿No es JODIDAMENTE genial?

Sí, la película fue rodada en inglés para promover su distribución itnernacional. En su día "Pánico en el transiberiano" (AKA Horror Express) tuvo un éxito bastante considerable. Y bien merecido, por cierto.

El argumento (si queréis ver la peli no debéis leeeeeerlo) es tal que el siguiente:

Cristopher Lee y Peter Cushing son científicos rivales. El primero ha hallado un homínido en hielo que resulta contener la esencia misma del Mal, un espíritu extraterrestre de terribles capacidades. El engendro escapa y empieza a acabar uno a uno con los pasajeros del expreso. Pronto se descubre que la forma de asesinar de la entidad consiste en "lavar" los cerebros, absorviendo los conocimientos y recuerdos de sus víctimas. Esto la hace cada vez más inteligente y hábil. Además, el enemigo parece ser inmortal ya que puede transpasar su propio ser a la mente de otras personas. Pero es vulnerable y es que sólo puede actuar en la oscuridad ¿Es este su final? ¡Ni mucho menos! Entre sus numerosos poderes se encuentra el poder levantar como implacables sirvientes a todos los hombres cuyo cerebro ha tomado.

TA-CHAAAAAAAAAAAAAN


La presencia de Lee y Cushing es esencial. Simplemente llenan la maldita pantalla. Curiosamente, Cushing acababa de perder a su esposa con lo que decidió no hacer la película. Fue el bueno de su colega Cristopher le convenció de que siguiera adelante tras pasar la noche en un bar.

El resto del cast es completamente ibérico mereciendo la pena resaltar a Alberto de Mendoza como el repugnante Padre Pujardov, Julio Peña como el inspector Mirov, Ángel del Pozo como el Jefe Cosaco y Silvia Tortosa como la Joven Condesa. Todos hacen un buen trabajo y apoyan a los protagonistas con diálogos adecuados y escenas plenas de tensión.

Dirigida por Eugenio Martin a principios de los 70, esta obra de terror hispano-británica mezcla perfectamente ciencia ficción, terror, suspense y cine de época. Un aplauso, por favor ¿Que me estoy pasando tres pueblos? A lo mejor. Pero que diantre, es que me ha gustado. Todos tenemos derechos a pasarnos tres pueblos de vez en cuando. Otra cosa, el filme fue premiado en el Festival de Sitges de 1972. No es que confie mucho en los premios, pero siempre está bien mencionarlos (sobre todo si tú has hecho la película).

Lo único reprochable es, en mi opinión, que algunos detalles de la trama quedan sin explicar o son poco creíbles. Lo del brazo monstruoso del inspector. O lo de los telégrafos por ejemplo... ¿Quién ha avisado de la existencia del bicharraco si puede saberse? o el rollo ese de que de la sangre del ojo maléfico saquen fotografías. Simplemente es absurdo.

Pero bueno, son detallicos pequeñicos. Ignorémoslos. Disfrutemos de hora y media de cruel diversión gótica. Recomendadísima.



Os dejo con la canción de Baby Horror basada en el filme. Lo advierto, también contiene Spoilers a porrillo.

6 comentarios:

Doc Moriarty dijo...

Voy a adquirirla!

Juanjo Ramírez dijo...

Últimamente nuestros gustos cinematográficos discrepan ;P

Durante mucho tiempo, cuando alguien me decía cuál es la peor película que había visto, respondía: "Pánico en el transiberiano". Aunque la vi hace mucho tiempo. Quizá ahora la vería con otros ojos y la disfrutase más.

De un modo u otro, la recuerdo con simpatía, y te anticipo que habrá inevitable homenaje a ella en Zombie Western.

Alf dijo...

Hace años Chico Ibañez la programó en su programa un lunes por la noche a eso de las 22. Bueno, qué miedo me padecí durante todo el visionado. Totalmente de acuerdo que eso es cine. Hay otro clásico que te recomiendo que se llama "No profanarás el sueño de los muertos" de Jorge Grau, es total, te vas a cagar de miedo.

TB dijo...

Es una pena que en la España de ahora se haga más cine de gays, travestis, parados, transexuales, yonkis, etc., que de cualquier otra cosa. Tanta política social cansa. No quiero ir al extranjero y que me hablen de Almodóvar. Si todavía se tratara de Pajares y Esteso...

Juanjo Ramírez dijo...

A "No profanar el sueño de los muertos" le tengo también cariño, porque Jorge Grau fueprofesor mío en la universidad.

Es un tío la mar de interesante!

Cecile B. Demente dijo...

Si no me equivoco, esta fue la última peli que alquilé en VHS, y no estoy hablando de hace más de una década, hará tan solo un par de años, cuando apareció un videoclub de 20 m2 en mi barrio con ciertas joyas como esta, duró poco, claro.
Como mola imaginar a Lee y Cushing de copas en un bar...