(7 años de extravagantes aventuras)

lunes, 30 de julio de 2007

Termina (ahora sí) Humor Amarillo


Hace tiempo hablé, increiblemente apenado, del final de Smonka. Al final no había terminado el programa sino la TEMPORADA y el concurso siguió igual de loco y divertido. De hecho se han añadido interesantes novedades como "la pinza mortífera". De todos modos no he quitado el post por que es bastante explicativo para cualquiera que no haya visto nunca Smonka.

Pero esta vez sí, no hay duda alguna. Humor Amarillo ha terminado, probablemente para siempre. Las repeticiones se encargarán de mantenerlo vivo algún tiempo pero este es el fin.

Hace ya más de un año, en los inicios del blog, Cuatro decidió producir Humor Amarillo con doblaje y montaje nuevos. La idea fue muy aplaudida ya que muchos recordaban con cariño esos míticos personajes, esos disfraces de gomaespuma, esos galletazos...

A pesar de la ilusión inicial, hubo mucha polémica con los cambios. Si bien telecinco antes mutilaba el programa, hay que admitir que los comentarios eran graciosos. Muchos pensaron que el trabajo humorístico de Paco Bravo y Fernando Costilla (en sus propias palabras "el que imita a Florentino y el que sólo tiene una voz") no estaba a la altura. Por desgracia, se prometió respetar el montaje original japonés y... no se hizo. Las pruebas se descolocaban y cambiaban, muchas de ellos simplemente desaparecieron y algunas secuencias se repetían por conveniencia narrativa (cada episodio era una especie de extravagante historia).

Aun así Humor Amarillo ha tenido un éxito más que razonable, sobre todo entre la juventud. Siendo sinceros, nadie esperaba que vendieran deuvedés, muñequitos, novelas y videojuegos. Aunque todos estos productos de merchandising serían simplemente geniales. En cualquier caso, para un programa tan barato y tontorrón ha sido toda una sorpresa tener tanta aceptación, como lo fue el original en su dia.

Incluso los Juanshows hicieron una canción-homenaje que muy inteligentemente fue fagotizada por Cuatro para la cabecera.



Si Humor Amarillo ha finalizado tan abruptamente ha sido, simple y llanamente... ¡¡Por que se ha acabado el material japonés!! Por supuesto, este último episodio fue espectacular y explicaba mediante un absurdísimo hilo argumental las razones que llevaban al fin dle programa.

Si bien puede que el resultado fuera algo infantil y poco ingenioso para muchos debemos agradecer al nuevo Humor Amarillo una serie indiscutible de méritos:

-Resucitar semejante clásico y darle categoría de mito televisivo.
-Chistes sobre Takeshi Kitano, su vergonzoso pasado y su sorprendente presente.
-Una estructura de los programas que, aunque no completamente fiel, al menos es lineal.
-El merecido protagonismo del bueno del General Tani.
-Aportaciones indispensables como Pinki Winki, la Caravana, o el Don Bra Don Bra Don Bra.

El Chino Cudeiro ha vuelto a morir tropecientas veces a pesar de no ir siempre de rojo y ya nunca le olvidaremos.

Creo que el siguiente paso esta muy claro: PASAD DE LA MIERDA DEL GRAN PRIX Y HACED UN HUMOR AMARILLO NACIONAL. Por supuestísimo con presentadores japoneses, para darle un toque exótico ¡¡Eso es lo que el mundo necesita!! Los concursos nipones de hoy son demasiado bestias o repugnantes. Humor amarillo tenía las dosis perfectas de violencia e inmundicia ¡Y un gigantesco parque temático de colores pastel!

¡¡¡AL TURRÓN!!!

4 comentarios:

Kami dijo...

Cual diario de Patricia, tu blog me va a servir para confesar algo que seguramente tendremos muchos en común: el sueño de mi vida es participar en Humor Amarillo, y como lo de viajar en el continuo espacio-tiempo aún no lo domino, siempre he suplicado la versión made in Spain.

Al igual que Homer Simpson tengo muchos sueños, pero a diferencia de él no he podido llevar a cabo muchos que digamos.

En cosas peores se gasta la tele millonadas.

Es muy triste de pedir, pero es peor secuestrar directivos de televisión y lavarles el cerebro.

Die Datagear dijo...

En los círculos colaboraba también el tipo ése que comenta partidos y el pressing catch.
Eso era profesionalidad.

Es verdad que 'el que tenía sólo una voz' chafaba un poco la gracia, pero bueno.

Las toñas eran igual de graciosas.
Y al menos está vez decían cosas como:

- El chino cudeiro es en realidad japonés.
- Entonces por qué decimos que es chino.
- Pues porque es más gracioso.

Milgrom dijo...

Yo llevo años pensando que lo mejor para las cutredespedidas de solteros, en vez de ir a los putos paintballs o a los putos karts, sería ir a Humor Amarillo. Lo ideal sería que alguna mente avispada y con pasta, creara en vez de un puto parque de atracciones un parque con las pruebas de Humor Amarillo,

Doc Moriarty dijo...

El tío con una sola voz debería quemar para siempre en una pira compuesta por cintas de cassette autoreverse. Odioso.