(7 años de extravagantes aventuras)

domingo, 23 de septiembre de 2007

La Noche en Blancooooooooooogggghhhhhh



Que ascazo.

Tengo jodida la garganta. Estoy cansado. Fastidiado. Volví a casa a las 6. A LAS 6.
Nos intentaron matar. En diversas ocasiones. Nos intentó matar la policía, los anarquistas, los falangistas, los taxistas e incluso El Joker. El Joker era el más insistente pero los que daban más miedo eran los taxistas. Si no llega a ser por los reflejos de un amigo, habría muerto atropellado. Y eso que íbamos por el Carril Bus.

Acabamos borrachos y drogados sin tomar una gota de alcohol ni estupefacientes. La enajenación provocada por la pérdida progresiva de neuronas era más que suficiente. Y sin haberlo intentado me ha salido un pareado.

En nuestra andadura zombie (absolutamente zombie) no recuerdo ver nada cultural. En la Casa de América había unos donuts asquerosos hechos con cuerpos humanos. En el edificio de correos había un cañón de letras. En Colón había una especie de festival Hyppie que no duró ni seis minutos. También nos encontramos con una mierda de telaraña de tela mágica que tuilizamos para jugar al Pressing Catch (no estaba ni en casa ni en la escuela asi que me imagino que ahí era seguro). Más tarde nos paramos delante de una pantalla de cine para ver cortos profundísimos de Europa del Este. A pesar de su gran valor cómico no fue una experiencia especialmente memorable. Intenté convencer al proyeccionista de que pusiera mi dvd de Planeta Prohibido (no salgas de casa sin él) pero por desgracia utilizaban rollos de verdad. Pero rollos... rollos. Un rollazo, vamos.

El último recuerdo que mantengo en nuestra absurda epopeya de Colón a Atocha y de Atocha a Nuevos Ministerios es caer muerto y recibir por ello una bonita canción de los Oompa Loompas.

Nunca Mais... Nunca Mais.

4 comentarios:

MAX Y LULA dijo...

¡Qué casualidad! Ayer estuve viendo Planeta Prohibido en casa de un amigo :-P

Rafa dijo...

Ya veo que más o menos como el año pasado ¿no? He estado fuera el fin de semana y por una parte me daba cosa perderme la nochecita de los cojones, no fuera a ser que hubiesen rectificado los errores de la pasada edición. En fin, que ya veo que mi noche en blanco en un cortijo de Cáceres fue una buena opción.

NtmeC dijo...

Y yo que lo de la Noche en Blanco creí que era una reunión de algún grupo nazi...

Noor del Haouareb dijo...

No estuve contigo pero estoy completamente de acuerdo... Nunca mais, para que me tomen el pelo ya tengo a mi hermano mayor '^^